28 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,75
2 de octubre 2020 - 5:04hs

La Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI) se mostró "alineada" al proyecto de ley de regulación del teletrabajo presentado por la senadora Carmen Sanguinetti (Ciudadanos) y propuso "cambios menores" a los artículos. Los empresarios plantearon el deseo de que se apruebe con "urgencia", informó la legisladora a El Observador

La CUTI considera que es necesario que algunos aspectos del teletrabajo se acuerden en la negociación bipartita y que otras particularidades "queden libradas" al acuerdo de partes en el contrato de trabajo, comentó a El Observador el presidente de la cámara, Leonardo Loureiro. 

La senadora reafirmó que algunos aspectos quedarán librados a la reglamentación de la ley y a la negociación bipartita. 

La representación de los empresarios se presentó este jueves en la Comisión de Asuntos Laborales del Senado, donde se discute el proyecto, y plantearon que esta ley sea una "ley de mínima" y que sea "flexible".

"Seguramente haya que cambiar cosas en el futuro y es preferible que algunas cosas queden para la reglamentación y no queden tanto en la propia ley", indicó Loureiro. 

La CUTI ya había comenzado a trabajar sobre la regulación teletrabajo junto a la Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios (Fuecys), el sindicato del sector, informó Loureiro. A su vez, hubo planteos sobre este tema al Ministerio de Trabajo en 2017 y 2019. 

Leonardo Carreño La senadora Carmen Sanguinetti con el ministro de Trabajo, Pablo Mieres

Sanguinetti apuntó que una de las sugerencias fue agregar la palabra "preponderantemente" en el artículo que define al teletrabajador, un cambio que también había propuesto el ministro de Trabajo, Pablo Mieres, cuando estuvo en la comisión. 

"Nos hablaron de que hoy en día las empresas a la hora de plantear instalarse en países el tema de que tenga regulación de teletrabajo es un plus porque si no hay como un vacío legal. Expresaron su urgencia en ese tema", señaló la senadora colorada. 

Loureiro planteó que una de sus preocupaciones es la "reversibilidad", que se da cuando uno el trabajador acuerda teletrabajar, pero luego cambia de opinión y prefiere la presencialidad. "Esto tiene sentido si la persona había trabajado en algún momento presencial, pero si era un teletrabajador no tiene sentido", explicó. 

La CUTI tiene ciertos reparos sobre el derecho a la desconexión, que plantea el derecho de los trabajadores a la "desconexión de los dispositivos digitales y de uso de la tecnología". "Si la persona decide trabajar su tiempo de una manera diferente, ¿cuándo está conectado?", se preguntó. 

"Eso tiene sentido para cuando la persona trabaja online en modalidad teletrabajo y cuando está 100% conectado", explicó y agregó que este derecho se aplicaría cuando la persona trabaja las 8 horas de corrido, pero no cuando las hace de forma discontinua. 

Sin negociación colectiva

A diferencia de todas las delegaciones que pasaron por la Comisión de Asuntos Laborales para analizar, el PIT-CNT no llevó planteos de cambios al proyecto de ley y pidió 90 días para que el tema se trate en un ámbito tripartito. Sin embargo, esta idea no la comparten la mayoría de los actores involucrados. 

"La idea nuestra es intentar acelerar esto", comentó Sanguinetti. La legisladora detalló que el senador Oscar Andrade (FA) les preguntó la opinión a los representantes de la CUTI, quienes respondieron que hay "urgencia" de regular el teletrabajo en Uruguay. 

Los empresarios consideraron que esto "no es necesario". "El Parlamento tiene las potestades para poder llevar la iniciativa", dijo Loureiro y expresó que la ley debe aprobarse "cuanto antes" porque actualmente no existe "certeza jurídica", 

Este plazo que solicitó la central sindical, entonces, no existirá. La Cámara de Telecomunicaciones (que asistirá la próxima semana) será la última delegación en pasar por la comisión antes de que el proyecto se vote en comisión. 

Pequeñas empresas 

Desde el 16 de marzo, apenas días después de que se conocieran los primeros casos de coronavirus en Uruguay, cerca de 16 mil trabajadores del sector comenzaron a teletrabajar, un 99% del total, dijo Loureiro. Cuando se retomaron las clases, a fines de junio, algunas empresas volvieron a trabajar de forma presencial. 

"Lo que hay que entender es que teletrabajo no es trabajar en la casa, es trabajar desde en cualquier momento desde cualquier lugar. Esto es una tendencia mundial y Uruguay se tiene que adaptar a esta realidad", dijo Loureiro. 

Una de las referencias que hizo Loureiro fue a los controles que se deberán hacer de aprobarse el proyecto y a las verificaciones que deben hacer las empresas. "Las empresas grandes lo podemos hacer, las chicas no", dijo Loureiro. De los 390 socios del sector, 350 son pequeñas y medianas empresas (pymes). 

Carlos Pazos Leonardo Loureiro, presidente de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI)

Para el empresario es preferible que no se incluyan estas reglas en el proyecto de ley que implican costos que es probable que las pymes no puedan asumir. 

Sanguinetti resaltó que al regular el teletrabajo no se piensa solo en las grandes empresas con "grandes espaldas". "No te podés pasar de mambo en lo que le pedís que el empleador provea. Tenés que tener un delicado equilibrio y entender que en el marco de la ley tenés estás contemplando universos muy disímiles", dijo. 

Loureiro destacó que la CUTI comparte "el espíritu de la ley", pero que hay "detalles" a resolver en el Parlamento para que "salga una ley moderna y flexible". 

Temas:

teletrabajo CUTI Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar