Estilo de vida > ARTE vs VANDALISMO

Plan de murales urbanos busca combatir las pintadas

Intervenir con arte en vez de destruir con vandalismo

Tiempo de lectura: -'

06 de agosto de 2017 a las 05:00

Hay ocasiones en que es difícil determinar cuándo un grafiti es arte y cuando es simplemente vandalismo. En algunos casos, sin embargo, los grafitis definitivamente ensucian la ciudad de una forma evidente, ya sea con apelaciones al odio, consignas políticas o deportivas o mediante el "tag", una práctica con orígenes en la cultura hiphopera que implica dejar huella en espacios urbanos mediante la impresión de nombres con aerosol. Uno de los más repetidos es el tag de Calush, pero también es común ver la firma del grupo RSK.

Mucho se ha hecho para intentar contrarrestar este tipo de vandalismo que atenta contra todo lo que tenga una superficie, ya sean paredes, muros, columnas, contenedores o monumentos, pero el problema no desaparece.

La ley de faltas sanciona a quienes realicen "actos de deterioro o destrozos en espacios públicos o sus instalaciones", pero la realidad es que para sancionar a alguien que grafitea hay que atraparlo en el acto, lo que hace difícil su fiscalización.

Es por esto que surgió la necesidad de encontrar un nuevo enfoque para combatir el grafiti vandálico. Y uno de los más aceptados (y que ha demostrado funcionar) últimamente es a través del muralismo artístico.

"(El muralismo) incorpora el arte, el color, el diseño y protege ese espacio que permanentemente es deteriorado", dijo Carlos Varela.

Caminar por 18 de Julio un sábado de tarde o un domingo, cuando todos los locales están cerrados, pone en evidencia que una de las superficies más grafiteadas son las cortinas metálicas de los comercios.

Marcelo Carrasco, presidente de Grupo Centro, dijo a El Observador que esta realidad es una preocupación entre los integrantes de la organización de comerciantes, y que ya hay una iniciativa planteada para combatirlo. En conjunto con la Intendencia de Montevideo, Grupo Centro intervendrá las cortinas metálicas (y las fachadas) de los locales de todo 18 de Julio con murales artísticos.

Esta iniciativa se enmarca en la movida Montevideo Convivencia, impulsada por la Prosecretaría de la Intendencia de Montevideo, el mismo proyecto que impulsó la intervención artística de los contenedores de basura (ver Arte en el equipamiento urbano).

Grafitis cortinas

undefined


Christian Di Candia, prosecretario de esa institución, dijo a El Observador que la idea del proyecto es agregarle valor a 18 de Julio como principal centro comercial de cielo abierto, para que se convierta en "un lugar de disfrute para la familia y la ciudadanía el resto del día".

Esta iniciativa también es celebrada por el alcalde del municipio B de Montevideo, Carlos Varela, ya que, además de prevenir la creación de grafitis vandálicos, genera un entorno que es agradable a la vista para quien pasea mientras las cortinas están cerradas. "La idea es crear un paseo visual por el Centro", dijo a El Observador.

"Hay varios colectivos de artistas que posiblemente se van a sumar", dijo Carrasco, y señaló que hacia noviembre estará todo pronto para comenzar a intervenir las primeras cortinas. Di Candia, por su parte, estima que le dará el puntapié al proyecto en la próxima primavera.

"Hay quienes entienden que los edificios patrimoniales pueden ser intervenidos (con arte)", dijo Christian Di Candia.

El presidente de Grupo Centro apuntó que las cortinas que ya están intervenidas con arte no están grafiteadas, por lo cual entiende que existe cierto respeto hacia cualquier tipo de intervención. "La del INJU, la de Movistar, casi ninguna de las que están intervenidas fueron agredidas. Por supuesto que si las agreden nosotros las pintaremos arriba de nuevo", afirmó. "Tenemos varias ideas para poner linda a 18 de Julio", concluyó Carrasco.

Algo que queda determinar es de dónde se obtendrán los fondos para financiar el proyecto. "Todavía no está resuelto si esto se hará con dinero privado que ingresa por una cuestión de RSE (responsabilidad social empresarial), por proyectos o si va a ser con dineros departamentales", dijo Di Candia.

Solución parcial

Varela señaló que este tipo de iniciativas no se limita solamente a las cortinas de los locales comerciales. El municipio puso a disposición varios espacios públicos, tales como murales en plazas y escalinatas, para que fueran intervenidos por colectivos de artistas. Estos lugares fueron seleccionados, justamente, porque solían ser objeto frecuente de vandalismo. Uno de ellos es la escalinata de la calle Hugo Prato, cerca de la Facultad de Arquitectura, así como la plaza República Argentina en rambla Sur y Ciudadela o la plaza Seregni.

"Son distintas estrategias para un problema que está instalado en la sociedad. La ley de faltas se seguirá aplicando en la medida en que estén dadas las condiciones, pero es difícil aplicarla una vez que está hecho el grafiti", explicó el alcalde. "Esta es una alternativa que incorpora el arte, el color, el diseño y protege ese espacio que permanentemente es deteriorado", agregó Varela.

Grafitis cortinas

undefined


Sin embargo, el alcalde no cree que el arte sea la solución final. Si bien reconoce que los murales han resistido más tiempo sin ser vandalizados, muchos de ellos terminan siendo rayados de todas formas.

Además, no es una iniciativa que pueda aplicarse en todas partes. Varela puso el ejemplo de la Biblioteca Nacional, un lugar en el que cada tanto aparecen grafitis, pero que por su valor patrimonial no se puede intervenir con murales, además de que restaurar constantemente piezas como el mármol puede llevar a su deterioro. Este también es el caso del Museo Histórico Cabildo. Poco después de haber terminado con la refacción del edificio, apenas retirados los andamios, la pared que da a Sarandí ya estaba grafiteada, contó la directora del museo Rosana Carrete.

Hay edificios públicos que optan en primera instancia por prevenir. El Palacio Legislativo, por ejemplo, cuenta con vigilancia toda la noche, lo que explica por qué sus paredes difícilmente pueden ser vandalizadas.

"A la ciudadanía le gusta más si los edificios públicos o el equipamiento urbano tienen una intervención artística", dijo Christian Di Candia.

Di Candia, por su parte, opina que este tipo de acciones implican derrumbar estructuras "caducas" desde el punto de vista urbanístico. "Hay quienes entienden que los edificios patrimoniales perfectamente pueden ser intervenidos", apuntó el prosecretario. "Antes la perspectiva del departamento de Limpieza era que los contenedores no se podían pintar de diferentes colores. En este período logramos que entendieran que las intervenciones artísticas ayudan a que no se vandalicen", agregó.

El prosecretario de la Intendencia propuso que este tipo de intervenciones de arte se realicen en lugares como los cementerios. "Lo he planteado; hay que ver si tenemos suerte o no, pero eso implica tratar de ganar políticamente esta disputa", afirmó.

Para Di Candia, las intervenciones artísticas, tanto en murales y cortinas como en los contenedores, no implican un combate contra el grafiti vandálico, sino que es una movida para generar en la ciudadanía un sentido de apropiación de los espacios públicos. "No lo descubrimos nosotros, sino que es algo que se hace en el mundo entero. A la ciudadanía le gusta más si los edificios públicos o el equipamiento urbano tienen una intervención artística. Lo siente mucho más suyo, propio", concluyó.

En el mundo

Estas movidas no son nuevas en el mundo. La ciudad de Toronto, en Canadá, creó el programa Street Art Toronto que cuenta con un directorio de artistas y financia proyectos que busquen "revitalizar" la ciudad a través del muralismo. A su vez, si bien en algunos lugares se acepta la concepción de que el arte urbano también es subjetivo, en el sitio web de la ciudad de Toronto se define al grafiti vandálico, para que no quede ninguna duda, como "cualquier marca realizada deliberadamente en propiedades sin permiso del dueño, los tags, cuando incitan al odio o la violencia en contra de una persona o grupo identificable, o cuando contiene lenguaje ofensivo, vulgar o profano".

Grafitis cortinas

undefined


Otras ciudades, como Berkeley, se centran en evitar el grafiti vandálico desde el vamos, con charlas brindadas por las fuerzas del orden en centros educativos.

El patrullaje y las multas también son comunes. La ciudad canadiense de Ottawa, como muchísimas otras, pone a disposición números de teléfono para reportar casos de grafitis vandálicos, tanto si se están realizando en el momento como si ya se hicieron. Para este último caso, existen grupos de voluntarios que se ofrecen a pintar las paredes vandalizadas. Vancouver incluso ofrece pintura gratis a los propietarios de locales cuyas paredes fueron rayadas.

Arte en el equipamiento urbano

El arte contra el vandalismo ya se había aplicado en otros de los objetos que son constantemente vandalizados: los contenedores de residuos domiciliarios. El objetivo de esta iniciativa, promovida por la Prosecretaría General de la Intendencia de Montevideo, es generar en la ciudadanía un sentido de apropiación de los espacios públicos y su equipamiento.

Contenedor intervenido

undefined


El 27 de enero de este año fueron intervenidos los primeros 10 contenedores en la plaza Carlos Gardel. Desde entonces se pintaron unos 10 por barrio. La Intendencia apuesta a intervenir artísticamente más de 300 contenedores en los 40 barrios del departamento. Y la iniciativa ya ha demostrado sus frutos. Según Christian di Candia, prosecretario de la Intendencia de Montevideo, solamente un contenedor de los que han sido intervenidos fue vandalizado con rayas de marcador.
Sin embargo, las pinturas no sirven de nada frente al otro tipo de vandalismo al que los contenedores son sometidos: los incendios. Mientras que uno grafiteado puede volver a ser pintado, uno quemado difícilmente vuelva a cumplir su propósito.

Graffiteo, arte por la ciudad

El proyecto Graffiteo nació de la inquietud de un grupo de personas por la imagen sucia y deteriorada de la ciudad. En conjunto con colectivos de artistas, la idea era intervenir las mamparas de las construcciones con murales, para brindar a la ciudad murales temporales. Además, por cada mural pintado se limpiaba un grafiti de los que "ensuciaban" la ciudad; sin embargo, esta segunda parte tuvo que ser abandonada debido a las presiones recibidas por parte de los que las realizaban. El proyecto Graffiteo dejó de funcionar a finales de 2015, pero hoy en día muchos de los murales realizados entonces, como los que se realizaron en paredes fijas, siguen presentes en varios lugares de Montevideo.

Los comienzos

  • Cornbread. Este es el seudónimo de quien es considerado uno de los primeros grafiteros. Con un "Cornbread ama a Cynthia" pintado en una pared a finales de los 60, se posicionó como el creador del tag.
  • TAKI 183. Unos de los "tagueros" que dejó más firmas en Nueva York en la década de 1960 (todavía con letras finas), saltó a la fama luego de que el New York Times redactara un artículo sobre él en 1971.
  • Burbujas. Una de las formas más conocidas de grafiti hoy en día es la escritura en burbujas. Se cree que el creador de este estilo fue un Dj de hip hop de sobrenombre Phase 2 en la década de 1970.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...