Opinión > ANÁLISIS

Ni tirándose muertos arriba, ni jugando al tiro al blanco

El debate político cae en un juego riesgoso, alejado de las preocupaciones populares

Tiempo de lectura: -'

23 de febrero de 2019 a las 05:01

Fue una semana de esas en las que el sistema político está en una onda diferente a la de la opinión pública. Nunca es responsabilidad de todos, nunca es generalizado, pero basta con que los que hayan logrado más exposición pública hablen por FM cuando la gente está en AM, para que el desencuentro sea notorio.  

Mientras una muerte genera cruces agresivos entre dirigentes sobre implicancias políticas del caso, la gente se preocupa por 50 muertes de lo que va del año, por la persistencias de robos, rapiñas y crímenes. Claro que duele esa muerte injusta, tan injusta como otras, pero el drama es por todas las muertes.

Mientras un proyecto de inversión gigante ha quedado convertido en una especie de punching-ball, la gente se preocupa por la pérdida de empleos, por la dificultad para conseguir trabajo, o por el riesgo quedar fuera del mercado. 

Inseguridad es el mensaje que emiten los uruguayos a través de estudios de opinión pública, y en programas de radio y en movilizaciones que hacen a la hora de los noticieros de TV.

No se trata de “opositores” ni de “operadores” de un partido político opositor, son gente común que vota diferentes opciones, pero que tiene inseguridad ante el delito y también inseguridad económica.

En los comandos partidarios hay cierto consenso sobre la necesidad de reforzar el mensaje político el concepto de dar seguridad, tanto en el combate al delito, como en la generación de empleo.

En el “combate al delito” nadie se limita a la represión de las acciones delictivas, sino a un tratamiento integral del caso, que implica una red de protección a pobres o en situación de vulnerabilidad, una mejora de la educación y de las aptitudes laborales, una contención de familias en situación de riesgo y una redefinición del sistema de reclusión para mayores y menores de edad. Coinciden en eso, pero discrepan en cómo lograrlo.

Pero mientras sigue asombrando la cantidad de homicidios, algunos se enredan en un crimen.

En el reimpulso para la economía, las diferencias ya no están en el cómo hacerlo, sino en qué hacer.

A fines de marzo conoceremos el dato de PIB de 2018 y todo indica que será con crecimiento, lo que estira la serie de variaciones positivas a 16 años.

La encuesta publicada por el Banco Central esta semana proyecta un crecimiento del PIB de 1,95%. Es crecimiento al fin, pero todos saben que si se quita algún efecto especial como el de la refinería parada en varios meses 2017 y en actividad durante 2018, la tendencia real es bastante menor, y eso se compadece con la evolución de sectores.

La Producción Industrial dio baja de 2,4% en 2018; el Personal Ocupado bajó 3,7% y la cantidad de Horas Trabajadas cayó 5%.

La producción agropecuaria aumentó 0,9% pero la tendencia para este año es de baja de 0,4%, según los técnicos del gobierno (Opypa-MGAP).

La encuesta de Comercio y Servicios arrojó un comportamiento negativo en el último trimestre de 2018 y del total de ramas del sector, 86% tuvo baja de ventas.

La construcción ha estado en recesión desde 2015, con mejora en segunda parte del año pasado.

La cantidad de turistas en enero cayó 30% respecto a un año atrás.

Todo eso afectó el mercado laboral: la tasa de desempleo cerró 2018 en 8,4% y entre los “ocupados”, 26% tiene algún problema de subocupación o de trabajo en negro. También están los que dejaron de buscar empleo, desalentados por no conseguir, y por lo tanto son “inactivos” y no “desocupados”.

El Salario Real mostró un enlentecimiento en 2018 con aumento de apenas 0,16%.

Y el Ingreso Familiar –que no solo computa salarios sino todo el dinero que entra a un hogar– cerró con pérdida de poder adquisitivo de 1,4%.

Esta semana, el dato de Confianza del Consumidor dio importante mejora para enero, pero la apertura de este dato muestra que no es por percepción de mejora actual, sino porque la perspectiva a tres años se ha vuelto positiva. No se trata de que la gente se siente mejor, sino que tiene esperanza de mejorar a mediano plazo (dato de SURA, Universidad Católica, Equipos). 

El primer informe del año del Índice Líder de Ceres – que anticipa la evolución del nivel de actividad– mostró señales negativas con una baja mensual de 0,2% y la revisación de datos anteriores fue con corrección a la baja. Para Ceres, eso indica que la economía estuvo estancada en último trimestre de 2018.

En ese escenario económico, el gobierno ha quedado “UPM-dependiente” como lo único que genera expectativa de puestos de trabajo. No es lo único, pero parece lo único. Y sí es lo único de magnitud.

En el debate sobre condiciones de contrato, cuestiones ambientales y molestias lógicas a posibles afectados, el país no exhibe el respeto que merece un inversor que plantea un negocio de tal naturaleza.

No hay que hacer una reverencia a los finlandeses, ni siquiera hay obligación de aceptar el negocio, pero en ese caso se debería asumir la realidad: es mínima la probabilidad de que a Uruguay llegue una inversión de esa magnitud con la creación de puestos de trabajo que implica. Y en caso de llegar, no se concreta sin la concesión de amplios beneficios fiscales y complementos. 

Al final, todo se vincula. El combate integral al delito requiere recursos financieros, lo que se logra en un país que esté en crecimiento, no a tasas que sean suficientes para estirar la estadística, sino que sean determinantes de progreso. 
Para contrarrestar la sensación de seguridad, los uruguayos precisan mensajes serios y sólidos. Eso no pasa por asignar costo político al crimen de un inocente, ni por jugar al tiro al blanco con empresas que plantean inversiones que son grandes, grandes en serio. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...