Espectáculos y Cultura > Libro recomendado

Una novela familiar que es un puzle de sensaciones

Nunca te duermas escuchando relatos de amor, de Fernando Villalba, mezcla con elegancia poesía y prosa, realidad y ficción

Tiempo de lectura: -'

30 de septiembre de 2018 a las 05:00

"No soy de aquí, ni soy de allá”, el célebre verso de la canción de Facundo Cabral, bien podría aplicársele al escritor uruguayo Fernando Villalba, que reside alternativamente en Montevideo, San Pablo y Madrid, ciudades en donde ha desarrollado una exitosa carrera literaria, que incluye haber sido finalista del premio Planeta con su novela El pañuelo del Mago, ganar el primer premio de poesía Casa Haroldo de Campos y el premio del Centro Cultural de España en Uruguay por el monólogo teatral El tigris desorientado, escrito con Lidia Curi. Además, es ingeniero químico y compone música.

Y así como se le mezclan los países, las profesiones y los recuerdos, parece pasarle con los géneros literarios, ya que su última novela Nunca te duermas escuchando relatos de amor, conjuga con elegancia poesía y prosa, realismo y ficción, sin renunciar a una ingeniería literaria compleja, que a veces le juega a favor al texto y a veces en contra.

Porque si algo no es esta novela, es sencilla. Necesita, para relucir en todo su esplendor, la absoluta concentración del lector, ya que es fácil perder el hilo de una historia que va del presente al pasado y viceversa, que tiene frecuentes digresiones y una trama sinuosa que se divide en senderos que se bifurcan inesperadamente para sorpresa del lector.

El argumento es triple, porque hay una muerte y un sospechoso, por otro lado una saga familiar y también un juego erótico a varias puntas que se desarrolla poco a poco.

Emilio es un escritor que acaba de perder definitivamente a su exmujer Paula en un supuesto accidente mortal, que frecuentemente se junta con su hermana y dos amigas de toda la vida a tomar el té en un apartamento. A pesar de que solo dos son familia de sangre, todos se han criado juntos lo que los hace compartir pasado y presente, culpas y esperanzas, confianzas y desconfianzas.

En esas tertulias cargadas de ambivalencia, el protagonista empieza a recrear historias de un pasado rural que funciona como un edén perdido. Anécdotas de su niñez hasta su juventud, de la primera vez que mató a un animal, del primer libro que le leyeron, de la tía Blanca que lo crió, del primer encuentro sexual hasta el despertar definitivo del amor.

Villalba se luce con una prosa breve, cargada de poesía cada vez que puede, emocionante casi siempre. La magia está en cómo logra plasmar en su escritura la candidez de la juventud, la falta de malicia cuando recuerda el pasado y como contrasta esto con las conversaciones en tiempo presente del apartamento donde charlan los adultos. Para lograrlo utiliza el recurso de escribir primero lo que piensa el personaje en su cabeza y seguido lo que realmente dice, juego muy eficiente a la hora de mostrar las argucias, la falsedad y los temores que vienen de regalo con la madurez.

Como la novela va y viene en el tiempo, cuando no salta de un tema a otro, se construye de la suma de las partes y hay que llevar la cuenta en la cabeza lo que supone un esfuerzo extra.

Pasa lo mismo con el retrato de los personajes, lo que no deja de ser un hándicap para la lectura, ya que cuesta un poco hacerse la composición de lugar, y es difícil para el lector encajar todas las piezas, cosa que sí sucede al final de la novela.

El viaje, por tanto, es algo tortuoso, pero no deja de ser una experiencia llena de vida, de colores y sensaciones que transportan al lector a lugares insospechados. Hay girasoles que cobran vida para mirar una escena de amor, está la tía hippie que acude a la estación del tren a saludar sistemáticamente a los pasajeros que se borronean y muchos animales como los que le gustaban a Horacio Quiroga.

Nunca te duermas escuchando relatos de amor, que obtuvo una mención del jurado en los Premios Onetti, podrá gustar más o menos, pero hay convicción, sentimiento y mucho trabajo detrás de la novela. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...