Economía y Empresas > ACTIVIDAD

Un mercado imposible: hay casi 900 modelos de vehículos y siempre faltan repuestos

Automóviles y utilitarios generan dolores de cabeza para talleres mecánicos y comerciantes

Tiempo de lectura: -'

24 de septiembre de 2018 a las 05:02

Hay 871 versiones de modelos de automóviles y utilitarios medianos circulando por calles y carreteras del país. Hace un tiempo llegaron a ser más de 1.000. El boom de la venta de vehículos cero kilómetro que se produjo en 2013 apalancó al consumo,  que a su vez se convirtió en uno de los motores del crecimiento de la economía en los últimos años. Sin embargo, la andanada de modelos que llegó a la plaza automotora generó dolores de cabeza en otros actores del mercado. ¿El motivo? No hay tantos repuestos disponibles para poder cubrir la demanda cuando los vehículos sufren accidentes o entran a talleres mecánicos por desperfectos de uso. Eso genera la molestia de los propietarios y los talleristas y los vendedores de repuestos terminan siendo el último destinatario de los insultos cuando el auto queda parado.

Según un relevamiento de Autodata, actualmente hay en el mercado 56 marcas de vehículos con 871 versiones distintas. Desde la consultora especializada aclararon a El Observador que las versiones son las variantes de equipamiento, motor o tipo de vehículos que tiene un mismo modelo de cada marca. Según la información proporcionada por Autodata,  la que cuenta con más versiones es Mercedes Benz con 63. Es seguida por BMW y Volkswägen con 55 cada una. En 2017 había 900 modelos, un año antes fueron 871 y en 2015 hubo 989.

El director de Autodata, Jorge Martínez De Boni, fue claro al respecto. “El número es tan desproporcionado, que equipara a Uruguay con mercados muchos más sofisticados y más ricos”, señaló a El Observador. “El tema de los repuestos es absolutamente problemático y se nota en todas las marcas”, añadió.

La misma sensación es compartida por otros participantes del mercado automotor.

“Lo hablamos con los vendedores de repuestos y ellos nos dicen: no podemos tener US$ 3 millones en las estanterías para que cuando se rompa un  auto ustedes vayan a comprar lo que precisan”, explicó  a El Observador el presidente del Centro Talleres Mecánicos de Automotores, Carlos Satragno.

El tallerista indicó que la situación complicada con los insumos se arrastra desde hace algunos años. Y son ellos los que reciben las últimas quejas.  Informó que hay marcas que no cuentan con repuestos en plaza y cuando se los solicitan los deben importar. En ese caso, los tiempos son variados y depende por cuál vía llegue la compra en el exterior. Explicó que hay compañías que ya tienen aceitado el mecanismo de importación y en 20 días la mercadería ya está disponible en plaza. Pero otras no y la llegada de los repuestos puede demorar dos meses e incluso más. “Los repuestos que llegan vía marítima demoran mucho más; en mi taller tuvimos un camión  que entró por un choque y hubo que esperar cuatro meses para que llegara el repuesto: y era un vehículo de trabajo, eso se da solamente en Uruguay”, afirmó el empresario. “Y todos los días las quejas de los clientes son para los talleristas”, dijo.

La gran cantidad de versiones que tienen los modelos generan problemas habituales en los talleres. “Hay autos que no son muy comunes, pero están en el mercado y son muy caros de repuestos; entonces cuando llegan al taller empieza la pelea con el asegurador, con el importador, con el vendedor de repuestos, con un sistema que no le interesa puntualmente ese vehículo”, mencionó.

Los vendedores de repuestos también entienden que la cantidad de versiones de vehículos que hay en la plaza trae más problemas que oportunidades de negocios.

El presidente de la Asociación de Revendedores Repuesteros Automotores, Ramón Rodríguez, también contó cuáles son los inconvenientes de los comerciantes ante tanta cantidad de vehículos circulando por las calles.

“No tenés la varita mágica para traer un stock, la reposición de repuestos es un tema que tiene preocupado a todo el sector (de comerciantes)”, sostuvo.

Recordó que hace décadas atrás se podía adquirir las partes de vehículos en Europa con plazos de pago de entre 90 y 120 días. “Hoy tenés tos y ya te cobran. Mandá la plata te dicen y después te envían los repuestos”, relató Rodríguez.

Esa situación le provoca problemas adicionales a los comercios. “Hay que ser medido con lo que se trae, porque después los clientes vienen a comprar los repuestos y los pagan en seis o 12 cuotas. ¿Pero además, con quién te metés en cuentas ahora?”, expresó.

También mirando hacia atrás, indicó que el negocio tenía menos complejidades. En aquel momento se traían repuestos para una mínima cantidad de automóviles que eran los más comunes en el mercado. “Duraban entre 12 y 15 años: lo único que se les cambiaba era algún paragolpe o alguna careta, ahora no. Hoy se lanza un modelo en Europa y enseguida ya está acá”, contó Rodríguez.  

El problema de los choques grandes

Cuando un automóvil sufre un choque comienza todo un proceso. Primero el propietario se contacta con su aseguradora. Después el auto va al taller mecánico y un tasador hace un diagnóstico junto al mecánico del daño que tuvo el vehículo. Luego hay un proceso administrativo hasta el momento que la aseguradora realiza la liquidación, es decir autoriza la compra de repuestos y las horas de trabajo en el taller mecánico para efectuar la reparación. En promedio, ese trámite demora entre 15 y 20 días. Posteriormente comienza el contacto del tallerista con los vendedores de repuestos.

Según contó Satragno puede ocurrir otra cosa. “Hay veces que el coche no justifica su reparación porque ella sobrepasa el 80% del valor del vehículo y la aseguradora lo manda a restos (se indemniza al propietario porque el vehículo ya no está en condiciones de ser reparado)”, dijo.

“Pero el taller ya tuvo un perjuicio por hacer un presupuesto que luego no le pagan, la mano de obra que se destinó  y el vehículo siniestrado queda en el taller hasta que el dueño soluciona con la empresa toda la documentación necesaria, se le paga por el siniestro y recién lo levanta”. Mientras tanto, el vehículo ocupa un lugar de trabajo dentro del taller mecánico que no puede ser utilizado.

Los más y los menos vendidos del año

Según datos de la Asociación de Concesionarias de Marcas Automoras (Ascoma), en los primeros ocho meses del año la marca que más modelos comercializó fue Volkswägen con 3.940 unidades. Fue seguido por Fiat con 3.894, Renault con 3.888, Chevrolet con 2.988 y Suzuki con 2.705.

En el otro extremo, más vinculados a la alta gama, se vendieron entre enero y agosto de 2018 ocho modelos de Dodge, seis Porsche, cinco Jaguar y un Maserati, según las estadísticas de la gremial automotora.

Precios

Además, de la gran variedad de versiones de modelos que hay en plaza, la diferencia de precios también está claramente marcada. Según los relevamientos de Autodata, el automóvil con menor valor es un modelo de Suzuki Maruti con US$ 7.990. En el otro extremo, un Audi R8 Coupé es el automóvil con el mayor precio de venta: US$ 444.000.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...