Cargando...
Algunos tajamares resisten.

Agro > MÁS MALAS QUE BUENAS

¿Cómo le pega la dramática sequía a cada rubro del agro? Los más y menos afectados

Los impactos de la sequía son adversos en casi todos los casos, pero varían en su intensidad según el rubro, cuánto llovió donde se expresa cada sistema productivo y si hay o no acceso al riego

Tiempo de lectura: -'

20 de enero de 2023 a las 15:46

Los impactos de la sequía, que sucede en todo el territorio de Uruguay y motivó al gobierno a extender la declaración de emergencia agropecuaria y así distintos apoyos a los afectados, son adversos en casi todos los casos, pero varían en su intensidad según el rubro que se considere, cuánto llovió donde se expresa cada sistema productivo y si hay o no acceso al riego.

Cuando comienza la última semana de enero, la enorme mayoría de los productores necesita imperiosamente que llueva tras un déficit hídrico que se viene acumulando desde la primavera. No obstante hay algunos rubros del agro donde estos días calurosos y secos no complican tanto y hasta sirven, aunque son las excepciones en un escenario donde la preocupación crece, con base en que los pronósticos no suelen anunciar lluvias.

Vacunos y lanares, ambos afectados.

Vacas y ovejas, sufriendo

En la ganadería los impactos son de gran magnitud. Es habitual escuchar a los productores decir que afrontan dificultades crecientes para que los rodeos beban y accedan a la comida en la forma adecuada. Se incrementan los costos, los animales se deben mover más por los campos y el estado corporal se reciente cada día. El campo natural, base de la dieta del rodeo nacional, ya es inexistente en muchos predios. La merma productiva es un problema no solo coyuntural, se sabe que los perjuicios de cada sequía se extienden. Y el daño al bolsillo ya es real: las haciendas que se despachan a los frigoríficos en muchos casos van con bastante menos kilos de lo ideal.

En Uruguay hay casi 12 millones de vacunos y más de seis millones de ovinos. Los lanares soportan de mejor modo que el vacuno una adversidad como la actual, pero también la pasan mal, advirtió Jorge Andrés Rodríguez, directivo de la Asociación Rural de Soriano (ARS). Lo que pasa es que la oveja pastorea mejor, aprovecha mejor cualquier pastura, dada una mejor capacidad para arrimarse a la base del suelo y comer,  por ejemplo. Eso, cuando la comida es poca, es una ventaja estratégica.

En ambas especies, la sequía ayuda en algo: disminuye la incidencia de algunas enfermedades provocadas por parásitos.

Añadió que quien ahora disponga de reservas de agua o reciba desde el cielo algo de lluvia, como quien tenga reservas de comida y algo de acceso a sombra en los potreros, al menos sufre un poco menos, pero que es difícil que haya productores totalmente a resguardo del drama de la sequía.

En el escenario ganadero, es muy alta la afectación en los sistemas de producción de leche, donde una dieta abundante y de calidad, más el consumo de agua, incide rápidamente en el volumen de la producción y en la calidad de la leche. Fabián Hernández, presidente de la Sociedad de Productores de Leche de Florida (SPLF), dijo esta semana que él, como muchos, debió cerrar un tambo y trasladar al rodeo de ese sitio a otro menos afectado por la sequía.

El arroz, mayormente a salvo de los problemas, al menos por el momento.

El mensaje arrocero

En el caso de los cultivos, el estado del arroz es excelente. Salvo en algún sistema productivo donde puede estar faltando agua para el riego, no hay dificultades. Sí pueden aparecer si en 20 o 25 días no llueve de modo aceptable. Pero esta secuencia extensa de días con mucha luminosidad y temperaturas elevadas, en este momento del ciclo productivo, le viene muy bien a las plantas de arroz.

Alfredo Lago, presidente de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA), comentó que desde esa gremial históricamente se puso a la producción  de arroz (donde la tecnología del riego es tan indispensable como extendida) como ejemplo de que lo fundamental para sortear las sequías es disponer de riego y no otras acciones, que siempre pueden ayudar, pero no son la solución definitiva que se precisa.

Sojas, sufriendo por la sequía.

Cultivos en el CTI y aprontando el velorio

En el caso de los cultivos estivales –soja, maíz, sorgo y girasol–, el impacto de la sequía está extendido también en todo el área agrícola, pero de modo dispar, con mucha variabilidad de campo a campo.

La soja, principal cultivo de secano en Uruguay con más de un millón de hectáreas, tiene al menos dos realidades principales. Las de primera, bien enraizadas porque tuvieron algo de lluvias apenas implantadas, están sufriendo pero siguen vivas, aún resisten. Las de segunda están mucho más afectadas, casi no han recibido agua y en muchos campos han comenzado a morir.

En los maíces, los de primera van soportando el problema en forma estoica, pero a los de segunda se los ve en muy mal estado y los sembrados en enero prácticamente perdidos.

Desde chacras donde hay girasol y sorgo las lecturas del estado de los cultivos establece que también están muy afectados, en muchos emprendimientos con daños irrecuperables ya.

Se puntualizó, por parte de algunos técnicos, que los progresos en los manejos en las chacras, más la calidad genética utilizada en la agricultura nacional, hacen que si vuelve a llover en forma importante, al menos en niveles aceptables, muchos de los cultivos que hoy tienen muy mal aspecto podrán recuperarse, sobre todo la soja, no para alcanzar rendimientos récord ni calidades excepcionales, pero sí para que al menos en las cuentas haya un empate.

La realidad, señaló Edgardo Rostán, agricultor y prestador de servicios agrícolas en la zona de Ombúes de Lavalle, establece que “los cultivos en general hoy están en el CTI, muy graves, tanto que si en cinco o seis días no llueve bien habrá que empezar a pensar en el velorio de los mismos”.

El crecimiento de los árboles se frena y el riesgo de incendios es muy elevado.

Forestación: merma productiva e incendios

En la actividad forestal el desarrollo de los montes se desacelera como consecuencia de una sequía, siempre.

Nelson Ledesma, presidente de la Sociedad de Productores Forestales (SPF), informó que una empresa con plantaciones mide, en el marco del manejo que realiza, cuánto crece el monte cada año. Eso permite tomar del modo adecuado distintas decisiones, por ejemplo cuándo es conveniente realizar la cosecha.

“Es seguro que dentro de un año cuando hagamos esa medición veremos que hubo un impacto negativo por esta sequía”, afirmó.

Dijo, además, que en áreas donde el problema es muy grave y hay plantaciones jóvenes puede haber muertes de individuos.

Ambos escenarios, obviamente, generan pérdidas para las empresas. Y a eso se le añade un riesgo permanente en la actualidad: que se produzcan incendios forestales.

Frutas afectadas en el calibre, uno de los problemas en las granjas.

En las granjas también la pasan mal

A nivel de la frutihorticultura, fuentes de la Unidad Agroalimentaria Metropolitana (UAM) dijeron que hay muchos rubros en los que la sequía genera perjuicios inmediatos, con mermas en rendimientos y calidades, pero también con daños por ataques de insectos, aunque disminuyen los problemas por hongos, siempre asociados al exceso de humedad.

En las granjas y quintas el mayor problema cuando una sequía se instala es que, a la vez que faltan precipitaciones, disminuyen las reservas de agua utilizadas para el riego y la gran mayoría de los rubros son muy susceptibles a la merma y/o ausencia de ese recurso.

Es esperable, se dijo, que de no revertirse el escenario pronto puede haber algún problema de abasto en el volumen y en la calidad, con la consecuente suba de precios, pero que se daría en rubros puntuales, no en todos los casos.

La sequía en las granjas, además de incidir en una merma productiva actual, puede derivar en mortandad de plantas, lo que establecerá pérdidas de producciones futuras y la necesidad de invertir en renovar los cuadros.

En los predios donde hay otros emprendimientos como avícolas y de cría de cerdos, también es problemática la falta de agua y se vigila que en los galpones las temperaturas no se disparen, utilizando ventiladores, apertura de protecciones laterales y otras medidas para que haya una humedad adecuada en el ambiente.

Problemas en los viñedos.

Buenas y malas en viñedos

En la vitivinicultura, dado que en el área de viñedos no ha llovido bien desde setiembre, se espera una merma en la cantidad de kilos de uva por hectárea y en algunos casos también se verá afectada la calidad. Eso anunció Ricardo Cabrera, presidente del Instituto Nacional de Vivitinicultura (Inavi).

Hay algunas variedades, blancas sobre todo, en las que el escenario que existe en enero potenciarán la calidad de la uva cosechada y del vino a elaborar.

Por ver algo positivo en este rubro, puede ser un año en el que sea más sencillo disponer de un stock de vino adecuado, no excesivo, considerando el mercado interno y la demanda para la exportación.

Distintas fuentes consultadas por El Observador coincidieron en señalar que es un debe en el país avanzar en gestiones tendientes a que cuando haya sequías se esté mejor preparado para disminuir sus efectos negativos, a la vez que hay que seguir avanzando en disponer de mejores coberturas, dado que la existencia de seguros por sequía no está generalizada e incluso en algunos casos es inexistente.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...