Cargando...

Mundo > Argentina

Macrismo prepara una intensa agenda de reformas poselección

Tareas pendientes para cuando tenga mayor respaldo parlamentario

Tiempo de lectura: -'

11 de octubre de 2017 a las 05:00

El argumento preferido del kirchnerismo para la campaña electoral es que la oposición debe frenar "el ajuste que Mauricio Macri prepara para después de las elecciones". En la vereda de enfrente, el motivo que se esgrime para pedir el voto es que hay que consolidar el poder del gobierno para que éste pueda "profundizar los cambios".

Curiosamente, de ambos lados de la "grieta" política argentina se comparte una misma certeza: a partir de la recomposición de fuerzas en el parlamento, la coalición gobernante prepara una extensa agenda de reformas.

Para muchos, se trata del inicio de la "verdadera" gestión macrista después de un período caracterizado por la urgencia económica y la necesidad de consolidar el poder político.

De manera que mientras los economistas de la línea liberal ortodoxa se entusiasman con que "ahora sí" se abandonará el gradualismo para pasar a un decidido ajuste del gasto y una apertura comercial, en la oposición se espantan más o menos por los mismos motivos: denuncian que se viene una ola de despidos y aumentos de precios.

De momento, lo que está ocurriendo es un clásico de cada elección: las medidas económicas desagradables –como subas en los combustibles y las tarifas de servicios públicos– quedaron suspendidas hasta después de la elección.

Pero claro, como es una conducta adoptada por todos los gobiernos, incluyendo al de la expresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, es una situación que no habilita como para decir si habrá un cambio de tónica en la gestión.

Sí, en cambio, hay señales por parte de los funcionarios de la primera línea sobre una voluntad de avance en algunas áreas clave.

Flexibilización laboral

Es un tema que obsesiona a Macri, convencido de que las altas cargas sociales y el florecimiento de la "industria del juicio laboral" son una falta de estímulo para que las empresas contraten personal.

Para evitar comparaciones con la drástica reforma brasileña –que prácticamente dejó sin efecto los convenios colectivos y que hasta pone en duda la inamovilidad del empleo estatal–, se está avanzando en medidas "sueltas", sin una ley integradora.

Pero el norte es claro: por lo pronto, está en agenda una amnistía impositiva para los empresarios que mantienen empleados "en negro".

Y se promueven nuevas formas de contratación flexibles, como pasantías y trabajos temporarios, que alivian las cargas sociales.

Nueva ley tributaria

Es una demorada promesa del gobierno, que admite que el peso de los impuestos –en torno del 40% del PIB– está entre los mayores del mundo.

Si bien la situación fiscal no permite un avance acelerado con este tema, sí está previsto comenzar con señales fuertes al mercado, como la eliminación de impuestos distorsivos.

Entre los principales objetivos figuran el fin de impuestos que habían nacido en el contexto de situaciones de emergencia, como el del cheque, muy criticado por los empresarios.

También se reformará el impuesto a los ingresos brutos y se promete poner coto al "abuso" de las tasas municipales.

En cambio, hay dudas sobre si hay vocación para avanzar con el impuesto a la renta financiera, una de las medidas más pedidas por la oposición.

Provincias: reparto impositivo

Un clásico de la política argentina, siempre objeto de protestas y negociaciones, vuelve al tapete de manera periódica.

En este caso, el tema central es el resarcimiento a la provincia de Buenos Aires, la mayor del país, que durante el kirchnerismo vio disminuir sus ingresos para financiar a las provincias más pequeñas y desfinanciadas del norte del país.

Esa situación había sido posible por el ahogo financiero al que Fernández intentó someter al entonces gobernador Daniel Scioli, por la vía de congelar y no actualizar por inflación la cuota que a la provincia le corresponde por el Fondo del Conurbano.

Paradójicamente, esa caja, creada en los años 1990 para ayudar a Buenos Aires, le reparte poco más del 1% de la recaudación.

Ahora, cuando la relación entre Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal está en las antípodas de la tirantez entre Fernández y Scioli, se espera que la provincia reciba una fuerte inyección de fondos.

Claro que la negociación no es fácil, porque implica retacear recursos a otras provincias donde pisa fuerte el peronismo.

Reforma jubilatoria

Tras la "reparación histórica" del año pasado que les reconoció juicios ganados a jubilados en reclamo de un pago equivalente al 82% de los salarios, el peso del sistema previsional se tornó explosivo.

Economistas advierten que, medido en términos de puntos del PBI, ya se alcanzó a los países que más gastan en este rubro –Francia y Gran Bretaña– y que en pocos años los superará.

Es una de las reformas que provocan más sensibilidad y, por lo tanto, el gobierno no habló explícitamente al respecto, pero se sabe que hay "borradores" de reforma que incluyen modificaciones en las edades de retiro, así como mayores exigencias a la hora de probar años de aportes.

La oposición también habla de la intención de pasar a un sistema mixto con un componente de capitalización individual, algo que se tornó impopular tras el fallido sistema privado aplicado en la década de 1990 y derogado en 2008.

Recortes a los subsidios

Los juicios que sufrió el año pasado, cuando intentó imponer un "tarifazo" en los servicios públicos le dejaron en claro al gobierno los límites para avanzar con este tema.

Sin embargo, en un camino gradualista se procura seguir con los recortes del dinero que el Estado paga en las boletas de gas, electricidad, agua y en los combustibles.

Esta política es la que hace proyectar que el déficit fiscal bajará a un ritmo de un punto por año: del 4,2% actual a 3,2% para el año próximo y a 2,2% en 2019.

Cambios para acelerar inversiones

Ya se empezó en áreas como la infraestructura vial, donde se quiere aplicar el sistema de participación público-privada, ante la crítica de la oposición que denuncia una "privatización de la obra pública".

También se está avanzando en la licitación de explotación de nuevas formas de energía renovable. Y se promete una nueva ley marco para fomentar la competencia en telecomunicaciones.

Festejando por adelantado

Mientras tanto, en el mercado financiero hay quienes ya se adelantan al resultado electoral y empezaron a mover sus fichas pensando en el nuevo escenario político.

Esto es lo que explica que el índice Merval de la Bolsa de Valores porteña haya anotado un récord de subas consecutivas, al tiempo que los inversores abandonan posiciones defensivas –el dólar, básicamente– para posicionarse en acciones y bonos en pesos.

El índice riesgo país, por su parte, bajó a niveles mínimos desde que Macri asumió la presidencia, si bien en torno de los 360 puntos sigue con considerable distancia respecto del promedio de la región, la tendencia es claramente descendente.

Como prueba de las preferencias políticas del mercado de capitales, el índice EMBI que mide el banco JP Morgan marcó un abrupto descenso de 82 puntos entre el antes y el después de las elecciones primarias de agosto.

Y el dólar, aunque nunca deja de estar demandado por parte de los ahorristas, abandonó su carrera alcista que en agosto había obligado al Banco Central a intervenir para mantenerlo debajo de la "barrera psicológica" de los 18 pesos. Ahora su comportamiento está más cerca de una tendencia "flat", con lo cual revivieron las inversiones en pesos.

De todas maneras, estas señales todavía son consideradas insuficientes por parte del gobierno, que sabe que los flujos de capitales pueden ser muy cambiantes.

En cambio, esperan que el efecto poselectoral sea la demorada concreción de las inversiones productivas con "capital hundido".

Una renovación parcial

En las elecciones legislativas del próximo 22 de octubre se elegirá la mitad de los miembros de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado.

Eso implicará renovar 127 escaños de Diputados y las bancas de senadores de ocho provincias (Buenos Aires, Formosa, Jujuy, La Rioja, Misiones, San Juan, San Luis y Santa Cruz).

En el sistema de representación federal se mantiene una proporción en función de la población de cada provincia para determinar el número de diputados. Pero en el Senado, cada provincia, más allá del tamaño de cada una, tiene solo tres legisladores.

Alta aprobación

La gestión de Mauricio Macri registra 54% de aprobación, según una encuesta realizada por la consultora Poliarquía, lo que significa una mejora de 9 puntos respecto a dos meses atrás.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...