Latinoamérica 21 > LATINOAMÉRICA 21

Los riesgos de la financiación política en América Latina

Las democracias latinoamericanas enfrentan grandes desafíos en cuanto a la relación entre el dinero y la política

Tiempo de lectura: -'

09 de agosto de 2018 a las 05:00

Por Jeronimo Giorgi *

El financiamiento regulado de los partidos políticos es una aspecto central para el buen funcionamiento de la democracia y de los procesos electorales. No solo minimiza la dependencia de los partidos de los aportes privados que pudiesen derivar en intercambios de favores, sino que permite mantener cierta equidad en la competencia electoral. Sin embargo, la falta de control en el financiamiento privado, amenaza la viabilidad de los sistemas democráticos, en una región marcada por la desigualdades distributiva que de por sí ha creado sesgos en los procesos democráticos.

Para evitar esta amenaza, existe en toda América Latina, con excepción de Bolivia y Venezuela tras las reformas de 2009 y 1999, la modalidad de financiamiento público de los partidos. Pero el aporte del estado, ya sea de forma directa o indirecta, no es suficiente para financiar el sistema. Por ello, "la mayoría de los países de la región adoptan sistemas mixtos de financiamiento que combinan el financiamiento público y el privado", según afirma Delia Ferreira Rubio, presidenta de Transparencia Internacional en su artículo Los sistemas de financiamiento político en América Latina: principales tendencias, publicado en la página web reformaspoliticas.org.

Sin embargo, a pesar de que en ciertos países las financiaciones públicas son considerables, desde el retorno a las democracias, la mayoría de los países de la región han sufrido casos de corrupción vinculados al financiamiento de la política debido a la ausencia de una regulación efectiva. Si bien el financiamiento privado es indispensable, también tiene sus riesgos como la utilización de dinero proveniente de actividades delictivas para fines políticos. En países como México, Colombia, Brasil o los países centroamericanos, amenazados por el narcotráfico y el crimen organizado, el financiamiento de campañas para comprar impunidad es el principal riesgo. De hecho, aunque las contribuciones privadas no provengan de fuentes dudosas, igualmente pueden comprometer los procesos democráticos debido, no solo a su gran capacidad de influencia, sino no también por la percepción pública que estas generan.
Estos escándalos "han hecho tambalear gobiernos, al tiempo que han debilitado a los partidos políticos y erosionado la confianza de los ciudadanos en las instituciones democráticas", según afirma el Director para América Latina y el Caribe de IDEA Internacional, Daniel Zovatto, en su artículo, Reflexiones en torno a las reformas de la financiación política en América Latina. Y por ello, el financiamiento de la actividad política se encuentra en el centro de la agenda pública en la mayoría de los países latinoamericanos.

Regular adecuadamente el financiamiento político es de vital importancia para mejorar la calidad de la democracia. Con este fin, o como simple apariencia, en las últimas dos décadas la mayoría de los países han llevado adelante reformas y regulaciones que sin embargo, en gran parte de los casos no han eliminado definitivamente los problemas. Esto se debe entre otros factores a la disputa de intereses, a problemas de diseño y ejecución, o a que a medida que se crean nuevas reglas, las redes corruptas encuentran nuevas formas de evasión para mantener su influencia.

Las democracias latinoamericanas enfrentan grandes desafíos en cuanto a la relación entre el dinero y la política. Por ello, es fundamental que partidos políticos, legisladores, organismos electorales y organizaciones de la sociedad civil trabajen en conjunto para garantizar la transparencia sobre el origen y destino de los montos, con el fin de mantener el equilibrio entre los partidos y ayudar a prevenir potenciales conflictos de interés. Y para alcanzar dicho objetivo, según afirma Ferreira, el "elemento esencial de todo sistema de financiamiento es el grado de transparencia y rendición de cuentas que este garantice".

* Jeronimo Giorgi, es un periodista uruguayo dedicado a temas internacionales que ha colaborado con varios medios de América Latina y Europa.

www.facebook.com/Latinoamerica21

@Latinoamerica21

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.