Cargando...
Gasoducto en el oeste de Alemania

Mundo > Alemania

Una de cada diez empresas alemanas ha tenido que disminuir o suspender su producción

El gobierno federal ha tenido que anunciar paquetes de ayuda ante la demanda de las cámaras empresarias que asisten al peligro de una ola de insolvencias en la economía alemana

Tiempo de lectura: -'

10 de septiembre de 2022 a las 16:27

El gobierno federal de Alemania, conformado por una alianza entre los partidos Social Demócrata (SPD), Verde (Grüne) y el Democrático Libre (FDP), anunció la semana pasada un paquete ayuda orientado primariamente a los hogares. Esto fue considerado un abandono a la intemperie por parte del mundo empresario que pasa por penurias similares en cuanto a los aumentos considerables de los costos de la energía y las materias primas. 

Siegfried Russwurm, presidente de la Federación de industrias alemanas (BDI), destacó que el paquete presenta varios defectos y ambigüedades, en un marco en el que 58% de las empresas describen como un gran desafío el aumento explosivo de las tarifas energéticas y el 34% considera que está amenazada la continuidad de sus negocios. 

Según el BDI, prácticamente una de cada diez empresas alemanas ha tenido que disminuir o suspender su producción. 

“Recibimos cada día llamados de emergencia por parte de empresas que están al borde de cesar su producción, en parte debido a los enormes aumentos de los precios de la energía que no pueden ser compensados con aumentos de los precios al consumidor”, alertó Hans Peter Wollseifer, presidente de la cámara que nuclea a empresas de artesanías especializadas. 

La fábrica de papel higiénico Hakle se ha declarado insolvente por el aumento de sus costos de producción, el gigante del acero Arcelor Mittal ha cerrado dos de sus plantas en el norte del país y ha suspendido sus empleados, que pasan a cobrar el seguro de desempleo que cubre el estado. 

La firma VNG, una de las más grandes importadoras del gas ruso comenzará a recibir apoyo estatal para evitar que se interrumpan sus operaciones que se resintieron a partir de la invasión rusa a Ucrania que obligaron a la empresa a comprar gas a precios superiores en mercados alternativos. 

Antes que VNG, la importadora de gas y electricidad Uniper debió ser rescatada también por el gobierno que adquirió el 30% de su paquete accionario como una forma de evitar la bancarrota.

El gobierno debe evitar la proliferación de posibles cierres de empresas porque el cese de la producción de un sector produce inevitablemente una reacción en cadena que afecta o otros sectores de la economía. Tal el caso de lo ocurrido con el cierre de la productora de amoníaco Sitickstoffwerke que se tradujo en la falta de AdBlue, una aditivo para purificar los gases de escape emitidos por los vehículos diésel que no funcionan sin ese aditivo. Esto genera problemas en el transporte de mercancías. 

Los economistas calculan que Alemania se encamina a una recesión comparable al colapso económico causado por la pandemia de Covid 19. 

El gobierno federal está siendo presionado fuertemente por parte de las empresas para que implemente de inmediato programas de alivio y soluciones de fondo para la economía. 

En su última aparición por televisión, el ministro de Economía Robert Habeck, del Partido Verde, ante la pregunta del entrevistador sobre la posibilidad de que se produzca una ola de insolvencias, no tuvo respuestas coherentes y dejó a la audiencia preguntándose si realmente entendía las implicancias de una insolvencia generalizada. 

Más tarde, en el Parlamento, prometió más apoyo para las empresas pequeñas y medianas similar al concretado durante la pandemia. La compensación financiera se concretará a partir de octubre, cuando las firmas se vean obligadas a disminuir su producción para ahorrar gas. 

El profesor Steffen Müller, del Instituto Leibnitz de Investigación Económica cree que las soluciones de corto plazo no harán sino posponer los problemas por unos meses, a expensas de los impuestos que paga la población y cree que es más inteligente proveer préstamos a bajo interés con el propósito de convertir los procesos de producción para ahorrar energía.

Müller le dijo a DW que “los precios de la energía no caerán a los niveles de años recientes después de este invierno. De manera que se verá un cambio estructural hacia industrias más verdes, acelerado por la crisis”. El Estado, agregó, debería ayudar a las empresas en esta transición.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...