Cargando...
No respires 2 llegó a los cines cinco años después de la primera entrega

Espectáculos y Cultura > SE PUEDE VER EN CINES

No Respires 2: más espectacular, más sangrienta, más violenta, igual de entretenida

La segunda parte de la creación de los uruguayos Rodo Sayagués y Fede Álvarez se estrenó este jueves 12 en las salas locales

Tiempo de lectura: -'

15 de agosto de 2021 a las 05:05

Cuando hace cinco años la dupla uruguaya integrada por Fede Álvarez y Rodo Sayagués estrenó No respires, su segunda película desde que se radicaron en Hollywood en 2009, se terminaron de consolidar como figuras a seguir dentro del cine de terror y suspenso producido en Estados Unidos. La película fue bien recibida –se la puede encontrar en algunas listas que recopilan las mejores películas del género de lo que va del siglo XXI–, y logró algo que en la meca del cine comercial es vital: recaudó bastante dinero y fue hecha con un presupuesto bajo para los estándares de esa industria.

Esas dos condiciones garantizaron que poco tiempo después de su estreno se anunciara una segunda entrega, que este jueves llegó a los cines uruguayos. La dupla responsable repite los roles de guionistas y productores, pero al decir de esta pareja, hubo un “cambio de silla” y Sayagués asumió la dirección, en el que es su primer largometraje.

El resultado es una película divertida, más cercana al suspenso que al terror, más violenta y cruda que su predecesora (y eso que la primera tenía momentos bastante repulsivos) y con suficientes giros y cambios en su propuesta como para no sentirse como una repetición del éxito probado de la primera parte de la saga de “el Ciego”.

Si la primera película ponía a tres jóvenes ladrones como víctimas de este exsoldado traumatizado por una pérdida personal y dispuesto a matar, violar y lo que fuera necesario para revertir esa patada del destino luego de que entraran a robar a su casa creyendo que era un golpe fácil, ahora este hombre –nombre oficial, Norman Nordstrom, aunque nadie lo dice en ningún momento– cruza la vereda y se convierte en el protagonista.

Las cosas empiezan relativamente bien para Norman. Adoptó a una niña, Phoenix, a la que entrena en tácticas de supervivencia y uso de armas de fuego. La cosa sana, digamos. Ojo, también le enseña lo que se aprende en la escuela y si se porta bien, la deja visitar la ciudad de Detroit, a cuyas afueras viven. Una ciudad que en el retrato de la película no es muy amigable, pero que para Phoenix, después de pasar semanas como reclusa en su casa, se debe sentir como un universo diferente.

El actor Stephen Lang es uno de los puntos altos de la película

Como si se tratara de una princesa en un cuento de hadas (un guiño buscado por sus responsables), la niña tiene su cuarto literalmente en una torre, en un caserón medio venido a menos que no es el mismo que el de la primera entrega, con el Ciego haciendo el papel de dragón. Y hasta ahí llegan los caballeros, no tan radiantes ni tan valerosos, a rescatarla.

A la casa caen cinco veteranos de la guerra de Iraq, que se presentan como “bajas deshonrosas de una guerra deshonrosa”, una pequeña referencia a eventos políticos siguiendo la línea de la primera parte, que hablaba de la crisis económica de fines de los 2000 en Estados Unidos y de la decadencia de Detroit como ciudad industrial, aunque en esta secuela ese componente de actualidad es sumamente secundario. Su intención, sin embargo, no es desvalijar al ciego, sino que vienen directamente por la niña.

La segunda invasión que el señor Nordstrom sufre en su “sagrado inviolable”, al decir de la Constitución uruguaya, tiene su puntapié inicial con una toma continua que sube y baja por la casa, que da inicio a las hostilidades y marca el punto en el que la película despega definitivamente.

Y lo que sigue, si bien tiene algunos puntos de contacto con lo ocurrido en la primera película, termina volcándose hacia derroteros distintos, que aquí no vale la pena develar. Lo que sí se puede contar es que hay que prepararse para ver más sangre y violencia, y para retorcerse incómodo ante algunas de las heridas que sufrirán los distintos personajes.

Hay giros y sorpresas efectivas, y otros pasos de la historia que se ven venir de lejos, pero a nivel general la historia logra mantener la tensión e incomodar más que ofrecer los sobresaltos más habituales en las sagas exitosas del terror hollywoodense moderno. Y logra manejar bien el hecho de haber pasado a un villano al otro lado de la historia: la interpretación de Stephen Lang refleja bien a un tipo que se piensa como el héroe de su propia historia aunque no lo sea, el sufrimiento que le provoca ver como ese postulado se tambalea, y una humanidad que emerge por momentos y que hace que el espectador pueda ponerse de su parte y no sentirse tan incómodo.

Sayagués piloteó la nave con buen criterio, y hay buenas decisiones en distintos rubros de la producción: el elenco está elegido con precisión, el sonido es inmersivo y contundente, y el trabajo de fotografía de otro uruguayo, Pedro Luque, tiene sus destaques, sin reiterar recursos con respecto a la primera parte.

Repetir el componente original de la primera parte no es fácil, y hay algunas cuestiones, como una banda sonora que en momentos es un poco redundante, que se pueden señalar como los puntos más bajos de la película, que sin embargo compensa con, por ejemplo, secuencias de acción muy bien diseñadas y ejecutadas.

Dos breves apuntes: los conocedores de la música uruguaya (en particular, del heavy metal criollo) encontrarán un guiño en la vestimenta de uno de los invasores domésticos. El otro, vale la pena quedarse hasta después de los créditos.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...