Opinión > COLUMNA / LUIS ROUX

Picasso y los contras

Es el pintor más exitoso del siglo XX pero hay quienes sostienen que su arte es banal y hasta circula una supuesta confesión del artista 

Tiempo de lectura: -'

28 de octubre de 2018 a las 05:00

Cuarenta obras del célebre pintor malagueño llegarán en marzo del año que viene al Museo Nacional de Artes Visuales, de Montevideo, para que los locales podamos ver en vivo y en directo al artista plástico más elogiado e influyente del siglo pasado, cuyos originales se venden en millones de dólares y las copias se imprimen de a cientos de miles. 

El consenso de la crítica lo ubica como uno de los máximos referentes del arte del siglo XX y consideran que su estilo significó una revolución de las artes pictóricas.

Negar la relevancia de Picasso es quedar en el exilio del mundo de las artes plásticas. Muchos lo intentan, sin embargo. Hace tan solo unos días se publicó un artículo de Fernando Castro Flórez, en el suplemento cultural del diario español ABC, donde el autor aclara desde el principio su posición: “No soporto a Picasso”.

“Carece de la radicalidad de Malevitch; dibuja en plan exhibicionista, sin la gracia inocente de Paul Klee; apelmaza colores sin tino en las antípodas de la elegancia bailarina de Matisse; fue incapaz de cruzar el desierto de la abstracción en el que Kandinsky fue un visionario y no pudo entender jamás que Duchamp lo había desbordado en la aceleración vanguardista, montado en una sola rueda de bicicleta”, dice Castro.

El crítico también arremete contra los admiradores del pintor malagueño: “Lo peor, evidentemente, son los picassianos (morralla que no sirve ni para caldo de paella), las fundaciones y los herederos (sacamantecas que hacen surf en el tsunami del turismo cultural), los historiadores que pretenden politizar el pastelón (arribistas de todo pelaje) y los logotipos nauseabundos (el más repugnante de todos: la palomita pacifista)”. 
Es raro que una opinión en contra de ese monstruo sagrado se exprese en voz tan alta y clara, pero hay un texto más curioso aún, que circula en la periferia de internet y permite que muchos internautas confiesen que no les gusta Picasso, sin sentirse culpables.
Es una carta en la que Picasso habla de sí mismo con una sinceridad desgarrada: “Cuando yo era joven, igual que todos los jóvenes, tuve la religión del arte, del gran arte; pero con el correr de los años me he dado cuenta de que el arte, tal y como se lo concebía hasta finales de 1800, está ya acabado, moribundo, condenado”.

Y entonces, confiesa: “Muchos de nosotros seguimos siendo artistas por razones que tienen muy poco que ver con el verdadero arte, sino por espíritu de imitación, por nostalgia de la tradición, por inercia, por el gusto de la ostentación, del lujo, de la curiosidad intelectual, por moda o por cálculo”. 

Acto seguido, ofrece un panorama de las artes en clave de siglo XX: “El pueblo ya no busca ni consuelo ni exaltación en las artes. Y los refinados, los ricos, los ociosos, los destiladores de quintaesencias, buscan lo nuevo, lo extraordinario, lo original, lo extravagante, lo escandaloso. Por mi parte, desde el cubismo he contentado a esos señores y a esos críticos con las múltiples extravagancias que me han venido a la cabeza, y cuanto menos las han comprendido, más las han admirado. A fuerza de divertirme con todos esos juegos, con todas esas paparruchas, esos rompecabezas, acertijos y arabescos, me hice célebre rápidamente”. 

Y finaliza: “En la actualidad, como sabéis, soy muy famoso y muy rico. Pero cuando estoy a solas conmigo mismo, no tengo el valor de considerarme artista en el sentido grande y antiguo de la palabra. Yo no soy más que un bufón público que ha comprendido su tiempo”.
Resulta que la “confesión” es un texto del periodista y autor italiano Giovanni Papini, quien la publicó en su obra Il libro nero, en 1951, junto con otras “entrevistas” falsas, en el estilo de “qué dirían si dijeran la verdad”. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...