Cargando...
 Abuso de fuerza

Mundo > Estados Unidos

Se multiplican los casos de abuso de fuerza letal por la policía estadounidense

Con ejemplos que surgen de considerar solamente el mes de julio, un informe evidencia la  tendencia a resolver violentamente situaciones conflictivas o negligencia para actuar. 

Tiempo de lectura: -'

25 de julio de 2022 a las 05:02

Un proyecto internacional de medios alternativos, Peoples Dispatch, orientado a investigar y publicar aspectos de la realidad social que no son tratados habitualmente por las grandes corporaciones de medios ha publicado recientemente un trabajo dedicado a exponer las prácticas abusivas, ilegales y en algunos caso criminales de las policías estadounidenses y las maniobras de ocultamiento o justificación de tales prácticas a los ojos del público. 

El activismo de los defensores de derechos humanos, de las minorías y de las libertades públicas en Estados Unidos se enfrentan desde siempre con casos de uso indebido de fuerza letal, abusos de autoridad, prácticas discriminatorias debido al sexo o la raza o la edad, por parte de agentes de la ley, cuya imputación y eventual juzgamiento son muy difíciles de lograr. 

En lo que va del mes de julio, la policía ha matado al menos 52 personas a lo largo del territorio de los Estados Unidos, ha actuado con mortal negligencia en su inoperante respuesta a la masacre desatada por un tirador solitario en Uvalde, Texas, según lo han demostrado los videos que se revelaron en la investigación; en Akron, Ohio, también en videos publicados en las redes sociales pudo verse la brutal represión descargada contra los que protestaban por la muerte de Jayland Walker a manos de la policía. 

Pero además a la gravedad de los hechos en sí mismos, se agrega la forma engañosa o confusa en que se comunican los hechos para ocultar o minimizar los actos ilegales que podrían estar produciéndose. Cuando se habla, por ejemplo, de un asesinato cometido a manos de un policía, se lo comunica como “un oficial involucrado en un tiroteo”, frases que muchas veces son repetidas acríticamente por los medios que se transforman así en vectores de una política de ocultamiento y desinformación. Es muy común el recurso a la voz pasiva o las expresiones neutras para ocultar el sentido de lo sucedido, así un tiroteo donde la policía abre fuego sobre un campamento de personas sin hogar se transforma en “la investigación de un tiroteo con policías involucrados en Centenial Park”. La publicación de los tres policías que mataron a balazos a una persona armada con un cuchillo es “Revelan la identidad de los policías involucrados en el tiroteo”. 

A veces hasta es difícil saber quiénes son las víctimas por que no se publican sus nombres o no son identificados debidamente. En el caso de los 52 muertos en lo que va de julio, 15 permanecen sin identificar. 

La policía mata por la espalda

El 16 de julio, la policía respondió a un llamado que informaba sobre la presencia de un hombre armado en un estacionamiento de San Bernardino, California. Al llegar al lugar, vieron a una persona posteriormente identificado como Robert Marquis Adams con un arma en la mano que al ver a los policías acercarse hacia él, comenzó a correr alejándose del lugar sin efectuar disparo alguno. Los agentes le dispararon por la espada mientras corría matándolo instantáneamente. Los hechos fueron filmados en un video de vigilancia que tomó estado público y muestra sin lugar a duda que Adams en ningún momento hace movimientos agresivos ni dispara, sólo huye. 

En un comunicado donde explica lo ocurrido, después de justificar los disparos por el temor de los policías de que Adams pudiera ser un peligro para los oficiales o para terceros, la policía de San Bernardino lamenta “que nuestros esfuerzos para mantener la comunidad segura a través de una tarea policial proactiva resulten ocasionalmente en encuentros con gente armada”.

Negligencia en la masacre de Uvalde

El 24 de mayo, un tirador abrió fuego en una escuela primaria en la ciudad de Uvalde, en Texas, matando 19 niños y 2 maestros. La policía local esperó una hora antes de actuar y matar al atacante. 

La investigación posterior del Texas Tribune y el video de vigilancia aportado por el Austin Statesman revelaron en toda su extensión la negligencia fatal con la que actuó la policía de Uvalde. La información demuestra que arribaron al lugar 376 policías que, pese a su número y armamento, estuvieron una hora y cuarto antes de tomar la decisión de ingresar a la escuela para neutralizar al asesino. 

Las imágenes que se difundieron ampliamente muestran policías en los pasillos escapando de los disparos, consultando sus celulares o restregándose las manos con alcohol sanitario mientras niños aterrorizados y ensangrentados yacían en el aula. 

Muchas de las víctimas murieron desangradas y es sabido que en estos casos el factor tiempo es fundamental, de hecho, el manual de entrenamiento de la policía de Uvalde dice taxativamente que “aquel personal de primera respuesta que no esté dispuesto a poner la vida de personas inocentes por sobre su propia seguridad debería considerar otra carrera”. 

Brutalidad policial en Akron, Ohio

El 27 de junio, después de una larga persecución en auto, la policía mató a Jaylando Walker, un hombre negro de 25 años, disparándole más de 60 balazos. Días después, el 4 de julio, al conocerse los detalles de su muerte, se desataron fuertes protestas donde hubo cincuenta detenidos y fue declarado el toque de queda a partir de las 9 de la noche. 

El 7 de julio se repitieron las protestas que fueron reprimidas con mucha violencia y durante las cuales se arrestaron muchos manifestantes, entre ellos Jaco Blake, cuyo hijo Jacob quedó paralizado luego de ser herido por la policía en Kenosha, Wisconsin. También fue detenida Bianca Austin, tía de la paramédica Breonna Taylor que fue muerta por la policía de Lousville, Kentucky, que irrumpió en su casa sin autorización judicial.

La policía de Denver tira al montón

El 17 de julio, Jordan Waddy, un joven de 21 años inició una pelea callejera en Denver, provocando disturbios que motivaron la intervención policial. 

Al llegar, los policías fueron recibidos con insultos por parte de algunas personas, por lo que abrieron fuego indiscriminadamente sobre la multitud provocando heridas a seis de los presentes. En su descargo posterior, los oficiales alegaron que Waddy representaba un peligro significativo para la seguridad, aún cuando no se pudo comprobar que el joven hubiera hecho disparo alguno durante los incidentes. Fue el tercer tiroteo en que la policía de Denver fue protagonista en el transcurso de una semana. 

La policía de Estados Unidos está muy bien armada y equipada, incluso recibe regularmente material y equipos militares de rezago que la dotan de una gran capacidad de fuego. Pero la multiplicación de los caso de uso injustificado del uso de fuerza letal demuestra la falta de responsabilidad necesaria para el uso de armamento con resultados mucha veces desastrosos. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...