Opinión > Columna de opinión

Para que la gente se enoje bien enojada: la breve e insólita saga judicial del Negroni

Fallo de la Justicia sumó un nuevo capítulo a la saga que tiene como protagonista al delincuente

Tiempo de lectura: -'

24 de septiembre de 2018 a las 05:02

A fines del año pasado se hizo viral un video que circuló por Whatsapp y por redes en el que se veía a un muchacho disparar al aire con varias armas y despotricando contra el mundo. Se trataba de Miguel Ángel Núñez, conocido como el Negroni. Cuando hizo su aparición mediática ya había cumplido una pena de seis años en la cárcel por rapiñas.

Como cada vez que aparece un video que se viraliza surgen las críticas a las autoridades porque ¿cómo puede ser que salgan así armados, dando la cara, y no se haga nada? Claro, es el comentario que surge, cómo no van a estar disminuyendo los presos si no los agarran aunque se floreen mediáticamente.

Pues bien, el 17 de setiembre la Policía atrapó al Negroni. Se lo condenó como autor penalmente responsable de un delito de tráfico de armas de fuego en la modalidad de receptación, en régimen de reiteración real con un delito de disparo de arma de fuego. Uno lee los delitos y dice: "Pah, le cayeron con el Código". En realidad fue condenado a 18 meses de prisión, pero a pedido del fiscal de turno se sustituyó la prisión por un régimen de libertad vigilada.

Lea también: Una bala perdida que vuelve a poner en duda la habilidad de los policías para disparar

A la policía le está pasando cierta lógica de guerra. En las guerras se utilizan armas con proyectiles de alta velocidad que atraviesan el cuerpo del enemigo y que, salvo que peguen en un órgano vital, no lo matan sino que lo dejan herido. ¿Por qué? Porque un soldado muerto es un soldado menos, pero cuando hay un soldado herido la baja es él más los dos soldados que cargan la camilla.

Cada procesamiento con libertad vigilada obliga a la policía, si no dan abasto las tobilleras electrónicas, a dedicar la atención de sus uniformados a controlar a delincuentes que están condenados a quedarse en su casa.

¿Hay menos presos? ¿Cómo no va a haber?.

Pero esta breve saga de Negroni no termina ahí. Cuatro días después de que fuese mandado para su casa por los delitos antes mencionados, la Policía Científica entregó el informe de la pericia que se le hizo al automóvil donde fue detenido Negroni. Era un auto robado y él tenía una libreta de conducir falsa. Entonces Negroni salió de su casa hacia el juzgado que esta vez lo condenó por un delito de receptación en reiteración real con un delito de certificado público falso. El fallo: Negroni debe presentarse en la seccional de su domicilio dos veces por semana durante 90 días. Perdón: ¿no era que ya estaba condenado a prisión domiciliaria vigilada? ¿Cuál es la necesidad y la pena de tener que presentarse dos veces por semana a la seccional? Tendrá que violar la primera condena que le impide salir de su casa para cumplir la segunda que, más que una sanción, parece un alivio porque podrá salir de su encierro aunque sea dos veces por semana rumbo a la seccional.

Todo luce como un mamarracho aunque se ajuste a derecho. ¡Cómo no va a haber menos presos! La gente se enoja cuando no se detiene a presos que se muestran públicamente. Creo que si se enteraran de todos a los que sí se detiene, se enojaría más.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...