The Sótano > OPINIÓN

Mi padre, Lincoln Maiztegui, y última oportunidad para Nico Lodeiro

La celeste vuelve a unir al país en la gran comunión colectiva del fútbol, como asimismo en las discrepancias por la posible inclusión como titular de un jugador

Tiempo de lectura: -'

12 de junio de 2019 a las 05:03

A diferencia de las dos Copa América anteriores, la de Chile y la de Estados Unidos, a las que fuimos con la mente en otra cosa, esta vez, en cambio, hay algo en el aire relacionado a la calidad de los jugadores que inyecta cierto anticipado optimismo y hace creer en una posible hazaña, en las que por tradición creemos. Hablo de hazaña, en caso de darse, porque Brasil, futbolista por futbolista, tiene a una de sus mejores selecciones de todos los tiempos. Como muestra basta un botón. En su plantel están varios que juegan en el Manchester City y en el Liverpool de la Premier League, dos de los mejores equipos en la larguísima historia de esa liga, la de mayor importancia del mundo. Es una selección compuesta por cracks pasando por su mejor momento. Con todo, la esperanza es alta y el sueño de otro Maracanazo sobrevuela los espíritus uruguayos.

Sin embargo, desde el momento que comenzó a conjeturarse sobre la probable oncena, con Lodeiro empezando de titular, los comentarios negativos hacia el futbolista se acumularon. A Lodeiro, pocos y casi nadie lo quieren de titular, ni siquiera en el banco. La historia del futbolista andariego, la conocen todos y no la voy a repetir, pero hay algo que destaca. Lodeiro, es un personaje casi de ficción. Es como Freddy Krueger, de la saga Pesadilla en lo profundo de la noche: siempre vuelve cuando lo dan por finiquitado.Cuando menos se lo espera, Nico regresa a la selección. Esta vez, a enfrentar su última prueba. En esta ocasión, es a todo o nada. Y el jugador lo sabe. Va con esa presión, que también puede ser vista como un estímulo. Antes de seguir, hago memoria.

Viendo un partido contra Argentina en los tiempos cuando Pasarella entrenaba a nuestra selección, periodo en el cual la esperanza de triunfo fue corta, mi finado padre comentó: ¿Veremos alguna vez a la celeste ganar de visitante en Argentina por las eliminatorias? Mi padre se murió sin verlo. El 1 de septiembre de 2016, Lodeiro tuvo una oportunidad lujosa en el partido disputado esa noche contra Argentina por las eliminatorias al mundial de Rusia. Tal como la historia lo dice, contra nuestros queridos vecinos es el partido más emocionante de todos los que se disputan en las interminables fases clasificatorias a los mundiales. Como siempre, con el equipo incompleto, cruzamos el charco esperando que la suerte y la inspiración de los futbolistas compatriotas conspiraran para lograr que ocurriese el milagro, y sacar tres puntos de un reducto donde parece imposible conseguirlo.

De todos los partidos contra Argentina disputados en las recientes clasificatorias, el de esa noche parecía ser el más peculiar, por la simple razón de que la mayoría de los futbolistas de ambas selecciones venían saliendo de la pretemporada y recién habían disputado los primeros partidos en sus ligas, esto es, el panorama estaba abierto a sorpresas. El jugador que podría haberse convertido en el gran protagonista de la noche, y de paso confirmar que no era solamente una promesa permanente, era Nicolás Lodeiro, quien llegaba para esa ocasión con mucho destaque de prensa internacional, por su buen pasaje por Boca y por haberse convertido al instante en la mejor figura de los Seattle Sounders de la MLS. Tabárez le dio la confianza. Lodeiro inició de titular, jugó mal y fue sustituido al minuto 60. Ahí se esfumaron sus chances de ir a Rusia.

Sigo el viaje en el tiempo, todavía más atrás, y me encuentro con un mensaje epistolar de mi querido y recordado amigo Lincoln Maiztegui, con quien, por varios años, hasta su fallecimiento en 2015, hicimos Cartas Cruzadas. Dice la carta de Lincoln, fechada el 26 de julio de 2011, luego de que Uruguay se coronara campeón de América en Argentina: “Querido Eduardo: me lo imagino en el lejano y para mí tan querido College Station, bailando con sus hijos en torno a una fogata, como los indios (porque no creo que consiga tamboriles en esas tierras tejanas) para celebrar el decimoquinto campeonato sudamericano obtenido por la selección nacional. Usted, que tiene un exquisito sentido crítico cuando habla de literatura, o de política, pierde todo sentido de las proporciones cuando se deja arrastrar por la pasión futbolera. Yo, aún a costa de que me sigan diciendo de todo y me tilden de aguafiestas, amargado, necio o cosas aún peores, sigo en mis trece; no festejo logros de este equipo mientras esté dirigido por Tabárez”.

No obstante, vean lo que agrega en la misma carta luego LMC, bolso fanático incluso en el más allá, porque así lo imagino en este momento “Era el momento de poner en la cancha a un creador de fútbol, léase Lodeiro o Hernández, y jugarse a ganar en el tiempo reglamentario, sin necesidad de acudir al albur de los penales, que salió bien como pudo haber salido mal. En vez de eso, Tabárez puso a dos volantes de marca, para peor regularcitos, y no perdimos de pura casualidad”.  Tal como infinidad de veces lo hablamos, en fraternas conversaciones nocturnas con pizza a caballo en medio, Lincoln creía, y nunca dejó de creerlo, que Lodeiro era la diferencia que el fútbol uruguayo necesitaba para ganar jugando bien, articulando un estilo de juego en el cual el pelotazo había sido desterrado, el mismo fútbol en el cual creía mi padre. Una vez más, aunque miles de uruguayos no lo crean ni lo acepten, Lodeiro se perfila para ser la gran esperanza a cargo de esa función.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...