Nacional > PARTIDO COLORADO

Talvi quiere cambiar imagen de que diplomáticos “andan de cóctel en cóctel”

Buscará que los más jóvenes de la cancillería conozcan el interior y el sector productivo del Uruguay para representar mejor al país

Tiempo de lectura: -'

12 de abril de 2019 a las 16:08

El embajador Agustín Espinosa consiguió algo de dinero, un ómnibus y metió a varios terceros secretarios a bordo. El destino: el Uruguay real. Espinosa –quien llegó a ser un embajador senior de la cancillería tras 40 años de trayectoria- en 1985 era director general de Asuntos Técnicos y Administrativos del ministerio de Enrique Iglesias y no podía tolerar que los más jóvenes del Servicio Exterior sufrieran el “síndrome del Palacio Santos”, que es valorar la realidad uruguaya desde Colonia y Cuareim.

En su periplo visitaron fábricas, tambos, mataderos, intendencias, escuelas, hospitales. Estuvieron en Bella Unión en su peor momento. Hablaron con alumnos, profesores, productores. Con el padre Cacho caminaron las calles del barrio Borro en Montevideo para que los recién iniciados en la cancillería tuvieran noción de lo que era un cantegril.

Esa experiencia –única en el Uruguay pero muy usada por otros servicios como el peruano o países de Europa- marcó a todos los participantes e incluso a Espinosa. Tanto es así que hoy, 34 años después, Espinosa llevó a esa idea al conjunto de propuestas que elaboró para el precandidato colorado, Ernesto Talvi (Ciudadanos), en materia de política exterior.

La idea aparece en uno de los dos documentos que el embajador entregó al precandidato y que hoy forman parte de sus bases programáticas. Los documentos no analizan escenarios regionales o internacionales sino que abordan aspectos internacionales y de procedimiento. Uno de ellos plantea los lineamientos en materia de política exterior (excluyendo inserción comercial que es parte del trabajo de otro grupo) y el otro las bases para un nuevo servicio diplomático.

En ese contexto Espinosa dice que los funcionarios diplomáticos tendrán que trabajar dentro de las cámaras empresariales, visitar fábricas, saber los productos que se están vendiendo y conocer el interior del país. “No saben lo que es una quesería, no visitan frigoríficos, no conocen la cosecha de arroz, no visitan la frontera. No se representa bien lo que se conoce”, dijo Espinosa a El Observador.

La idea es que este proceso de aprendizaje se dé justamente durante el ejercicio de formación del diplomático –cuando recién ingresan- y también cuando vuelven en los llamados cursos de especialización. “Hay que conocer el dilema de los productores: ir a la cosecha de las manzanas, visitar las bodegas, ver qué pasa con el vino”, agregó.

Pero fundamentalmente la intención de esta propuesta también es generar un contacto con el ciudadano. “Van a representar mejor esos intereses cuando se sensibilicen ante la situación de la gente”, afirmó. Asimismo al asesor de Talvi le parece importante “desmitificar” la mala imagen que el servicio tiene en buena parte de la población y explicar en su justa medida qué es lo que los diplomáticos hacen por el país. “El impacto no está bien comunicado. Por eso la imagen de que los diplomáticos andan de cóctel en cóctel”.

Espinosa entiende que el servicio tiene una cantidad adecuada de funcionarios y una dotación presupuestal suficiente, sin embargo propone que los funcionarios logren una mayor “especificidad”. También considera que la facultad del Ejecutivo de hacer designaciones políticas “ha tenido en general consecuencias nefastas para la necesaria profesionalización del servicio diplomático” y llama a un uso razonable del instrumento para no generar “disfunciones graves” en la implementación de la política exterior del país.

La propuesta pone de manifiesto la necesidad de reglamentar la “inspección de embajadas” a los efectos de tener un mayor control del desempeño de los representantes uruguayos en el exterior y como forma de “neutralizar eventuales desvíos de conducta en el ejercicio de la función diplomática”.

Por último la propuesta programática incluye mejorar la coordinación entre la cancillería y Uruguay XXI o fusionar la agencia con el ministerio. “Tal vez sea necesario efectuar modificaciones legales y administrativas a fin de evitar la duplicación de funciones de este instituto con la Dirección de Inteligencia y Promoción Comercial de la cancillería. Incluso habría que pensar en una fusión entre Uruguay XXI y la Cancillería como forma incluso de neutralizar la politización que hoy predomina en la conducción de este instituto”.

Política exterior de estado

Si el viaje al interior del año 1985 marcó una propuesta para el Servicio Exterior, la decisión de Iglesias de aceptar el mando de la cancillería sobre la condición de que todos los partidos políticos firmaran un documento en el que se ponían de acuerdo sobre lo que -en aquel momento- eran los temas más significativos para el Uruguay constituye el espejo más importante que Espinosa miró para armar los lineamientos en materia de política exterior.

La ausencia de una política exterior de estado es un lujo que un país chico no se puede dar, según Espinosa. Por eso una de las propuestas es fijas las bases de una política exterior de estado sobre las bases de un triángulo: la promoción de la democracia, la protección de los derechos humanos y el respeto y defensa del Derecho Internacional.

Las propuestas también incluyen la recuperación de espacios en foros multilaterales con capacidad de propuesta y evaluar la presencia de Uruguay en organizaciones como la Unasur. Se pide abandonar los criterios “decimonónicos”, como la reciprocidad, que siguen alentando la distribución de representaciones diplomáticas y consulares en el mundo y se propone “redimensionar” esta red de acuerdo al interés nacional. Asimismo se propone la creación de sistemas de previsión y análisis de política exterior, como sucedió durante la cancillería de Iglesias y Álvaro Ramos con los encuentros de trabajo en el hotel Nirvana.

Por último, Espinosa señaló que es necesario “mejorar lo que está bien” y se refiere específicamente a la política de vinculación con los uruguayos que viven en el exterior –que llama a despojarla de ideología y cálculos político electorales– y, a su vez, se refiere a las misiones de paz: la mejor muestra de representación uruguaya en el mundo. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...