Opinión > OPINIÓN

Rusia y Crimea – 5 años de reintegración

A pesar de que en Crimea sigue habiendo problemas, lo conseguido hasta ahora demuestra de que se va por un buen camino 

Tiempo de lectura: -'

19 de marzo de 2019 a las 05:01

Por: Nikolay V. Sofinskiy - Embajador de Rusia en Uruguay

“Después de una travesía difícil, larga y agotadora Crimea y Sebastopol regresan a su puerto de origen” - bajo este lema se realizó el retorno al seno civilizacional de Rusia de sus territorios originales, que estaban en las raíces de la historia rusa, su existencia como estado, nuestra cultura y mentalidad. Esto sucedió el 18 de marzo de 2014 como el resultado de la expresión libre de los habitantes de la península, que se llevó a cabo en conformidad con el principio de libre determinación consagrada en el párrafo 2 del Artículo 1 de la Carta de las Naciones Unidas.

Hay varias fuerzas en el mundo que cuestionan la legitimidad de dichos hechos. Sabemos lo que valen tales enfoques, no basados en normas de verdad, sino dictados por motivos políticos o en mejor caso por las ideas falsas. Rusia está abierta a discusión, pero para nosotros la cuestión está definitivamente cerrada. Y ahora lo que nos interesa no son las conclusiones escolásticas de los ideólogos de geopolítica, sino reflexiones sobre los resultados prácticos de la etapa atravesada y las aspiraciones para el futuro en interés del desarrollo de Crimea, toda Rusia y sus pueblos.

Pasados cinco años justo llegó el tiempo para recordar los sucesos del 2014. Fueron los días intensos de trastornos políticos en Ucrania, que se acabaron con el cambio del régimen y la desorganización de la vida económica y política en varias regiones del país. Para Crimea se tradujo en la violación de derechos fundamentales de los ciudadanos: el derecho al idioma ruso, a educación en lengua nativa, derecho a su propia identidad y autorrealización. La economía fue paralizada, así fueron socavados los lazos interconfecionales y culturales. Debido a una política deliberada de Kíev de aislamiento la península fue privada primero de la fuente principal de agua potable, procedente del río Dniéper, después de electricidad. Siguieron las interrupciones del funcionamiento de los servicios bancarios y de telecomunicaciones. Todo esto se reflejó en la disminución de la calidad de vida en la región: los correspondientes indicadores fueron 2,5 menos, que el promedio en Rusia.

Desde la reunificación con Rusia se inició una etapa nueva del desarrollo de la península. Tiene como base el programa federal “El desarrollo social-económico de la República de Crimea y Sebastópol hasta 2020”, aprobada por las autoridades rusas federales en agosto de 2014 con financiamiento de más de 12 mil millones de dólares. Este mismo dio inicio a numerosos proyectos en varias esferas desde la construcción de grandes infraestructuras hasta la puesta en marcha de programas sociales de gran escala.

Hoy en día se ha transformado la vida en Crimea.

Fue superado el bloqueo energético con la construcción de cuatro líneas del puente eléctrico que conecta Crimea con otras regiones de Rusia. Entraron en funcionamiento dos centrales termoeléctricas en dos de las principales ciudades de Crimea – Simferópol y Sebastópol. Una vez finalizada la construcción la tercer central en la ciudad de Saki, la península se contará con capacidades de generación eléctrica bastantes para poner una solución final al problema de suministro de energía.

En el marco del desarrollo de infraestructura fue construido el puente sobre el estrecho de Kerch con líneas para automóviles y un tramo ferroviario. Se inauguró la nueva terminal del aeropuerto de Simferópol, se llevaron a cabo proyectos de renovación de la superficie y de reparación de las rutas internas de la península, así como de modernización de puertos marítimos. Fueron reconstruidas las redes de telecomunicación, sistemas de servicio bancario, la teledifusión. Está prevista la resolución definitiva del problema del suministro de agua potable para el 2020.

La financiación de la salud fue aumentada 1,7 veces. El nivel de atención médica fue elevado para corresponder a los estándares mundiales, se actualizó la infraestructura material y técnica de las instalaciones médicas existentes y fueron construidos nuevos centros de salud. Fue renovada también la mayor parte de los edificios de las instituciones de educación y enseñanza de todos niveles. Fue reconstruido el famoso centro internacional vacacional de niños “Artek”, que se encontraba en un estado desastroso en los años anteriores. Se invirtió cerca de 260 millones de dólares en este centro vacacional. Desde 2014 más de 90 mil niños visitaron Artek, entre los cuales estuvieron 2.000 huéspedes extranjeros de 68 países.

En Crimea residen los representantes de casi 200 diferentes grupos étnicos – no solo son los rusos y ucranianos, sino también tártaros, armenios, griegos, búlgaros, alemanes y muchos otros. La garantía de los derechos y las libertades de autorrealización, desarrollo de culturas e idiomas de todos los pueblos que viven en la península es una prioridad de la política nacional rusa. En este contexto las críticas dirigidas a Rusia por una supuesta opresión de los derechos de los tártaros de Crimea son absolutamente infundadas. Quería abordar este tema en particular.

El tártaro de Crimea junto con el ruso y ucraniano tiene el estatus del idioma oficial en la península. La enseñanza en las lenguas nativas está introducida en 15 escuelas estatales y 133 clases especializadas. Cerca de 6 mil de alumnos escolares estudian el tártaro de Crimea como la lengua materna. Existen más de 30 asociaciones civiles que representan los intereses de la comunidad de los tártaros de Crimea, así como decenas de medios de comunicación con difusión en el idioma tártaro de Crimea. Este grupo étnico goza de una representación amplia en los organismos estatales de todos niveles en proporción a su representación en la población de la península que constituye 10%. Desde 2015 se está ejecutando el programa estatal denominada “República Crimea – el territorio de la concordia nacional”, que cuenta con el presupuesto de 154 millones de dólares para financiar las obras de construcción de importancia social para la comunidad de los tártaros de Crimea, incluyendo vivienda.

¿Cuál es el resultado general de los cinco años pasados desde la reunificación de Crimea con Rusia? La respuesta es evidente para todos que están dispuestos a tener una visión imparcial de la situación. La península volvió a adoptar un “sistema de coordenadas” de carácter orgánico para él mismo, se reunió con su propia familia y al mismo tiempo emprendió el camino del desarrollo progresivo y armonioso. En poco tiempo paso a ser un enclave ucraniano deprimido para convertirse en una de las regiones más prometedores de Rusia. Baste decir que para el final de 2018 Crimea registró la mejor dinámica del crecimiento del nivel de vida de todos los sujetos de la Federación de Rusia.

Hay un dicho muy popular en Rusia: “Si el camino no lleva al templo, ¿para qué sirve tal camino?” Claro, que se trata del carácter sagrado del objetivo y la justificación del trayecto elegido. En Crimea, naturalmente, siguen existiendo muchos problemas pendientes, pero los resultados alcanzados no dejan duda de que el camino encontrado “lleva al templo” y se continuará marchando. La península está abierta para todos los que deseen comprobarlo por sí mismas.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...