Opinión > OPINIÓN - JOSEPH S. NYE

Nuestra revolución de la información infantil

Estamos experimentando una revolución de la información. ¿Pero qué significa y hacia dónde nos lleva?

Tiempo de lectura: -'

18 de junio de 2018 a las 15:00

Por Joseph S. Nye* - Project Syndicate

Las revoluciones de la información no son nuevas. En 1439, la imprenta de Johannes Gutenberg lanzó la era de la comunicación masiva. Nuestra revolución actual, que comenzó en Silicon Valley en la década de 1960, está ligada a la Ley de Moore: la cantidad de transistores en un chip de computadora se duplica cada dos años.

A comienzos del siglo XXI, la potencia informática costaba una milésima parte de lo que valía a principios de los años setenta. Ahora internet conecta casi todo. A mediados de 1993, había alrededor de 130 sitios web en el mundo; para el año 2000, ese número había superado los 15 millones. Hoy, más de 3.500 millones de personas están en línea; los expertos proyectan que, para 2020, el "Internet de las cosas" conectará 20 mil millones de dispositivos. Nuestra revolución de la información todavía está en su infancia.

La característica clave de la revolución actual no es la velocidad de las comunicaciones; la comunicación instantánea por telégrafo data de mediados del siglo XIX. El cambio crucial es la enorme reducción en el costo de transmisión y almacenamiento de información. Si el precio de un automóvil hubiera disminuido tan rápido como el precio de la potencia de cálculo, hoy se podría comprar un automóvil por el mismo precio que un almuerzo barato. Cuando el precio de una tecnología disminuye tan rápidamente, se vuelve ampliamente accesible y caen las barreras de entrada. Para todos los propósitos prácticos, la cantidad de información que se puede transmitir en todo el mundo es virtualmente infinita.
El costo del almacenamiento de la información también ha disminuido drásticamente, lo que permite nuestra era actual de big data. La información que alguna vez llenaría un almacén ahora cabe en el bolsillo de su camisa.

A mediados del siglo XX, la gente temía que las computadoras y las comunicaciones de la revolución de la información actual condujeran al tipo de control centralizado representado en la novela distópica de George Orwell, 1984. Big Brother nos monitorearía desde una computadora central, haciendo que la autonomía individual careciera de sentido.

En cambio, como el costo de la potencia informática ha disminuido y las computadoras se han reducido al tamaño de teléfonos inteligentes, relojes y otros dispositivos portátiles, sus efectos de descentralización han complementado sus efectos centralizadores, permitiendo la comunicación entre pares y la movilización de nuevos grupos. Sin embargo, irónicamente, esta tendencia tecnológica también ha descentralizado la vigilancia: miles de millones de personas actualmente llevan voluntariamente un dispositivo de rastreo que continuamente viola su privacidad mientras busca torres celulares. Hemos puesto a Gran Hermano en nuestros bolsillos.

Del mismo modo, las redes sociales ubicuas generan nuevos grupos transnacionales, pero también crean oportunidades para la manipulación por parte de los gobiernos y otros. Facebook conecta a más de dos mil millones de personas y, como demostró la intromisión rusa en las elecciones presidenciales de 2016, estas conexiones y grupos pueden explotarse con fines políticos. Europa ha intentado establecer reglas para la protección de la privacidad con su nuevo Reglamento General de Protección de Datos, pero su éxito todavía es incierto. Mientras tanto, China combina la vigilancia con el desarrollo de clasificaciones de crédito social que restringirán las libertades personales, como los viajes.

La información proporciona poder y más personas tienen acceso a más información que nunca antes, para bien y para mal. Ese poder puede ser utilizado no solo por los gobiernos, sino también por actores no estatales que van desde grandes corporaciones y organizaciones sin fines de lucro hasta criminales, terroristas y grupos informales ad hoc.

Esto no significa el final del estado-nación. Los gobiernos siguen siendo los actores más poderosos en el escenario global; pero el escenario se ha vuelto más concurrido, y muchos de los nuevos jugadores pueden competir efectivamente en el ámbito del poder blando. Una poderosa armada es importante para controlar las rutas marítimas; pero no proporciona mucha ayuda en internet. En la Europa del siglo XIX, la marca de una gran potencia era su capacidad de prevalecer en la guerra, pero, como ha señalado el analista estadounidense John Arquilla, en la era de la información global de hoy, la victoria a menudo no depende de quién gane, sino de quién gana la historia.

La diplomacia pública y el poder de atraer y persuadir se vuelven cada vez más importantes, pero la diplomacia pública está cambiando. Atrás quedaron los días en que los oficiales del servicio extranjero llevaron los proyectores de películas al interior para mostrar películas a audiencias aisladas, o personas detrás de la Cortina de Hierro acurrucadas en radios de onda corta para escuchar a la BBC. Los avances tecnológicos han llevado a una explosión de información, y eso ha producido una "paradoja de abundancia": una abundancia de información conduce a la escasez de atención.

Cuando las personas se sienten abrumadas por el volumen de información que enfrentan, es difícil saber en qué concentrarse. La atención, no la información, se convierte en el recurso escaso. El poder blando de la atracción se convierte en un recurso de poder aún más vital que en el pasado, pero también lo hace el poder duro y agudo de la guerra de la información. Y a medida que la reputación se vuelve más vital, las luchas políticas sobre la creación y la destrucción de la credibilidad se multiplican.

La información que parece ser propaganda no solo puede despreciarse, sino que también puede resultar contraproducente si socava la reputación de credibilidad de un país.

Durante la Guerra de Irak, por ejemplo, el trato a los prisioneros en Abu Ghraib y la Bahía de Guantánamo de una manera inconsistente con los valores declarados de Estados Unidos condujo a percepciones de hipocresía que no pudieron revertirse transmitiendo imágenes de musulmanes que viven bien en Estados Unidos.

De manera similar, los tuits del presidente Donald Trump que demuestran ser falsamente demostrables socavan la credibilidad estadounidense y reducen su poder blando.

La efectividad de la diplomacia pública se juzga por el número de mentes cambiadas (según lo medido por las entrevistas o encuestas), no dólares gastados. Es interesante observar que las encuestas y el índice de Portland del Soft Power 30 muestran una disminución en el poder blando estadounidense desde el comienzo de la administración Trump. Los tuets pueden ayudar a establecer la agenda global, pero no producen poder blando si no son creíbles.

Ahora la tecnología de avance rápido de la inteligencia artificial o el aprendizaje automático está acelerando todos estos procesos. Los mensajes robóticos a menudo son difíciles de detectar. Pero queda por ver si la credibilidad y una narrativa atractiva se pueden automatizar por completo.

*Joseph S. Nye es profesor en Harvard y autor de El Futuro del Poder.

Comentarios