Economía y Empresas > COYUNTURA ADVERSA

Uruguay entre la crisis argentina, un nuevo ajuste fiscal y la mayor incertidumbre global

Cinco economistas debatieron sobre los desafíos que enfrenta el país para recuperar la inversión y  aumentar el crecimiento en un mundo que luce complicado

Tiempo de lectura: -'

02 de octubre de 2018 a las 18:14

Los desafíos y oportunidades de Uruguay en el nuevo entorno mundial fue el tema central de la conferencia para clientes organizada este martes por el Banco BBVA.

En el encuentro el economista de la consultora Deloitte, Pablo Rosselli apuntó a que la crisis en Argentina representa  para Uruguay “un shock negativo fuerte” con impacto adverso en la actividad turística, en el comercio de frontera, en la construcción en Punta del Este y en una mayor competencia de productos importados en algunas ramas de la actividad industrial.

En ese sentido, el economista de CPA Ferrere, Gabriel Oddone apuntó a que el principal canal de contagio estará dado por una fuerte afectación de la actividad que impactará directamente en la recaudación. “Dado que tenemos una situación de flujos fiscales bastante frágiles ese es el principal riesgo. Lo que se construyó en términos de seguros es lo suficientemente robusto para soportar 18 o 12 meses de escenario negativo externo, pero tenemos que pensar en que después de 2020 no va  haber  ningún elemento de la economía internacional que nos venga a rescatar”, apuntó.

Ello porque el ciclo positivo de commodities no se va a repetir y China modera su crecimiento. Además, las amenaza de proteccionismo no hacen un escenario muy atractivo y el dólar va a estar fortalecido. “Todo eso supone un ambiente internacional menos amistoso para un país pequeño y abierto  como Uruguay”, afirmó Oddone.

“Una isla”

Para el director del centro de Economía del IEEM y business consultant de Grant Thornton, Ignacio Munyo Uruguay “es una isla” con dos grandes características: estabilidad financiera y altos  costos para vivir e invertir que deja a la mayoría de sectores productivos en situación de “rentabilidad nula”.

“Si no se implementa en forma urgente una agenda pro crecimiento, no se van a generar oportunidades de inversión, y si no hay crecimiento por mucho tiempo la estabilidad financiera de la isla se empieza también a complicar. No va  a pasar mucho tiempo para dejar de ser una isla”, dijo Munyo.

Para el economista Rosselli el principal desafío será salir de en escenario de “muy bajo crecimiento económico” que es lo que va ocurrir cuando se pase raya al período 2015-2020, según dijo.

Entre otros puntos, el experto destacó que en el próximo gobierno se deberán tomar medidas de ajuste fiscal. Además, consideró que se deberá apuntar a tener un tipo de cambio más alto y a corregir los precios relativos sin que eso lleve a escenarios de inflación “persistentemente alta”.

“Eso requiere repensar el funcionamiento de los Consejos de Salarios. No debería haber correctivo por inflación en los acuerdos. Se deberían acordar salarios nominales y si la inflación fue mayor o menor a lo que estaba previsto a lo largo de una acuerdo será el primer tema de conversación en el siguiente acuerdo. Pero tener Consejos de Salarios que determinen que el salario real no puede caer nunca  impone una enorme rigidez”, dijo Rosselli.

Productividad y mano de obra

A su turno la economista jefe de BBVA Research para Argentina y Uruguay, Gloria Sorensen, destacó que durante los años fuertes de crecimiento el país recibió mucha inversión extranjera directa por su solidez institucional. Pero destacó que “está flojo” en variables como la productividad y la calificación de la  mano de obra. “Es  el gran punto en el que Uruguay podría empezar a mejorar para atraer inversión no tan focalizada en un enclave exportador y que tuvieran más derrame hacia el resto de la economía”, señaló.

Más riesgos
Por otra parte,  el economista jefe de BBVA Research para América del Sur, Juan Ruiz enfatizó en que el crecimiento global continúa, pero se intensifican los riesgos globales por la posibilidad de una guerra comercial y el endurecimiento de las condiciones de financiación internacional.
En relación a  Argentina sostuvo que ese país enfrenta una crisis de confianza de los mercados internacionales. En su opinión el acuerdo reciente con el Fondo Monetario Internacional (FMI) debería despejar esas dudas. Para Ruiz, la sequía, la crisis cambiaria y “la necesaria respuesta de política monetaria y fiscal restrictiva lastrará” la actividad económica en 2018 y 2019. Pero la crisis al mismo tiempo acelerará la corrección del desequilibrio fiscal y externo, y reducirá las vulnerabilidades de Argentina.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...