Opinión > Análisis / Claudio Romanoff

Un gobierno lento de reacciones

La comunicación oficial denota falta de iniciativa política frente al enojo

Tiempo de lectura: -'

12 de mayo de 2018 a las 05:00

El gobierno parece no haber tomado nota del enojo. Una encuesta de Equipos Consultores realizada en marzo mostró que el 48% de los uruguayos desaprueba la gestión. En paralelo, otro sondeo indicó que todos los líderes tienen saldo de popularidad negativo, aunque mejor le fue a los líderes frenteamplistas. En tanto, un trabajo de Cifra reveló que el 41% de los encuestados tiene una "mala evaluación" de la situación económica a pesar de los 13 años de aumento continuado del PBI.

Además, fue el consumo de los uruguayos el que fogoneó el crecimiento de los últimos años. Tal vez los números expresan una suerte de desazón colectiva y quizá los focos sean múltiples e imprecisos. Quizá operen los miedos y la incertidumbre cuando llueven malas noticias en materia de inseguridad y el fantasma del desempleo –que va cediendo– recorre el país. Las interpretaciones relacionadas con la opinión pública corresponden a los especialistas –sociólogos, demógrafos, psicólogos sociales y encuestadores, entre otros– pero la satisfacción de las necesidades políticas requiere soluciones rápidas.

En ese plano, el gobierno está lento a la hora de reaccionar. Las situaciones adversas se le vienen arriba sin una estrategia de comunicación que le permita pasar al terreno positivo de la opinión ciudadana.

Los Consejos de Ministros en el interior, caros al presidente Tabaré Vázquez por el contacto mano a mano con la gente, se han transformado en un escenario más favorable a la oposición que al oficialismo. Y ello indica que cuando el oficialismo cede terreno, la contraparte factura.

Los anuncios del Poder Ejecutivo que se han hecho en tales oportunidades aparecieron opacados por las manifestaciones de los autoconvocados y los reclamos de los asistentes. También surgieron episodios negativos como la ausencia de saludo entre el mandatario y los líderes opositores Luis Lacalle Pou y Pedro Bordaberry, quienes asistieron a la ceremonia de reactivación de un frigorífico en Florida.

Allí el mandatario habló ante los periodistas y reiteró tópicos por todos conocidos: su oposición al patrullaje militar y su apoyo al ministro del Interior, Eduardo Bonomi.

En esas instancias llama la atención la ausencia de una agenda potente destinada a la comunicación. A falta de claridad sobre un asunto importante como la actitud que tomará el gobierno sobre el TLC con Chile, en riesgo de que sea rechazado por el Frente Amplio, el gobierno podría haber ofrecido otro menú mediático más sabroso que el de la oposición. Para los periodistas no hay mejor receta para lograr impacto que bucear en la actualidad y eso aplica para las empresas y los gobiernos.

El Ministerio del Interior y las fiscalías formaron un equipo para investigar en conjunto las bandas organizadas responsables del tráfico de drogas al menudeo y los asesinatos que se registran en algunos barrios de Montevideo, Minas, Chuy y San Carlos. Es un asunto que bien podría haber tenido difusión e información oficial para tranquilizar una demanda creciente de respuesta a la delincuencia.
Por El Observador también nos enteramos de que el Mides modificará su funcionamiento para lograr que acudan a los refugios las personas que viven en la calle, algo que preocupó al intendente de Montevideo, Daniel Martínez. Viene el invierno y es un asunto que, seguro, lograría la mayor de las atenciones.

Es fácil que los adversarios políticos del Frente Amplio hagan palanca entre las demandas ciudadanas y el silencio sobre los temas clave que generan inquietud. Así pueden germinar las acusaciones sobre la gestión, cuya valoración ciudadana será uno de los determinantes para el desempeño electoral del Frente Amplio.

El gobierno parece estar acuciado por los problemas y a la espera del próximo cimbronazo, que ojalá no sea un impacto negativo de la devaluación y seguro ajuste argentino. El gobierno está en un momento en el que aparece sin iniciativa política y eso es lo que denota su comunicación.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...