Fútbol > AUFGATE

Quién gana y quien pierde con la intervención de FIFA

La AUF deberá aprobar el nuevo estatuto, que le dará peso para el Interior y menos para los clubes de Primera

Tiempo de lectura: -'

21 de agosto de 2018 a las 20:09

La intervención de la FIFA tiene un gran objetivo: la aprobación del nuevo estatuto de la AUF, postergado varias veces por la Asamblea de Clubes. Ese nuevo estatuto disminuye el poder de los clubes de Primera División, y por vía indirecta de Tenfield; en cambio, aumenta el poder del Fútbol del Interior y de Segunda. Y también por vía indirecta, del actual gobierno de la AUF, que de todos modos se tendrá que reorganizar desde el llano porque será desplazado del poder en los meses que vienen.

El nuevo estatuto estaba previsto para ser aprobado en setiembre, tras varias prórrogas, pero ante las irregularidades en la elección presidencial, la FIFA adelantó sus acciones.

¿Qué cambios implica?

-Eliminar la Asamblea de Clubes, que será reemplazada por un Congreso, que decidirá en todos los temas.

La Asamblea de Clubes estaba integrada hasta ahora por los 16 votos de Primera División (un voto cada uno), Segunda División Profesional (un voto), Segunda Amateur (un voto) y OFI (un voto). Sin embargo, OFI y la Segunda Amateur no tenían derecho al voto en "temas de exclusiva incumbencia de las Ligas Profesionales". Con ese argumento, por ejemplo, fue que se los dejó afuera de esta elección presidencial, lo cual para FIFA es una irregularidad.

El nuevo Congreso tendrá una representación electoral diferente: los 16 de clubes de Primera división mantendrán un voto, pero esos votos valdrán menos. La Segunda División Profesional tendrá seis votos y OFI también tendrá seis. La Segunda Amateur conservará uno, y se agregará un voto para futsal y uno para el fútbol femenino.

Así, el peso electoral se dividirá entre 31. Los clubes de Primera pasarán de tener el 94% del peso electoral a tener el 52%. OFI pasa de tener 0% al 19%, mientras que la Segunda Profesional pasa del 6% al 19%.

Además, el Consejo Ejecutivo, actualmente integrado por cinco integrantes, pasará a tener dos mas: uno en representación de OFI, y una mujer, que no podrá ser la presidenta del Consejo de Fútbol femenino. Esta última modificación está alineada con los objetivos de FIFA de mayor inclusión de la mujer en la toma de decisiones, lo que ya está reflejado en el Ejecutivo de Conmebol y el de FIFA.

El factor Tenfield

Esa nueva correlación de fuerzas es un golpe a cómo estaba organizado el fútbol uruguayo, a sus factores de poder y a la forma en que tenían los clubes de manejar sus equilibrios. También es un golpe al poder de Tenfield, que hasta ahora siempre había operado con los clubes con los que tenía más cercanía para incidir en decisiones concretas. El ejemplo más claro fue la votación Nike/Puma, cuando logró algo que en otro escenario podía parecer imposible: que apenas ganara por 10 votos a 9 una propuesta que aumentaba de US$ 4,5 millones a US$ 22,5 millones los ingresos de la AUF por la sponsorización de las selecciones nacionales.

El Ejecutivo actual, que durante su mandato se fue enfrentando duramente a Tenfield, era uno de los principales defensores del nuevo estatuto, junto a OFI. La aprobación del nuevo documento sería un triunfo para ellos, porque aumenta el poder de los sectores que los apoyaban, pero en el nuevo escenario la victoria no es completa, ya que serán desplazados por la Comisión Normalizadora.

La gran pregunta, más allá de estos meses en los que FIFA intervendrá la AUF, será cómo se reorganizan las fuerzas pensando en las elecciones de 2019.

Comentarios