Cargando...
BBC
The basement in Bucha

BBC News Mundo > GUERRA RUSIA UCRANIA

Ucrania: el campamento de niños que se convirtió en un campo de ejecución

Más de 1.000 civiles murieron en Bucha durante un mes bajo la ocupación rusa, pero la mayoría no murió a causa de la metralla o los bombardeos, sino que fueron asesinados a tiros por soldados rusos

Tiempo de lectura: -'

16 de mayo de 2022 a las 18:09

Desde que las fuerzas rusas fueron expulsadas de Kiev a finales de marzo, se han descubierto los cuerpos de más de 1.000 civiles en la región de Bucha, muchos de ellos enterrados apresuradamente en tumbas poco profundas.

La periodista de la BBC Sarah Rainsford ha estado investigando lo que sucedió en un campamento de verano para niños, que ahora está siendo tratado como una escena del crimen.

*Este reportaje contiene material que algunos lectores pueden encontrar perturbador*

Short presentational grey line
BBC

Es fácil pasar por alto el lugar de la matanza al principio en la oscuridad. Pero en un sótano frío y húmedo al borde del bosque que convirtió a Bucha en un popular lugar de escapada antes de la guerra, obligaron a cinco hombres ucranianos a arrodillarse y les dispararon en la cabeza.

A la derecha de la entrada, hay piedras cubiertas de sangre que ahora es de color rojo oscuro. Entre ellas hay un sombrero de lana azul con un orificio de salida en un lado y el borde empapado en sangre. En la pared, conté al menos una docena de agujeros de bala.

Una marca forense dejada en el sótano.
BBC
Una marca forense dejada en el sótano.

Un par de pasos más allá están los restos de un paquete de raciones militares rusas: una lata abierta de papillas de arroz con carne de res y un paquete vacío de galletas saladas.

Un nombre pintado con graffiti en una pared es un recordatorio de que la escena es un campamento para niños. Pero cuando las tropas rusas se trasladaron a Bucha, en las afueras de la capital, a principios de marzo, Camp Radiant se convirtió en un campo de ejecución.

La historia de los asesinatos en los campamentos de verano es escalofriante, pero también lo es este detalle: más de 1.000 civiles fueron asesinados en la región de Bucha durante un mes bajo la ocupación rusa, pero la mayoría no murió a causa de la metralla o los bombardeos.

Más de 650 fueron asesinados a tiros por soldados rusos.

Ahora Ucrania está buscando a sus asesinos.

Short presentational grey line
BBC

El caso de Volodymyr

Volodymyr Boichenko vivía en Hostemel, justo al final de la carretera de Bucha y cerca del aeródromo donde aterrizaron las primeras fuerzas rusas para tratar de derrocar al gobierno de Ucrania.

Cuando su hermana, Aliona Mykytiuk, decidió huir antes de que los combates la alcanzaran, le suplicó a Volodymyr que se fuera con ella. Era un civil, no un soldado, pero quería quedarse y ayudar.

Así que pasó los días buscando en Hostemel comida y agua para llevarles a los vecinos, incluidos los niños, que estaban atrapados en sus sótanos por los constantes bombardeos y ataques aéreos rusos.

Volodymyr, un sociable parlanchín de 34 años que había viajado por el mundo en la marina mercante, llamaba a su familia desde Hostemel la mayoría de los días para asegurarles que estaba a salvo.

Aliona esperaba con nerviosismo sus breves llamadas: sabía que tenía que trasladarse a un terreno más alto para obtener una conexión y que si el bombardeo era intenso era imposible salir del refugio antibombas.

Cuando los suministros se agotaron, instó a su hermano a intentar escapar, pero para entonces las carreteras estaban bloqueadas.

Volodymyr bebiendo de un coco
Boychenko family
Volodymyr Boichenko viajó por el mundo con la marina mercante.

La última vez que Aliona supo de él fue el 8 de marzo. Volodymyr no era del tipo demostrativo, pero ese día le dijo a su hermana que no se preocupara por él.

"Él me dijo 'Realmente te amo', y fue muy doloroso escuchar eso", solloza Aliona, frotándose los ojos con fuerza pero sin poder detener las lágrimas. "Había miedo en su voz".

Cuatro días después, Volodymyr fue visto por vecinos cercanos a Promenystyi, como se le conoce aquí, o Camp Radiant. Luego desapareció.

En marzo, los combates en torno a Kiev fueron intensos y la pequeña ciudad de Bucha estuvo en el epicentro. La retirada de las tropas rusas a principios de abril reveló escenas que conmocionaron al mundo: los cuerpos de los residentes tirados en las calles donde les habían disparado.

Moscú le dice a cualquiera que escuche que los asesinatos son un montaje, una idea que es tan retorcida como evidentemente falsa.

Decididos a hacer que los responsables rindan cuentas, los investigadores ucranianos están ocupados recopilando pruebas contundentes en el territorio que ahora vuelve a estar bajo su control.

"No sabemos cuáles son los planes de Putin, así que estamos trabajando lo más rápido posible en caso de que arroje una bomba y destruya todas las pruebas", dice el jefe de la policía regional de Kiev, Andrii Niebytov.

Esa evidencia incluye un campo lleno de autos civiles perforados con múltiples agujeros de bala, ahora apilados en el borde de Bucha.

Son vehículos que fueron baleados cuando las familias intentaban huir. Uno todavía tiene un trozo de tela blanca en la ventana, colgado para mostrar a los soldados que sus ocupantes no eran una amenaza. Si te acercas demasiado, percibirás el olor enfermizo de la muerte.

Carro con bandera blanca y huecos de balazos
BBC
Una bandera blanca no impidió que este auto fuera atacado.

"Los odio con cada célula de mi ser"

Cuando se descubrieron los cuerpos debajo de Camp Radiant el 4 de abril, Volodymyr Boichenko estaba entre ellos. Aliona había pasado semanas llamando frenéticamente a hospitales y morgues. Ese día le enviaron una fotografía para identificarla. Sabía que era su hermano incluso antes de que se hubiera descargado la imagen.

"Los odio con cada célula de mi ser", llora Aliona, sobre los asesinos de Volodymyr. "Sé que está mal decir eso sobre las personas, pero no son humanos. No hubo un solo trozo en los cuerpos de esos hombres que no haya sido golpeado".

Ilona and Alona, Volodymyr's sister
BBC
Aliona, la hermana de Volodymyr, con su prima Ilona.

Los cinco hombres habían sido encontrados agachados sobre sus rodillas, con la cabeza gacha y las manos atadas a la espalda.

"Sabemos que habían sido torturados", le dijo el jefe de policía a la BBC. "El ejército ruso ha cruzado la línea de cómo se lleva a cabo la guerra. No estaban luchando contra los militares en Ucrania, estaban secuestrando y torturando a la población civil".

Ni la Oficina del Fiscal ni el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU, por sus siglas en ucraniano) revelarán los detalles de las investigaciones en curso, pero algunos militares rusos fueron tan descuidados al cubrir sus huellas que es probable que haya pistas considerables con las que trabajar.

Las unidades de defensa territorial ucranianas incluso han descubierto listas de soldados en algunas posiciones abandonadas. Uno parece ser parte de una rotación para el servicio de basura, otro incluye detalles del pasaporte y números de teléfono móvil.

El jefe de policía regional de Kiev, Andriy Nebytov
BBC
El jefe de policía regional de Kiev, Andriy Nebytov, está trabajando rápido para reunir pruebas

Con un volumen de trabajo tan grande (más de 11.000 posibles casos de crímenes de guerra registrados hasta el momento), los servicios de seguridad de Ucrania han pedido ayuda a los civilescon más conocimientos digitales.

"Siento una llamada al deber", dice Dmytro Replianchuk, un periodista de slidstvo.info que trabajó para exponer la corrupción dentro de los cuerpos policiales de Ucrania antes de la guerra.

Ahora ha unido fuerzas con los fiscales buscando en Internet datos adicionales para ayudar a atrapar a presuntos criminales de guerra.

"Entiendo que será muy difícil y muchos casos no se resolverán. Pero en estas semanas, es importante encontrar la mayor cantidad de información posible", explica Dmytro.

La unidad 6720

Encontramos una pista potencial entre la basura en Camp Radiant: el envoltorio de un paquete enviado por una mujer llamada Ksyukha a un soldado ruso cuyo nombre y unidad militar están claramente marcados.

La unidad 6720 tiene su sede en Rubtsovsk, en la región de Altai en Siberia. Se ha relacionado con Bucha antes cuando los soldados de la ciudad fueron captados por CCTV enviando paquetes gigantes a familiares llenos de bienes que habían saqueado de hogares ucranianos.

Todavía no podemos estar seguros de si los soldados de Rubtsovsk tenían su base en el campamento de niños o si estaban allí cuando mataron a los hombres. La policía primero necesita establecer una hora más precisa de la muerte.

"Estamos trabajando en ello, pero no es algo rápido", explica Niebytov. "Ese campamento era un cuartel general, por lo que habría habido un comandante. Los soldados no podrían haber ejecutado a nadie sin el conocimiento del comandante. Así que primero encontraremos a los organizadores y luego buscaremos a los ejecutores".

Al otro lado de la carretera de Camp Radiant, detrás de una iglesia salpicada de metralla, un rincón de Bucha está mostrando lentamente nuevos signos de vida.

Jóvenes corretean por el patio, mientras un hombre coloca láminas de madera en las ventanas que se quebraron cuando la ciudad estaba siendo bombardeada constantemente. Y una pequeña tienda acaba de reabrir para servir a otros que ahora regresan para comenzar sus propias reparaciones.

Femilia en un cementerio de Bucha
BBC
Todavía se están cavando tumbas frescas en Bucha.

Mientras los vecinos se cruzan, hablan sobre los días en que los tanques rusos invadían su ciudad, los soldados que disparaban salvajemente y los que deambulaban borrachos por las calles, irrumpiendo en las casas y robándolas.

Y recuerdan al hombre de la localidad que escapó a su bloque de pisos desde el campamento de verano de enfrente, y al que habían albergado a pesar del riesgo.

Viktor Sytnytskyi no conocía Camp Radiant antes, pero todos los detalles que da coinciden. Ahora está en el oeste de Ucrania y me contó su historia por teléfono, llamándome desde su auto para no alterar a su madre.

Fue a principios de marzo cuando los soldados rusos agarraron a Viktor en la calle. Le ataron las manos y le bajaron el sombrero hasta los ojos, luego lo arrastraron a un sótano que está seguro estaba en los terrenos del campamento de niños.

Mosaico de niños bailando en Camp Radiant
BBC
Camp Radiant está decorado con mosaicos de niños felices jugando; ahora es la escena del crimen.

Allí, los rusos le echaron agua en las piernas para que se congelaran y le apuntaron con una pistola a la cabeza.

"Seguían diciendo: '¿Dónde están los fascistas? ¿Dónde están las tropas? ¿Dónde está Zelensky? Uno de ellos mencionó a Putin, así que dije algo grosero y me golpeó", recuerda Viktor.

Recuerda estar enojado con sus captores y sentirse aterrorizado. Había trabajado en Moscú en el pasado con hombres de Siberia y estaba horrorizado de que los rusos ahora pudieran tratarlo con tanta brutalidad. Más aún, cuando uno de los soldados reveló que él también era de Siberia.

Viktor le dijo que estaba triste de que las cosas hubieran llegado a esto.

"Lo triste es que nuestros abuelos lucharon juntos contra los nazis y ahora ustedes son los fascistas", fue la respuesta enfadada del ruso.

"Me dijo: 'Tienes hasta la mañana para recordar lo que has visto, y si no, te fusilan'".

Esa noche, Viktor tuvo suerte. Hubo fuertes bombardeos y cuando se dio cuenta de que sus captores ya no lo vigilaban, corrió para salvar su vida.

"Calculé que tenía más posibilidades de sobrevivir bajo los bombardeos que si me quedaba en ese sótano. Ya me habían puesto el arma en la cabeza. ¿Cuánto les costaría apretar el gatillo?"

Short presentational grey line
BBC

Entierro

Después de estar en una fosa común en del campamento de niños, Volodymyr Boichenko ha recibido ahora un entierro digno bajo los cerezos en flor en el antiguo cementerio de Bucha.

Después de su funeral, Aliona dice que finalmente volvió a ver el rostro de su hermano en sus sueños, como si él la estuviera consolando.

Tumba de Vladimir Boychenko
BBC

Pero ella todavía tiene muchas preguntas. La cruz en la tumba de Volodymyr está marcada solo con su cumpleaños, no con la fecha de su muerte, porque la familia no tiene idea de cuándo le dispararon.

Es posible que nunca lo sepan, a menos que se pueda encontrar al comandante ruso que se hizo cargo de Camp Radiant.

Sin embargo, como todos en Bucha, saben que los civiles no solo están atrapados en esta guerra. Están siendo atacados por soldados rusos que no conocen las reglas de la guerra o no les importan.

Fotografías de Sarah Rainsford a menos que se indique lo contrario

Reportería adicional: Daria Sipigina, Mariana Matveichuk y Tony Brown


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

BBC

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...