Nacional > SEGURIDAD

Ministro de la Corte a favor de que jueces vuelvan a pedir pruebas si tienen dudas al dictar condena

Lo que más le molesta al fiscal de Corte de la reforma del CPP que aprobó el Senado a Chediak le parece "una válvula de seguridad"

Tiempo de lectura: -'

10 de julio de 2018 a las 19:10

El ministro de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Chediak, dijo en entrevista en el programa Todo Pasa de Océano FM que está de acuerdo con que se modifique el nuevo Código del Proceso Penal (CPP) para que los jueces puedan solicitar más pruebas en caso de tener dudas a la hora de definir si condenan o absuelven a un indagado. El Senado aprobó una serie de modificaciones al CPP el pasado 3 de julio que van en este sentido y que serán confirmadas en los próximos días en Diputados, con los votos del oficialismo y la oposición.

Antes del 1° de noviembre, los jueces eran, además de quienes juzgaban, los encargados de liderar las investigaciones. Con la reforma, ese rol pasó a estar en manos de los fiscales, al tiempo que el juez pasó únicamente a definir si un indagado es o no responsable del delito que se le acusa, así como de aprobar la realización de allanamientos, escuchas telefónicas y órdenes de captura que un representante del ministerio público solicitaba.

Chediak dijo que de esta forma el nuevo código transformó "a un juez superpoderoso en el juez más débil", que está legalmente imposibilitado de solicitar material probatoria o subsanar los errores que un fiscal podría haber cometido.

Justamente esa situación generó en junio una crítica del ministro del Interior, Eduardo Bonomi, al Poder Judicial por liberar a los sospechosos del homicidio de Gustavo Darío Barón en la puerta de un kiosco de San Luis (Canelones) ocurrido el 23 de noviembre de 2017. El juez de Atlántida Marcos Seijas determinó la liberación de los indagados al entender que la prueba recabada por la fiscal del caso, Darviña Viera, era débil para inculparlos.

Luego de recuperar la libertad, el presunto homicida fue detenido luego de que se lo vinculara con otro homicidio. En este último caso, la fiscalía sí logró reunir las pruebas y el hombre fue enviado a prisión.

Para Bonomi, el "el juez podría haber procesado con los elementos que tenía", ya que había indicios, además del señalamiento de testigos, que indicaban que aquel hombre detenido era el culpable. Además señaló que, si faltaban pruebas, éste debió solicitarlas. El Poder Judicial contestó al ministro a través de un comunicado, que eso no era posible ya que el nuevo código lo impide. El juez no puede ordenar las pruebas si no lo pide el fiscal.

A juicio de Chediak, impedir que los jueces soliciten pruebas, como lo hizo el nuevo código, supuso un "cambio radical" y opinó que se debió haber "mantenido esa válvula de seguridad que es la potestad del magistrado de dictar medidas" para mejor proveer a la investigación.

Sin embargo, para el fiscal de Corte, Jorge Díaz, habilitar que los jueces pidan pruebas supone un "retroceso" que afecta la imparcialidad del juez y que "es un golpe duro al centro de la reforma", razón por la que dijo que este punto es el que más le "molesta" de los cambios al código propuestos por el Ministerio del Interior.

"En un proceso adversarial (como el vigente desde el 1° de noviembre) una parte reúne evidencia y acusa, la otra se defiende, y el juez decide (...) Si coloco al juez a diligenciar prueba en caso de duda en realidad dirigencia para condenar, no para mejor proceder".

Para Chediak en cambio, que los jueces puedan pedir pruebas en caso de tener dudas no compromete su imparcialidad. El ministro de la Suprema Corte dijo que en la justicia de Familia y en la Civil los jueces "diligencian pruebas" y agregó: "Los sistema tienen que tener válvula de seguridad. Hay un interés de la sociedad de cómo se resuelvan los conflictos penales".

Comentarios