Economía y Empresas > BALANCE Y PERSPECTIVAS

Un cierre de año para el olvido pero con perspectiva de cambio

El 2020 fue un trago amargo para varios sectores de la economía uruguaya; la recuperación del empleo asoma como el gran desafío para el año que comienza

Tiempo de lectura: -'

02 de enero de 2021 a las 05:04

Como un manto negro para la actividad económica, la pandemia del covid-19 emparejó a la mayoría de los sectores y dejó empresas cerradas, desempleo y desazón. Ese es el saldo nefasto al cierre de 2020.

Quienes desarrollaron una mirada más sabia, recogieron algunos aprendizajes, pero el común denominador fue tomar  los pedazos del destrozo y tratar de barajar las cartas para 2021. Por supuesto hubo excepciones –siempre las hay– y sectores como el e-commerce o algunas TIC que no solo sobrevivieron, sino que multiplicaron sus ventas.

Algunas áreas de la actividad empezaron a registrar números algo positivos en un panorama alicaído hacia el último trimestre del año, pero la expansión y rebrote del virus tiñó de rojo el ambiente y las nuevas medidas sanitarias de repliegue, volvieron a aplanar esa tenue tendencia al alza.

De hecho, la intención de compra de los consumidores para las últimas fiestas de fin de año y enero, circunscriptos en las famosas burbujas que recomiendan los expertos y el gobierno para contener el virus, está marcada por la baja, según la última encuesta de la Cámara de Comercio e Industrias.

Para 2021, no obstante, la mirada es alentadora porque llegará la vacuna contra el covid-19 que salvará vidas en una primera fase y dará lugar a la reactivación económica en la segunda, o quizás todo junto en un proceso de mejoramiento.

La recuperación será difícil y más lenta de lo pensado coincidieron los voceros consultados por El Observador pero no hay dudas de que llegará y será más evidente en el segundo semestre del año que en el primero.

Industrias, costos y relaciones sindicales

“Vimos una recuperación de la industria en octubre, pero no en los empleos, que fue solo de menos del 50%; esa será nuestra principal preocupación para 2021”, señaló a El Observador Alfredo Antía, presidente de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU).

Puso énfasis en que el panorama industrial del año próximo dependerá directamente de la evolución de la pandemia y de la capacidad para superar el estrés sanitario.

Las expectativas más alentadoras recaen en los beneficios que a su entender tendrá el nuevo reglamento de la Ley de Inversiones y de la derogación del decreto de las ocupaciones sindicales en las empresas.

La agenda de CIU para 2021 incluirá trabajar sobre las reformas de disposiciones que permitan bajar los costos del país, como el costo energético.

“La comisión que está estudiando el precio de paridad de importación (de los combustibles )se traza un plazo de tres años, nos parece excesivo. Los tiempos que maneja la administración no son los mismos que las urgencias de las empresas por la rentabilidad”, comentó Antía.

Sobre la ley de Presupuesto, que habilita a que en los puertos se desmonopolice el combustible que comercializa hoy Ancap, el presidente de los industriales se mostró crítico.

 “No es posible que los barcos puedan cargar combustible más barato en las zonas francas y aeropuertos, pero las industrias instaladas no, a pesar de que compiten en un mundo donde los combustibles son más baratos; eso marca un debe de Uruguay”, señaló el presidente de la Cámara de Industrias

Otro de los ejes a barajar serán las relaciones sindicales. La CIU tendrá reuniones con la Confederación de Sindicatos Industriales para discutir sobre las pérdidas de empleo y la flexibilidad que deberá adoptar la industria ante la tecnificación acelerada, anunció Antía.

La OIT realizó observaciones para que se corrija la Ley de Negociación Colectiva para que solo puedan fijar los mínimos de la categoría y que todas las demás decisiones pasen por la negociación bipartita de empresas y sindicatos de rama (o empresas y trabajadores de empresas en caso de que no existan sindicatos). La CIU tendrá ese tema también en su agenda en los próximos meses.

Comercio y servicios ante el “país blindado”

El sector de comercio y servicios sufrió su mayor caída, del orden del 30% en el segundo trimestre del año. El país con las fronteras cerradas, sin turismo extranjero, echó por tierra los planes de recuperación para la temporada veraniega que abarca los primeros meses de 2021, y el aliciente de que el turismo interno pudiera compensar en algo fue un suspiro que poco duró con el aumento de contagios que se dio en las últimas semanas.  De hecho, las primeras evaluaciones que realizaron los operadores turísticos del arranque de la temporada pautó un flaco desempeño; playas semivacías pautaron la primeras postales en varias zonas.

Según Julio Lestido, presidente de la Cámara de Comercio y Servicios, la caída del sector será del orden del 18% al cierre de 2020.

“La actividad está bastante frenada y hay menos gente en la calle y eso significa menos ventas. Los sectores han tenido comportamientos diferentes. Comunicaciones (TIC) y e-commerce vienen caminando bien, pero con el país blindado no se terminan de recuperar otras áreas. La gente está cancelando alquileres en los balnearios. Hay que cuidarse desde el punto de vista sanitario, pero nos estamos achicando”, advirtió Lestido. Para 2021, el presidente de esta Cámara proyecta un crecimiento de entre 3% y 4%, que se verá más claramente –vacuna contra el covid-19 mediante– hacia fines de ese año.

“Las ventas y las inversiones en 2021 también dependerán del ánimo de la gente, que ahora está afectada porque algunos sectores no levantan; volver a tener que cuidarse desde el punto de vista sanitario influye en el ambiente de negocios”, afirmó Julio César Lestido, presidente de la CNCS.

“Es difícil hacer proyecciones para 2021 sin turismo extranjero. Si las vacunas contra el covid-19 demoran, la incertidumbre será más grande, por ahora hay esperanzas”, concluyó.

Sobre los shoppings, que son un motor importante en este sector, se prevé que continúen funcionando como hasta ahora, a ritmo de las indicaciones que va marcando el gobierno según el avance de la pandemia.

 La extensión del horario no es vista con buenos ojos por todos los comerciantes dado que esto no representa necesariamente más ventas, y sí más costos en empleados e insumos.

Construcción con la mira en UPM
El sector de la construcción se mueve en torno a tres grandes áreas: la inversión privada en vivienda, la inversión privada comercial y la inversión pública. Esta última es la que presentará más debilidad para el año próximo año, debido a un Presupuesto austero.
Las mejores proyecciones para 2021 están en la inversión privada por el impulso de UPM, mientras que la inversión privada de vivienda arroja perspectivas moderadas, facilitadas fundamentalmente por la ley de vivienda promovida y la de proyectos de gran dimensión económica.
“Habrá crecimiento en 2021, pero no sé qué tan vigoroso sea”. Al hacer un balance de 2020”, comentó Diego O´Neill, presidente de la Cámara de la Construcción.
El empresario indicó que hubo una cara positiva y otra no tanto. “La cara positiva es que mantuvimos la actividad casi todo el tiempo de la pandemia, las empresas y unos 45 mil trabajadores conservaron sus trabajos en las obras y casi no hubo covid-19 en el sector. La negativa es que los datos de la actividad reportados por el Banco Central muestran una caída del 7,7% en el tercer trimestre del año, respecto al mismo período de 2019”,  indicó.
La agenda de 2021 dará prioridad a la búsqueda de alternativas para que se hagan más obras públicas de infraestructura en el país, sin mayores rezagos. “Se necesita una inversión mayor que la indicada en el Presupuesto”, afirmó O´Neill.

Exportaciones atípicas

El mundo entero consumió menos durante la pandemia y eso afectó las exportaciones uruguayas, que explican casi un 30% del PIB uruguayo. Teresa Aishemberg, gerenta general de la Unión de Exportadores, afirmó que se observaron algunos comportamientos atípicos, en la medida en que algunos países no encontraron determinados productos en sus mercados internos durante la pandemia y recurrieron a Uruguay.

Un caso en esa línea se dio con EEUU, que compraba carne en distintos mercados, pero dejó de hacerlo en algunos de ellos y aumentó las importaciones desde Uruguay al privilegiar los protocolos sanitarios de este país. De esta forma,EEUU que venía en séptimo lugar como destino de las exportaciones uruguayas, pasó al segundo en un ranking dominado por China.

 

“La pandemia sigue golpeando a los mercados, así que la recuperación en 2021 demorará y tendrá altibajos. Calculamos que faltan unos cuatro años para alcanzar los niveles de 2019”, afirmó la gerenta de la Unión de Exportadores, Teresa Aishemberg. 

 

Las exportaciones de software,farmacéutica y nuevas tecnologías son las más auspiciosas para 2021, tal como lo fueron en 2020.

Aishemberg agregó que el panorama de 2021 en exportaciones seguirá siendo de gran incertidumbre, dependiendo de lo que pase en el resto del mundo, con los coletazos de la crisis de Argentina, Gran Bretaña con el brexit, la compleja realidad de Brasil y de otras partes del mundo.

“Hay firmas de acuerdos comerciales en otras zonas, pero acá son más lentas”, recordó.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...