The Sótano > OPINIÓN / EDUARDO ESPINA

Rusia, la autocrítica, 2

¿Qué tanto influye la enseñanza del Director técnico en las inferiores del fútbol uruguayo?

Tiempo de lectura: -'

10 de julio de 2018 a las 05:00

Cuando uno ve, tal como lo vimos en Rusia y lo presenciamos cada semana en los partidos por el torneo local, a un futbolista uruguayo tener serias dificultades para detener una pelota rápida cuando hubo cruce de frente, uno se pregunta, qué es lo que aprenden en las divisiones inferiores de los clubes. ¿Les enseñan la gramática y la aritmética del fútbol, la base de fundamentos esenciales para poder triunfar al nivel más competitivo, o solo los preparan para ganar partidos por la cuarta o tercera división? La realidad dice que es la segunda opción.

Las cosas no se están haciendo bien y si los dirigentes de los clubes no imponen una revolución inmediata en la forma de entrenar a los futbolistas jóvenes, la mediocridad y el medio pelo continuarán proliferando, preparando jugadores a medias.

La diferencia técnica con Francia el otro día fue abismal, preocupante en más de un sentido. Si un muchacho sale de la escuela sin saber usar cómo usar los verbos en subjuntivo, la culpa la tendrá quien le enseñó la gramática o, mejor dicho, no llegó a enseñársela.

La realidad dice que Uruguay es una fábrica de futbolistas, algunos de los cuales logran triunfar en Europa, pero no por haber sido bien preparados en los clubes donde hicieron las formativas, sino por talento individual, porque Dios les dio un gen superlativo que los diferencia. Estamos al borde tanto de la grandeza como de la mediocridad continua.

De entrenadores y dirigentes depende para que los futbolistas uruguayos den por fin un paso adelante y puedan competir de igual a igual en lo técnico, táctico y estratégico con los futbolistas europeos, con los franceses y belgas, por ejemplos (ambas selecciones dieron una lección de precisión), capaces de parar un balón con un mínimo movimiento del pie, darse vuelta en una baldosa, y ejecutar un pase en cuestión de segundos al otro lado de la cancha.

¿Qué tan bien preparados están los entrenadores de las inferiores de los clubes uruguayos para hacer su trabajo acorde con las exigencias de excelencia y sofisticación de conocimiento del futbol siglo XXI y preparar a los futbolistas jóvenes en todos los aspectos técnicos y logísticos? Por lo visto, la calificación no pasaría de regular.

Comentarios