24 de junio 2024
Dólar
Compra 38,55 Venta 40,75
17 de noviembre 2022 - 16:13hs

A principios de este mes concluyó la segunda etapa del sumario contra el fiscal Raúl Iglesias. En la primera, habían declarado todos los testigos citados por la sumariante, Lucía Salvia, y a raíz de eso, en un preinforme, concluyó que el fiscal había cometido faltas leves, graves y muy graves. Más de dos meses después y tras cuantiosas declaraciones de testigos propuestos por Iglesias, Salvia llegó a la misma conclusión. Ahora Iglesias deberá presentar sus descargos y toda la información se elevará a Fiscalía de Corte para que Juan Gómez tome una decisión. 

El 20 de junio Gómez dispuso un sumario con separación del cargo y retención del 50% del sueldo (la medida preventiva más grave que puede plantearse). Lo hizo basándose en dos puntos: la nota que presentaron los abogados de la víctima de la violación del Cordón mostrando su disconformidad y los cuantiosos archivos que resolvió en tan poco tiempo. Iglesias había pedido reincorporarse, aunque fuera a otro sector de la fiscalía, durante el desarrollo del sumario, pero se le negó.

En esta segunda etapa del sumario, Iglesias proporcionó prueba y citó a más de 100 testigos a declarar. Algunos de ellos fueron rechazados por la sumariante por considerar que no tenían nada que ver con el sumario. En esta segunda parte también existió un careo entre el abogado de la víctima de la violación del Cordón, Juan Raúl Williman, y el fiscal Iglesias. 

Más noticias

Según reconstruyó El Observador, la defensa de Iglesias sostenía que el sumario era producto de una persecución política emprendida por Gómez debido a viejas rispideces que habían tenido cuando eran parte de la Asociación de Fiscales. A su vez, insistió en que no se respetó su independencia técnica. 

La sumariante Salvia, sin embargo, indicó que Iglesias no describió ninguna situación de acoso concreta. Según su análisis, cometió faltas administrativas leves, graves y muy graves, razón por la que se lo puede sancionar disciplinariamente. Será Gómez, quien después de recibir los descargos de Iglesias, deberá determinar cuál será la sanción. El diagnóstico de la comisión de una falta muy grave permite la destitución del cargo por parte del jerarca competente, aunque debe contar con venia del Senado.

En su informe, entre otras cosas, destacó que Iglesias está sometido al Tribunal de Conducta Gremial de la Asociación de Fiscales por sus declaraciones en la prensa. 

 

Los puntos tratados en el sumario

  • La afectación de la víctima del Cordón

La sumariante indicó que Iglesias debió haber previsto que la mediatización de la causa afectaría el estado emocional de la víctima, así como haberse enterado por la prensa de que cambiarían la medida cautelar de sus agresores. Más aún al visitar un programa (La Pecera, Azul FM) que conduce una de las personas a las que ella denunció. 

Tanto la ley orgánica de la Fiscalía como el Código del Proceso Penal establecen que los fiscales deben velar por la integridad de las víctimas. De todas formas, la jueza del caso, Blanca Rieiro –que declaró como testigo a pedido de Iglesias– dijo que si bien no iba a pronunciarse sobre el fondo del asunto porque no lo conocía, la solicitud del fiscal de cambiar las medidas cautelares era "acorde a derecho" e iba en línea con los tratados internacionales. El reproche a la actitud de Iglesias –según los denunciantes– no es por el cambio de las medidas, si no por haberlo anunciado primero en la prensa. Todo ello, según la sumariante, sin siquiera haber visto la carpeta del caso. 

Sobre este punto se expidió el diputado Gustavo Zubía –quien fue citado como testigo por Iglesias– en donde reconoció que el fiscal pudo haber cometido "algún exceso semántico" pero que entendía que estaba en lo correcto.

 

  • La descoordinación con Williman para reunirse

En la primera etapa del sumario –tal y como informó El Observador– Iglesias y Williman se contradijeron en sus declaraciones.  Iglesias ingresó al cargo el lunes 9 de mayo y el sábado siguiente, 14 de mayo, dio una entrevista a Teledía (Canal 4). En su primera declaración, el fiscal dijo que intentó comunicarse con Williman en los primeros días después de que ingresó al cargo, aunque sin precisiones de fechas, y afirmó que el abogado no concurrió.

Sin embargo, el representante del Consultorio Jurídico de la Udelar declaró que él fue el primero en comunicarse con Iglesias luego de haber visto las entrevistas que había dado el sábado 14 y el domingo 15 de mayo. Por eso, el lunes 16 pidió una reunión con Iglesias, el fiscal de Corte Juan Gómez y una representante de la Unidad de Víctimas y Testigos.

Según Williman, esa reunión se fijó para el martes 17 por la mañana, pero Iglesias la canceló y en su lugar fue al programa La Pecera (Azul FM) en ese mismo día y horario. Lo pactado era coordinar otra fecha para reunirse y resuelven que sería el viernes 20 de mayo por la tarde. Al principio, el abogado lo puso en duda porque el día anterior iba a estar en Rocha, presenciando el procesamiento del homicida de Lola Chomnalez, pero luego le confirmó que podría ir igual. Sin embargo, de acuerdo a su versión, Iglesias le volvió a cancelar. Por eso, el lunes 23 presentaron la denuncia en su contra en la fiscalía de Corte. 

A raíz de la contradicción, Iglesias y Williman tuvieron un careo frente a la sumariante. Williman mantuvo su versión de que el lunes 16 de mayo pidió la reunión para el martes 17. El fiscal sostuvo que nadie le avisó de esa reunión y por eso fue a la entrevista en La Pecera. También le reprochó al abogado que hubiera presentado una denuncia en su contra sin haber insistido para reunirse en privado, pero él le retrucó que hacía más de 10 días que estaba comprometida la situación de la víctima. 

  • La presunta persecución política

Iglesias declaró que Gómez lo llamó por teléfono tras su entrevista en La Pecera y lo citó a una reunión. Allí, él le dijo que si iba a "retarlo" como lo había hecho en otra reunión que habían tenido en diciembre –donde según él su jefe le pasó viejas facturas de su tiempo en el gremio– no iría. A lo que Gómez le dijo que sería breve e Iglesias fue. 

En ese momento –siempre según la versión del sumariado– el fiscal de Corte le dijo que había "presiones" del gobierno y la sociedad para que hubiera "mano dura" en el caso de la violación del Cordón.

Consultadas por El Observador, fuentes de la Fiscalía General negaron que esos hayan sido los términos de la reunión entre Iglesias y Gómez.

  • Los casos archivados

Ya en su informe anterior Salvia había hecho énfasis en el breve plazo en el que Iglesias y su equipo archivó 299 casos. A su vez, en este nuevo informe realizó, a pedido del sumariado, un análisis comparativo con otras fiscalías. Pero según ella los resultados no controvierten su tesis inicial, que es que el fiscal archivó cientos de casos sin el análisis suficiente. 

Temas:

Juan Gómez Fiscalía General de la Nación

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos