Nacional > Investigación

Rapiña, escape y un camino solitario: la historia del asesinato del director del Inisa

Los principales sospechosos del asesinato a director del Inisa fueron a prisión por una rapiña que cometieron minutos antes de matarlo

Tiempo de lectura: -'

12 de julio de 2019 a las 12:07

Para la policía de Canelones "no hay dudas" sobre los autores del asesinato de Juan Barossi, director del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente (Inisa) cuyo cuerpo apareció dentro de su auto en un camino rural, cerca de Joaquín Suárez. Son tres delincuentes, con varios antecedentes penales, que ese miércoles 19 de junio, minutos antes del homicidio, habían asaltado una veterinaria de esa ciudad.

Eran cerca de las cinco de la tarde, y Barossi había salido de su trabajo, el Centro Cerrito de la Colonia Berro. Sin embargo, tal como declararon a las autoridades quienes lo conocían y trabajaban con él, el lugar en el que fue encontrado el auto con el director muerto no se correspondía con el trayecto habitual que hacía para volver a su casa. Apareció en una cuneta de un camino rural poco transitado conocido como "El del medio".

Pero allí estaba justo cuando pasaron los asaltantes mientras huían en una moto, confirmaron a El Observador fuentes de la investigación.

Los delincuentes vieron la oportunidad: un auto estacionado con el motor apagado, con Barossi y otra mujer. Cuando el hombre se dio cuenta de que iban a asaltarlos, trató de encender el motor y huir, pero uno de ellos le disparó en la cabeza y lo mató en el acto. Y entonces los asaltantes "se asustaron y se fueron", agregaron las fuentes, sin robar nada.

La mujer, que en determinado momento de la investigación fue indagada como posible involucrada pero que luego se descartó, salió corriendo del vehículo y luego llamó a la policía.

Los tres delincuentes fueron detenidos por la policía semanas después, el martes 2 de julio, y llevados a la Justicia por la rapiña a la veterinaria, ya que había pruebas para imputarlos, como las cámaras de seguridad de la vía pública. El registro visual, por otra parte, no solo identificaba a los autores, sino que también mostraba que habían huido en dirección al camino "El del medio", el que tomaron enseguida.

La fiscal del caso, Gabriela Yanieri, los acusó de ese delito y los delincuentes fueron enviados a prisión preventiva mientras se sigue investigando tanto ese caso como el del asesinato, aunque en este todavía no hay pruebas suficientes como para que un juez resuelva el inicio del proceso penal.

Pero ahora, con los sospechosos en la cárcel, la policía sigue "recolectando" los elementos que faltan para acusarlos del homicidio ya que "no hay dudas" de que son ellos.

De esta manera, se descartaron otras líneas de la investigación, como que el asesinato tuviera vinculación con el trabajo de la víctima o con una situación personal.

Barossi tenía 42 años, estaba casado, tenía seis hijos y era muy querido tanto por sus compañeros de trabajo como por los propios internos del centro, que es un establecimiento de confianza, abierto, dentro de la Colonia Berro.

El día en que apareció su cuerpo, las autoridades de la institución dispusieron que un equipo de psicólogos trabajara con los internos, ya que estaban "muy mal anímicamente desde que se enteraron de lo que pasó", debido a la cercana relación que tenían con el director, dijeron entonces a El Observador fuentes del organismo.

REPORTAR ERROR

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...