Historias mínimas > historias

Un sueño compartido

El sueño es una de las pocas cosas que nos pertenece enteramente. Las preguntas son solo nuestras. Y las respuestas también.

Tiempo de lectura: -'

11 de junio de 2013 a las 00:00

-Está linda la charla y está lindo el boliche ¿no?


-Preciosos, pero, como te decía, yo creo que este mundo no tiene arreglo porque los sueños de uno son las pesadillas de otro. Me parece.

-Puede ser. Pero creo que los sueños casi siempre son lindos. Porque son un consuelo para la brevedad de la vida. Con ellos, los días valen doble.

-Sí. Y en los sueños nosotros somos todo el reparto de la historia. Es decir, cuando le preguntamos algo a otra persona, el que responde somos nosotros mismos. Aunque no entiendo por qué –si esa respuesta la inventamos nosotros- nunca sabemos qué se nos va a responder.

-Yo que sé. El inconsciente será. Pero es cierto, el sueño es una de las poquísimas cosas que podemos considerar solo nuestras. Los sueños compartidos no existen.

-Porque los sueños son una aventura. Una modesta aventura pero una aventura al fin. Aunque hay sueños que son pesados. Como el de aquel chino ¿te acordás? Soñó que era una mariposa y, al despertar, no sabía si era un chino que había soñado que era una mariposa o si era una mariposa que estaba soñando que era un chino.

-Claro, porque al dormirse uno se olvida de sí mismo y, al despertarse, se recuerda.

-Además, el sueño es lo que más se parece a la actitud de escribir. Aunque la literatura es un sueño que uno dirige.


-Bueno, está el caso de aquel tipo que soñó con otro hombre que dormía y el soñado se despertó durante el sueño. Fue un lío. Ahora, también te digo que a Freud no te lo llevo. Tengo para mí que Freud es el lado oscuro de la ciencia ficción. Yo prefiero cosas más sencillas. Si vamos a interpretar los sueños me quedo con la esmorfia quinielera. Il morto qui parla es el 48 y los huevos el doble cero y pará de contar. Y si soñás con la muerte de otro le alargás la vida y si soñas que te morís vos, te morís en serio.

-También te digo que lo que uno recuerda de los sueños es la resaca, lo peorcito de lo que uno soñó. Pero, ahora que lo pienso, una de las canciones más lindas de todas, Yesterday, nació en un sueño. Y el tipo casi le pone Huevos revueltos como título. Menos mal que se arrepintió.

-Andá a saber, capáz que había soñado con el doble cero. Pero ahí tenés problemas con la quiniela. Si soñás con el doble cero no te sirve de nada porque no es posible jugarle a los huevos a la cabeza.


-Che, Jorge, yo te estoy viendo borroso. Veo borroso al mozo, también.

-Sí, qué lástima, yo también te estoy viendo borroso. Al mozo ya casi no lo veo.

-Alguien se debe estar despertando…

-Sí, se debe estar despertando… Ya casi abrió los ojos.

-Qué lástima. Andá a saber si nos volvemos a encontrar.

-Sí, qué lástima. Estaba linda la charla y estaba lindo el boliche…

Comentarios