19 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
11 de abril 2024 - 5:03hs

Leonardo Veiga – Columnista invitado*

Hace dos años la Academia Nacional de Economía, a través de su centro de estudios Pharos, encomendó al IEEM la realización de un estudio que diera respuesta a esta pregunta: ¿Qué cambios es necesario realizar en nuestra regulación laboral para generar más trabajo y de mejor calidad?

Junto con la Academia elaboramos un plan de trabajo que constaba de múltiples etapas: 1. relevamiento de los obstáculos en nuestra legislación, 2. realización de una encuesta entre los empresarios nacionales a efectos de asignar prioridades a los obstáculos identificados, 3. entrevistas con empresarios de una diversidad de sectores y tamaños, 4. consulta a dirigentes sindicales de referencia, 5. elaboración de propuestas de cambio legislativo en los obstáculos prioritarios, 6. consulta de las propuestas con un panel constituido por diez de los más prestigiosos expertos en Derecho Laboral del país.

Más noticias

De dicho trabajo resultaron un conjunto de propuestas de ley para resolver los problemas de corto plazo y recomendaciones orientadas a la definición de soluciones para el mediano y largo plazo.

Toda la información recopilada en esta larga investigación fue recogida en el libro Más y mejor trabajo, al que se puede acceder a través de la página de Pharos.[1] Entre las propuestas de corto plazo hay proyectos de ley relacionados a la jornada de trabajo, la licencia, los descansos intermedios, dos modalidades de mecanismos de descuelgues automáticos en las negociaciones salariales colectivas, legitimación en convenios colectivos, participación del Poder Ejecutivo en las negociaciones salariales, la contratación de jóvenes y la contratación de profesionales en el sector de tecnologías de la información.

Se formulan asimismo recomendaciones para la adopción de medidas para el horizonte de mediano y largo plazo, referidas al re-entrenamiento masivo y acelerado de la fuerza de trabajo, la focalización en la movilidad laboral y social basada en el desarrollo de capital humano y la redefinición de medios y fines en materia de negociaciones salariales.

Abordaremos un tema que está presente en casi todos estos temas: la productividad laboral.

La productividad laboral es el rendimiento del trabajo humano, el cual se mide en función de la cantidad de productos que el trabajador elabora por unidad de tiempo. Este tema fue uno de los tópicos fundamentales de las entrevistas con los empresarios. Resumiremos aquí los principales conceptos que surgieron en esas instancias.

Las empresas adoptan espontáneamente el pago por productividad cuando se cumplen dos condiciones: es muy difícil incidir en el rendimiento del trabajador por la vía de la supervisión y el trabajador tiene un razonable control sobre el nivel de producción que puede lograr. En la enorme mayoría de los restantes casos es probable que no se cumplan estas condiciones. Vincular de manera directa el salario a la productividad puede resultar problemático, ya que podría conducir a reducciones salariales durante períodos de baja producción.

En el caso de los empresarios que producen bienes transables, es decir, que son objeto de comercio internacional, resaltaron que enfrentan precios dados por el mercado exterior para los productos que comercializan. Lo que pueden dar de aumento salarial depende de su balance y de los precios internacionales.

La diferencia con los empresarios que producen bienes no transables es que estos sí pueden trasladar a precios los aumentos salariales, aun cuando éstos excedan los aumentos de productividad. En estos casos sí se podría utilizar los aumentos de productividad como un máximo que los aumentos salariales no podrían exceder, salvo que el empresario estuviera dispuesto a absorberlo como costo, sin trasladarlo a precios, lo que implicaría implementar sistemas de control de precios. Una solución de este tipo la consideraban de difícil implementación técnica y política.

Los empresarios compartían la inquietud que el mecanismo de la negociación salarial colectiva facilita el traslado a precios de los aumentos salariales, con sus consecuencias en la pérdida de competitividad del país y que es necesario implementar mecanismos correctivos. Especialmente las empresas exportadoras manifestaron que la solución era generar un ambiente más competitivo, de forma que la traslación automática a precios ya no fuera una opción tan sencilla. En particular, en el caso del mercado laboral, ese ambiente más competitivo pasa por permitir a las pequeñas y medianas empresas fijar con sus trabajadores condiciones ajustadas a sus particularidades.

La productividad es un tema decisivo para el futuro de Uruguay. Hay que avanzar en generar mediciones adecuadas de la misma –que no existen-, y hay que lograr una conceptualización clara y compartida de la misma –que tampoco existe-. Pero el valor fundamental de esta herramienta es identificar dónde se produce mal y por qué, para luego adoptar las medidas pertinentes.


[1]     https://www.acadeco.com.uy/pharos/trabajos.htm

*El Cr. Leonardo Veiga, el Dr. Santiago Madalena, la Psic. Valeria Fratocchi y la Ec. Sofía Harguindeguy fueron autores de la publicación de Pharos “Mas y mejor trabajo”.

Temas:

economía

Seguí leyendo

Te Puede Interesar