Selección > NUEVO ACUERDO

Tabárez se hace eterno con la celeste

La AUF anunció la extensión del contrato del entrenador hasta el Mundial de Catar 2022; se renueva la apuesta a su proyecto y se abren interrogantes: ¿Quién será capaz de determinar el final de su ciclo? ¿Los resultados? ¿Tabárez?

Tiempo de lectura: -'

22 de septiembre de 2018 a las 05:00

El quinto ciclo de Óscar Washington Tabárez al frente de las selecciones nacionales comenzó a transcurrir este viernes en medio de la intervención de FIFA a la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF). El objetivo de renovar y reforzar el camino deportivo que la Celeste transita, los amistosos de octubre y noviembre, y nuevas tareas de asesoramiento en otras área del fútbol a nivel de todo el país, impulsaron a cerrar el acuerdo.

Esto, visto desde la perspectiva que permite descubrir con una mirada histórica un proceso que lleva 12 años, significa esperar que la renovación que amagó con una nueva generación de futbolistas en el combinado mayor en el segundo semestre de 2017 cristalice en nuevos éxitos y permanencia en la elite del fútbol Mundial.

Tabárez tiene dos grandes desafíos por delante: uno dentro y otro fuera del campo. El que está a la vista y que cambia el humor del hincha, exacerba los reclamos o intensifica los aplausos en la cancha, a partir de los resultados: ganar y profundizar un juego de propuesta por sobre el de respuesta que dominó desde 2006. El otro, el que está fuera: poner definitivamente un pie en el interior para explorar ese terreno virgen que tiene el fútbol uruguayo, que tanta materia prima aporta al fútbol pero que a lo largo de la historia fue vandalizado porque no se estableció un plan para preservar a los jugadores en su hábitat natural hasta que logran la madurez apropiada para llegar a la capital.

Tres etapas, tres momentos

En 12 años, el proyecto de Tabárez atravesó diferente instancias. En sus primeros cuatro años desarrolló un plan que le permitió establecer las nuevas pautas de trabajo, desde un cambio en la matriz y en la elección de los futbolistas.

El perfil de jugador ya no quedó atado a una buena actuación, sino a la regularidad en los rendimientos, al compromiso con la selección y el respeto a una forma de trabajar. Así fue como conformó un modelo que fue definido por algunos como un “grupo de amigos”.

Durante esos primeros cuatro años y los siguientes cuatro, hasta 2014, los nombres elegidos se repitieron. Entonces comenzó a generar un hilo conductor que se repitió. En esa carrera de postas, Diego Forlán, Diego Lugano, Sebastián Eguren y Sebastián Abreu, entre otros, formaron a Diego Godín, José María Giménez, Luis Suárez, Edinson Cavani. Ahora ellos son quienes llevan de la mano a Matías Vecino, Lucas Torreira, Rodrigo Bentancur, Federico Valverde.

Esos primeros cuatro años fueron largos. Supo de momentos críticos y de instancias en las que su continuidad estuvo jaqueada. Sorteó la intención del presidente José Luis Corbo, de sustituirlo en la Copa América 2007, y se mantuvo en el peor momento, en el cierre de las Eliminatorias para el Mundial de 2010.

Entre 2010 y 2014 consolidó su plan. Ganó la Copa América de 2011 –el único título en los 12 años con la selección mayor–, agotó los últimos aportes de las figuras que había deslumbrado en Sudáfrica 2010 y trabajó en profundidad en el proyecto de juveniles que comenzaba a abastecer a la selección mayor.

En esa etapa supo del récord histórico de partidos sin perder, y también de la crisis post Londres 2012, en la que quedó seriamente comprometido su trabajo. En otras circunstancias y sin los seis años que llevaba al frente de la selección, hubiera sido cesado. Los reclamos por ver otro juego en la selección se fueron acentuando.

Entre 2014 y 2018 renovó los votos. Inició una transformación en el plantel y apostó a una nueva generación de futbolistas, con la base de los jóvenes de los dos ciclos anteriores. A los reclamos sobre a su propuesta futbolística respondió con un quiebre inesperado, en el segundo semestre de 2017.

Su proyecto de desarrollo del fútbol del interior recibió los primeros guiños, pero estuvo lejos de profundizar en la medida que buscaba.

Camino a Catar 2022

Con el nuevo acuerdo que anunció la AUF este viernes, quedó establecida la continuidad del entrenador hasta 2022, si Uruguay clasifica al Mundial de Catar. En caso contrario será en octubre o noviembre de 2021, al finalizar las Eliminatorias. En sus manos tiene lo último de los mejores goleadores de la historia (Luis Suárez y Edinson Cavani), y lo mejor de una generación de volantes de buen pie (Bentancur, Valverde, Nandez, Matías Vecino, Lucas Torreira) que llegan para brindar al fútbol de la selección una mirada diferente.

Con esos elementos a mano, la Copa América de Brasil 2019, que se disputará entre junio y julio, ofrece para Uruguay una oportunidad única de encontrar a jóvenes capaces de confirmar y a los experientes que tendrán la última ocasión de mostrar de lo que son capaces.

El Mundial de 2022 tendrá a los jóvenes consolidados, pero a los veteranos muy cerca del retiro de la selección y lejos de su mejor expresión futbolística.

¿Tabárez eterno?

En este nuevo escenario, en donde los cuestionamientos a Tabárez quedan reducidos por la transformación que el entrenador promovió en las  selecciones y por un aporte para el crecimiento futbolístico de la AUF, se plantea un interrogante que nadie parece capaz de responder: ¿Quién podría establecer el final al trabajo de Tabárez si fuera necesario? ¿Los resultados? No. Por lo sucedido en los últimos 12 años (2007, 2009, 2012-2013, 2017), no hubo crisis deportivas capaces de promover cambios, porque su proyecto ofrece confianza. Entonces, ¿quién? Solo el propio Tabárez es capaz de ello. Porque está demostrado que en una institución debilitada, en donde bajo la actuación del mismo entrenador pasaron siete presidentes y en la que la gestión de quien está al frente del proyecto no admite cuestionamiento, salvo por el gusto futbolístico, nadie parece tener altura suficiente ni enfrentar el peso de esa decisión para establecer límites al entrenador récord del fútbol uruguayo que inició el ciclo para completar 18 años como DT de la AUF. l

LOS NÚMEROS DEL ACUERDO CON EL MAESTRO

El acuerdo económico de Óscar Washington Tabárez con la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) mantiene la base del contrato que suscribieron en 2010, cuando el entrenador cuadruplicó su salario, luego de ser el peor pago de los 32 que asistieron al Mundial de Sudáfrica.

El primer vínculo de Tabárez con la AUF, en marzo de 2006, fue por una remuneración mensual de US$ 20.000 para todo su cuerpo técnico. En ese momento los entrenadores de Nacional y Peñarol recibían salarios que duplicaban la cifra del DT de la selección. Después de la Copa América de 2007, el contrato se ajustó a US$ 25.000.

Cuando Tabárez y Sebastián Bauzá se sentaron a hablar sobre la primera renovación hubo un asunto que generó pánico en los dirigentes del fútbol uruguayo: el salario del DT. El entrenador le expresó al presidente su intención de establecer un salario acorde a la responsabilidad y elevar el listón para sus sucesores, cuando se expresó públicamente en torno a su remuneración.

Ese acuerdo fue el que se extendió en el tiempo y que se renovará por segunda vez, después de la firma de 2014. El cuerpo técnico de la selección percibe US$ 125.000 mensuales, que deducidos los impuestos el ingreso asciende a US$ 80.000.

 

AUF EXPLICÓ LAS RAZONES DE LA CONTRATACIÓN

La AUF anunció la extensión del vínculo con Tabárez a través de un comunicado que firmó la Comisión Regularizadora. En el mismo, en 12 párrafos, explica las razones de la decisión. Expresa que “visto los amistosos de octubre ante Corea del Sur y Japón, el de noviembre ante Francia, la China Cup en marzo de 2019, la Copa América de Brasil y el inicio de las Eliminatorias”; que posee la facultades para realizar la contratación; que existen ingresos y recursos para atender las erogaciones del contrato; que consultados informalmente representantes de diversos clubes y grupos de interés que en su amplísima mayoría confirmaron la conformidad con la renovación del contrato propuesto; que el cargo no es solo de entrenador sino que también incluye tareas de extensión y asesoramiento en otras área del fútbol a nivel de todo el país; que se hará cargo de la dirección y coordinación del proceso de todas las selecciones masculinas; y debido a los resultados y el prestigio recogido, fueron las razones para extender el vínculo con el DT.

La primera decisión de Tabárez en su nuevo ciclo será la lista de futbolistas reservados del exterior para los partidos ante Corea del Sur y Japón, que se disputarán en octubre. El plazo para presentar la nómina de jugadores es el domingo.

 

LOS NÚMEROS DEL MAESTRO

185 partidos dirigidos al frente de la selección uruguaya. Ganó 90, empató 47 y perdió 48.

5 ciclos firmó el entrenador con la AUF. El primero entre 1988 y 1990 y los cuatro últimos 2006-2010, 2010-2014, 2014-2018 y 2018-2022.

14 competiciones oficiales. Eliminatorias: Italia 1990, Sudáfrica 2010, Brasil 2014 y Rusia 2018; Copa América: Brasil 1989, Venezuela 2007, Argentina 2011, Chile 2015 y Centenario 2016; Copa del Mundo: Italia 1990, Sudáfrica 2010, Brasil 2014 y Rusia 2018; Copa de las Confederaciones: Brasil 2013.

55 goles marcó Luis Suárez con la selección y es el máximo artillero de la historia de la AUF. Con la Celeste debutó en 2008.

125 partidos jugó Maximiliano Pereira, quien se transformó en el jugador con más partidos disputados con la selección. Debutó con Tabárez en 2006.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...