Latinoamérica 21 > LATINOAMÉRICA 21

Un año de proceso: ¿ha llegado la paz a Colombia?

Es aún difícil hablar de paz en Colombia, un país que ha sufrido la violencia durante décadas

Tiempo de lectura: -'

21 de diciembre de 2017 a las 05:00

Por David Castells-Quintana

Hace poco más de un año se firmó en Colombia el acuerdo de paz entre la guerrilla de las FARC y el gobierno bajo una gran expectativa nacional e internacional. Aunque no exento de controversia y crítica, el acuerdo fue un momento histórico para el país. Pasado un año, ¿qué podemos decir sobre la paz en Colombia?

Es aún difícil hablar de paz en Colombia, un país que ha sufrido la violencia durante décadas, sino siglos.

Las FARC, como grupo subversivo, estuvo activo durante 50 años, pero tras el acuerdo, ha sido reconvertido, a pesar de lapolémica y el rechazo social, en partido político. Pero la violencia en Colombia va más allá del conflicto con las FARC. Otros grupos guerrilleros comoel ELN (Ejército de Liberación Nacional), aunque de menor tamaño que las FARC,siguen activos a pesar de que actualmente se encuentra en negociaciones con el gobierno. Grupos paramilitares aún acampan a sus anchas en varias zonas del país. Y las bandas criminales, conocidas como BACRIM,siembran el terror entre civiles en ciertas regiones. Todas organizaciónes vinculadas directa o indirectamente al narcotráfico que sigue sembrando la violencia en amplias zonas del país.

Tras décadas de conflicto, la violencia se ha vuelto endémica en Colombia, un país en el que el uso de la fuerza se ha vuelto excesivamente extendido. Y es que la violencia tiene raíces profundas. La pobreza, la gran desigualdad, la segregación e injusticia social, así como los métodos de producción y las jerarquías de explotación, siguen siendo lastres que impiden el fin real de la violencia en Colombia, así como en otros países de América Latina.

Dicho esto, cifras recientes animan al optimismo. En un artículo del 22 de noviembre, el diario colombiano El Espectadorafirmaba, basado en datos dela Unidad para las Víctimas,que tras la firma del acuerdo las hostilidades se han reducido a mínimos. Mientras que antes de los diálogos el conflicto dejaba alrededor de 3000 muertes al año entre civiles y combatientes, en el 2017 esa cifra se redujo a 78, por lo que se evitaron entre 2000 y 30000 muertos desde agosto de este año. De forma similar, el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (CERAC)enfatiza en que el número de desplazados, en un país donde el conflicto dejó más de 7 millones de desplazados forzados, se redujo considerablemente al igual que el número de heridos por minas antipersonales. También ha descendido fuertemente el número de secuestros y con ello la angustia diaria de muchas familias.

En cuanto a la presenciaterritorial, se estima que antes del proceso de paz las FARC llegaron a dominar 242 municipios, predominantemente rurales, de los 1122 del país. Tras los acuerdos, y según la Fundación Paz y Reconciliación, en estos municipios los indicadores de violencia se han reducido significativamente. Por último, aunque aún no hay cifras claras, se estima que la reducción de la violencia se traduce en mayor inversión extranjera y turismo en el país, con positivos efectos para la economía y el empleo.

A pesar de los avances, la sociedad colombiana sigue dividida entre defensores y retractores de los acuerdos con las FARC y la tensión social sigue muy a flor de piel. A esto se suma quelos territorios "abandonados" por las FARCcorren el riesgo de caer en manos de otras fuerzas al margen de la ley, por lo que aún es demasiadopronto para poder sacar concluciónes.Por ello,para seguír consilodando estas cifras hace falta que el proceso no se detenga y que se siga avanzandoen los puntos aún pendiente como la reinserción, el desarrollo institucional y el progreso social, sin lo cual la paz nunca terminará de llegar.

¡Desde Latinoamérica21 les deseamos a todos los latinoamericanos una muy feliz y pacifica navidad!

*David Castells-Quintana es colombiano, doctor en economía y profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, especializado en economía internacional, economía urbana y desarrollo económico. Ha publicado recientemente Los Retos de un Planeta Abarrotado (RBA Editores, 2017).



Comentarios