Opinión > ANÁLISIS

Primer mapa global de la sustentabilidad de los alimentos

Uruguay aparece como el país más sustentable de América Latina

Tiempo de lectura: -'

08 de diciembre de 2019 a las 05:00

Por primera vez se ha realizado un mapeo global sobre la sustentabilidad de la producción de alimentos que mide país por país cuán sustentable es la producción de alimentos en cada lugar. Es el primer estudio de carácter casi global y que mide la sustentabilidad en el sentido más amplio: ecológica, económica y social e incorporando además datos referidos al sistema de alimentación.  El mapa y el trabajo que lo sustenta, fue publicado en Scientific Data, una publicación de la prestigiosa revista Nature, y deja a Uruguay bien parado.

En ese mapeo global aparece como el país más sustentable en su producción de alimentos de América del Sur, al tiempo que India, el país que próximamente será el más poblado del mundo, aparece en una situación crítica. Tal vez en el mediano plazo India sea equiparable a China como demandante de alimentos. El desbalance entre la alta población y escasa agua disponible de ellos y la situación inversa de Uruguay puede resultar un factor estructural decisivo.

En términos ambientales el estudio analiza calidad de aire, de aguas, contenido de carbono en el suelo, biodiversidad, uso de energía por parte de las actividades agrícolas.

El índice mide en lo económico  el valor agregado de la agricultura por trabajador empleado, el índice Gini de desigualdad  y la tasa de empleo.

En términos sociales se evalúa la equidad de género en términos de la participación de las mujeres en el mercado laboral, entre otros indicadores.

Se agrega una cuarta dimensión a la sostenibilidad que tiene que ver específicamente con la alimentación y la seguridad alimentaria: la disponibilidad de alimentos en términos de kilocalorías por persona, el acceso a agua y electricidad en las zonas rurales, la estabilidad del precio de los alimentos, la incidencia de enfermedades originadas en problemas sanitarios de los alimentos, entre otros indicadores.

Un esfuerzo académico muy importante que suma otro indicador en el que Uruguay puede mostrarse como el mejor de América del Sur, el que produce los alimentos más sustentablemente desde una mirada amplia.  “Este es el primer intento de medir empíricamente y caracterizar la sostenibilidad de los sistemas alimentarios alrededor del mundo”. Un esfuerzo que agrupa 27 indicadores a lo largo de muchos años.

Participó de este trabajo una agrónoma uruguaya, la olimareña Camila Bonilla, que ha trabajado con el ex presidente de INIA Alvaro Roel y con el experto en suelos de INIA, José Terra en temas similares y ahora está completando su doctorado en la Universidad de Davies, en California.

La información llega en la misma semana en que Sidney sigue sitiada por los incendios, las mayores cataratas de África, las Victoria, están prácticamente secas, y en Madrid los meteorólogos del mundo suman advertencias sobre la gravedad de la insustentabilidad en la que estamos metidos y la gravedad de la situación que le está quedando a las generaciones por venir. La reunión llamada COP 25, es decir el vigésimo quinto encuentro de la Conferencia de las Partes de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Una conferencia que fue abierta por el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, quien dijo que la cumbre marca el “punto de no retorno” en la lucha de la humanidad contra el cambio climático y que “el cambio climático ya no es un problema a largo plazo. Ahora nos enfrentamos a una crisis climática global. El punto de no retorno ya no está en el horizonte. Está a la vista y se precipita hacia nosotros”. La sensibilidad global ante estos temas seguirá en aumento.

Aunque el estudio mencionado no refiere específicamente al cambio climático sino a un tema mucho más amplio, es evidente que por la gravedad de la crisis climática, el tema sustentabilidad será cada vez más decisivo.

La diferenciación de Uruguay por esta vía es un camino evidente. Como en otros temas, en estos días en los que las cianobacterias están volviendo y circulan imágenes penosas del arroyo Valizas, a veces parece que nuestra imagen externa es mejor de lo que vemos en lo doméstico. Pero este reconocimiento, que nos ubica como altamente sustentables debe servir para reafirmar que el “Uruguay Natural” es el camino estratégico de Uruguay. Complementado con proyectos como la producción ganadera climáticamente inteligente que lleva adelante la FAO y los planes de uso y manejo de suelos constituyen un buen cimiento para el agregado de valor en los próximos años en los que las preocupaciones por la sustentabilidad serán mayores que nunca antes.

La calidad de suelos que logremos tiene una importancia mucha mayor a la que los ciudadanos comunes imaginan como solución a los problemas ambientales del mundo. Y una sustentabilidad que incluya lo económico, social y una mejora en la dieta es un enfoque integral que Uruguay, como afirma Camila Bonilla afirma, debe desarrollar a través de sus propias mediciones e indicadores. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...