Estilo de vida > Viajero frecuente

Una recorrida thai exprés

Como la mayoría de las capitales asiáticas, la de Tailandia puede parecer abrumadora a primera vista, pero igual se puede conocer en pocos días

Tiempo de lectura: -'

16 de julio de 2017 a las 05:00

Bangkok es enorme. Al planificar un viaje se suele entrar en la disyuntiva de cuántos días dedicarle. La respuesta es no más de una semana. Es que Bangkok es una ciudad centralizada y con un sistema de transporte muy aceitado. Solamente hay que agarrarle la mano. Si bien tiene barrios que se adaptan a los distintos públicos, los alrededores de Khao San Road le brindarán la facilidad de tener prácticamente todo a una caminata de distancia.

En general, lo que más llama la atención de los viajeros en toda Tailandia son los templos y palacios, y en Bangkok no suele llevar más de uno o dos días conocer los más importantes. Si se toma el ferry turístico por el río Chao Phraya puede pagar alrededor de 150 bahts (equivalentes a alrededor de 150 pesos uruguayos) por un pase de todo el día con paradas directamente en los puntos turísticos.

El Gran Palacio puede hacerse en dos horas (es el que lleva más tiempo) y se puede alquilar una audioguía en español. También es el que sale más caro, ya que la entrada son 500 bahts y la audioguía 200 bahts. Ahí se puede conocer toda la historia tailandesa a través de las construcciones del palacio y su templo (que contiene al Buda de esmeralda). Los templos principales son el del amanecer (Wat Arun) y el que contiene el Buda reclinado (Wat Pho). Pero si por el barrio en el que se aloja hay alguno más pequeño también puede hacerle una visita. Las entradas no suelen superar los 50 bahts.

Bangkok


Los mercados

Si la estadía en Bangkok incluye un fin de semana, los mercados son imperdibles. Chatuchak, por ejemplo se encuentra a menos de 20 minutos del centro de la ciudad. En más de 8.000 puestos, los souvenirs a precios ridículamente bajos (y al por mayor) están asegurados.

Los mercados flotantes son otra de las propuestas de compras tradicionales, aunque suelen contener más productos alimenticios que artesanías. Amphawa es el más conocido.

Si prefiere comodidad y aire acondicionado, la zona de compras en el centro de Bangkok puede ofrecerle lo mismo (sobre todo el shopping MBK), aunque a precios más elevados.

La antigua capital

Es imprescindible dedicarle un día a la antigua capital –Ayutthaya, a 90 km de Bangkok– para conocer algunas de las ruinas más sagradas del país. La vista de los antiguos templos en contraste con los atardeceres a la orilla del río ofrece una de las mejores formas de terminar este viaje exprés.

Las claves

  • Regateo. Al principio puede sentirse culpable dados los precios ya súper bajos, pero regatear es normal en Tailandia. En muchos lugares solo basta con preguntar el precio y decir no gracias. Enseguida le estarán preguntando cuánto quiere pagar (salvo en restaurantes).
  • Tuk tuk. Una tentación al llegar a Tailandia es andar en tuk tuk, una especie de taxi en un triciclo abierto. Es un buen medio de transporte y es barato. Solo recuerde acordar el precio antes de subirse (también se puede regatear).
  • Taxis. Los taxis son una de las formas de transporte más eficientes (y además tiene el muy necesario aire acondicionado). De tomar uno, fíjese que tenga taxímetro y pídale al chofer que lo prenda. Si se niega, bájese y busque otro taxi.
  • Buda. Comprar elementos decorativos con la imagen de Buda es considerado falta de respeto y, según algunos carteles, ilegal.
  • Agua. Tailandia es muy calurosa y, en la temporada de lluvias, también húmeda. Por eso es importante mantenerse hidratado en todo momento. Los hoteles normalmente le darán dos botellas de medio litro de agua gratis por día. Si compra en algún comercio, asegúrese de que tenga la tapa sellada.

Comentarios