23 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,55
8 de junio 2019 - 5:03hs

Stella Mari De León se siente impotente. Este viernes, a kilómetros de su casa en el viejo barrio Hipódromo de Maldonado, hablará él: Guido Manini Ríos, y ella no podrá ir. Jubilada de 65 años, De León dice ser una ferviente admiradora del único precandidato de Cabildo Abierto, el partido político fundado en marzo de este año colocándose en cuarto lugar en intención de voto, según la mayoría de las encuestadoras y que, según Opción, le pisa los talones al tradicional Partido Colorado.

"Él va a cortar con la droga, el pichaje y el malandraje", desea De León. También dice que se cansó de las promesas que los políticos incumplen. En 2014 votó al actual presidente, Tabaré Vázquez, pero ahora cree que esa fue la peor decisión que alguna vez tomó. La política no le interesa, asegura, aunque hay algo del excomandante en jefe del Ejército que le despierta entusiasmo: "Es centrado, sabe lo que quiere". 

La estrategia de Manini Ríos es recorrer el país hablando cara a cara con la gente, asesorado por una empresa especializada en marketing político y un equipo de 16 expertos. En cada localidad, Cabildo Abierto tiene "círculos artiguistas" que tienen como misión formar "cabildos". "Son grupos de personas que se organizan, comunican el mensaje y suman a más personas, hasta ser más o menos 50", explicó a El Observador Rivera Elgue, coordinador de la campaña del candidato.

Al igual que otros que lo apoyan, a Verónica Pérez —de 38 años, oriunda de Rocha— le gusta que Manini Ríos "no tenga miedo de aplicar mano dura". El militar retirado le da seguridad y cree que, por su pasado castrense, es el candidato más preparado para "ponerle un freno a la inseguridad". El excomandante aún no presentó su programa de gobierno, pero prometió crear una cárcel de máxima seguridad custodiada por militares.

"La primera ley que vamos a presentar va a tender a poner orden, a recuperar los niveles de seguridad que este país se merece para que los uruguayos puedan vivir en paz", exclamó en un acto partidario en Paso de los Toros, Tacuarembó, el mes pasado. Sin embargo, Manini Ríos no respalda el plebiscito impulsado por el precandidato nacionalista Jorge Larrañaga, que entre otros asuntos plantea la creación de una Guardia Nacional integrada por militares. 

Camilo dos Santos

"Habla de los problemas de todos"

"Esta es una visión política del tema, no militar", zanjó Elgue al hablar de la estrategia de campaña. "Él ya no habla más de los problemas de los soldados: habla de los problemas de todos. Esa es su línea de comunicación. Tiene un mensaje sencillo, fácil de entender y con mucho sentido común", agregó el asesor. El comando de campaña cree que su principal capital político es que se haya posicionado como una persona que entiende lo que es justo y que defiende lo que tiene defender, según dijeron. 

Aun así, Manini Ríos tiene claro que su llegada a la arena política se fundó a partir de su trayectoria castrense. El politólogo Mauro Casa consideró que Manini Ríos construyó un perfil político desde el rol de comandante en jefe del Ejército de manera intencional. "Eligió ejercer un rol político desde lo más alto de la cúpula militar y desde allí confrontar con el Poder Judicial, el Poder Ejecutivo y hablar de temas políticos como la reforma de la caja militar y la búsqueda de desaparecidos. Ese rol lo llevó a tensar tanto su relación con el presidente que finalmente lo destituyó. Pero fue una destitución que uno hasta podría pensar que fue calculada", explicó. 

Elisa Morencio está convencida de algo: "A las Fuerzas Armadas, el gobierno no nos quiere". Tiene 34 años, pero hace apenas cinco años sacó la credencial, porque así lo exige la Armada. En las elecciones pasadas votó al Partido Colorado, aunque sin ganas. Esta vez apoyará a Manini Ríos, a quien conoció en 2005 en una fiesta organizada por las Fuerzas Armadas. Le pareció una persona honesta, amigable y sencilla, según cuenta. 

Leonardo Carreño

Sanguinetti, el más perjudicado

La irrupción de Manini Ríos a la contienda electoral tomó por sorpresa a más de uno, incluso a quienes tienen más experiencia. Así lo reconoció Eduardo Botinelli, director de Factum, pese a que Cabildo Abierto no registró intención de voto en el último sondeo que hizo la consultora acerca de las elecciones nacionales, en marzo. Sin embargo, expresó que aunque "es un fenómeno que sorprende, es relativamente fácil de entender".

El principal afectado por la carrera al poder de Manini Ríos es el precandidato colorado Julio María Sanguinetti, según Botinelli. El líder de Cabildo Abierto tomó votos del Partido Nacional, del Partido de la Gente e incluso del Frente Amplio, afirmó.

La consultora Opción, cuya última medición —publicada esta semana— le adjudicó 7% de intención de voto, concluyó que "el electorado que apoya esta nueva alternativa política está nucleado principalmente en el interior del país, es predominantemente de nivel socio-educativo bajo y tiende a auto-definirse como de derecha o centro-derecha".

La cofundadora de Cifra, Adriana Raga, expresó que no le queda claro el perfil del votante de Cabildo Abierto, porque son pocos los datos que la consultora tiene. Aun así, sostuvo que la información primaria sugiere que el respaldo proviene mayoritariamente del Partido Colorado, militares, policías y personas con una marcada preocupación por la seguridad. 

No obstante, el comando de campaña de Manini Ríos está convencido de que los votos provienen de todos los partidos y no cree que Sanguinetti sea el precandidato más perjudicado. Elgue sostuvo que los votantes del Frente Amplio viran hacia la derecha "desencantados, porque pensaban que (la coalición) sería otra cosa". En tanto, según el coordinador de la campaña, el electorado nacionalista escoge a Manini Ríos como una opción intermedia: en materia de seguridad no está "en el extremo" de Larrañaga, pero no tiene "una visión edulcorada" como Luis Lacalle Pou. Elgue agregó que una disyuntiva similar se presenta para los votantes del Partido Colorado: tienen que escoger entre alguien "muy conocido" como Sanguinetti y la "versión liberal, muy técnica y sin experiencia ejecutiva" de Ernesto Talvi. 

Camilo dos Santos

Cambios en la oferta y la demanda electoral 

¿Cómo se explica el crecimiento sostenido de Cabildo Abierto? Casa lo hizo a partir de la oferta y la demanda. Por un lado, se modificó la demanda: "Hay una fragmentación del voto de centroderecha. Desde el 2002 hasta acá hubo un corrimiento a la izquierda, pero eso empezó a cambiar. Latinobarómetro empezó a mostrar que hay votantes cuya identificación ideológica empieza a ser de vuelta de cinco, de centro derecha, cuando antes era de cuatro". 

"El cambio de esta elección está en la oferta, vemos una fragmentación más grande del centro a la derecha. Antes, todos los que se identificaran del 5 al 10 solo tenían para elegir entre el Partido Nacional y el Partido Colorado. Ahora tienen muchas más opciones, y creo que Cabildo Abierto está pescando en ese sector", agregó el politólogo. 

Si bien las encuestas parecen apuntar a un electorado entrado en años, Botinelli consideró que Manini Ríos tiene potencial para ganar el voto de los más jóvenes, en particular quienes tienen menos ingresos. Figuras como José Mujica, Edgardo Novick y Juan Sartori –que al inicio remarcaron su falta de vínculos políticos– generan particular adhesión en este público, que además por su edad "tiene mayor receptividad a lo nuevo", expresó. Elgue reveló que las redes sociales son la vía de comunicación que Manini Ríos utiliza para llegar a ellos, junto con el contacto cara a cara en las recorridas.

Temas:

Guido Manini Ríos Cabildo Abierto Decisión 2019 Elecciones 2019 Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar