Mundo > Manifestaciones

Qué desató las protestas en Chile y por qué permanece la tensión tras marcha atrás del gobierno

Más allá de la suba del transporte público, los manifestantes reclaman por el acceso a la educación, a la salud y las bajas pensiones jubilatorias

Tiempo de lectura: -'

20 de octubre de 2019 a las 13:47

La suba de las tarifas del sistema público de transporte que entraron en vigor el 6 de octubre, fueron la causante de las protestas acaecidas en Chile esta semana, en principio en la capital Santiago y posteriormente propagada a otras ciudades importantes como Valparaíso y Concepción.

Este domingo se volvieron a dar violentos enfrentamientos entre la Policía y manifestantes. Las fuerzas especiales de la Policía y militares repelieron los ataques con gases lacrimógenos y chorros de agua. La capital sigue en una situación complicada con más de 20 mil hogares sin luz, comercios que no abrieron, vuelos cancelados y despliegue militar.  

A pesar de que el presidente de Chile, Sebastián Piñera, resolvió suspender el alza en las tarifas del metro en Santiago, la tensión social se mantiene en el país trasandino, ya que según consideran varios analistas, más allá de la suba en los precios para el transporte las protestas en el fondo provienen de un reclamo en la distribución de la riqueza en Chile. Para concretar la no suba de las tarifas el gobierno necesita de la aprobación del Parlamento -Diputados sesionará este domingo-, dado que la competencia para el aumento de las tarifas es de un un organismo técnico creado por ley. 

Las manifestaciones no tiene un líder definido ni un pliego concreto de peticiones. De momento se alza como un reclamo generalizado en contra de un sistema económico neoliberal que tras el éxito aparente de las cifras macroeconómicas, esconde un profundo descontento social.

Entre los reclamos más notorios se protesta por la educación desigual, las bajas pensiones jubilatorias, la atención en la salud y también se recuerdan algunos casos de colusiones entre empresas, que se asocian a actos de corrupción.  

Después de que el alza se hizo efectiva pasando de US$ 1,13 a US$ 1,17, centenares de estudiantes del país trasandino se organizaron para establecer una “evasión masiva” en el metro de Santiago, que fue convocada principalmente a través de redes sociales. Bajo esta premisa, miles de usuarios saltaron los molinetes del metro.

Concorde a que los días fueron pasando el número de evasores fue aumentando hasta este viernes cuando comenzaron las protestas de forma masiva.

A partir de la situación generada, las operaciones del metro fueron suspendidas y se dieron enfrentamientos entre la policía chilena y los protestantes, dejando un importante saldo de daños materiales y de heridos. A su vez, tres personas murieron este sábado en un incendio que se produjo en medio del saqueo a un importante supermercado de la cadena Walmart.

El gobierno de Piñera decretó “el estado de emergencia” para la provincias de Santiago y Chacabuco, además de otras comunas, lo que provocó un aumento en las protestas de parte de la población. Ante esta coyuntura, el ejército de Chile decretó “toque de queda” entre la hora 22 del sábado y la hora 7 del domingo.

Este sábado las manifestaciones dejaron un saldo de más de 160 detenidos, más de 20 personas heridas y más de cien carabineros lesionados, según las autoridades.

Según establecieron diferentes medios chilenos, por el nivel de daño de la infraestructura pública y el número de manifestantes, la situación generada en el país es la de mayor malestar civil desde el fin de la dictadura de Agusto Pinochet en 1990.

Daños superan los US$ 300 millones

Los daños sufridos por el Metro de Santiago superan los US$ 300 millones y habrá estaciones y líneas que tardarán meses en volver a quedar operativas, afirmó este domingo el presidente de la compañía.

El eje del transporte público de la capital chilena, con casi tres millones de pasajeros por día, sufrió "una destrucción brutal", según afirmó a Canal 13 Louis de Grange, presidente de la compañía estatal. Otro incendio afectó el viernes el edificio corporativo de Enel, la empresa multinacional de capitales italianos productora y distribuidora de energía eléctrica y de gas en el país, mientras que en Valparaíso la sede del diario El Mercurio fue incendiada por manifestantes. 

Al menos 78 estaciones del ferrocarril metropolitano sufrieron destrozos y algunas de ellas resultaron completamente destruidas. Tres vagones fueron completamente quemados, mientras que otros tres presentan severos daños. Los costos económicos de la destrucción "están superando los US$ 300 millones ", agregó de Grange este domingo.

Chile se encuentra paralizado este domingo, con prácticamente todo el comercio cerrado, suspensiones y cancelaciones de vuelos en el aeropuerto y un escasísimo transporte público. 

Fuente: El Observador en base a agencias

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...