Opinión > ANÁLISIS

Vázquez necesita al campo

La visita del presidente a la Expo Prado fue una señal política fuerte

Tiempo de lectura: -'

13 de septiembre de 2018 a las 05:04

El gobierno necesita del campo más que nunca y la visita de este miércoles del presidente Tabaré Vázquez a la Expo Prado es una señal de ello.

El sector agropecuario es el corazón productivo del país y hace rato que late con una arritmia preocupante. A la peor cosecha sojera de la historia, se suma la crisis del sector arrocero que llevó al cierre de tres plantas industriales en el caso de Saman –hay otras firmas que analizan seguir el mismo camino–, que al mismo tiempo se apronta para una zafra con la menor superficie sembrada en 25 años. Se trata de un hecho paradigmático si se tiene en cuenta que el sector lidera a nivel mundial en productividad y calidad, pero se ve socavado por costos internos que lo dejan fuera de mercado.

Y en los lácteos la situación no es mucho mejor. La industria viene de varios años con cierres de plantas y pérdida de empleo y mercados. Los paliativos resueltos no han sido suficientes para conseguir que los tamberos se mantengan en una de las actividades que genera más arraigo de las familias productoras en la zona rural.

Por eso, la presencia sin aviso del presidente, ausente el año pasado en la feria agropecuaria, y en un momento en el que dosifica sus apariciones públicas afectado por una dolencia física, fue una señal política fuerte. Incluso en una instancia en que protestas de los productores autoconvocados fueron secundadas por las gremiales del sector –entre ellas la Asociación Rural, organizadora de la muestra–, y revivieron la siempre presente dicotomía campo-ciudad. 

Pero quizá el mensaje más sustancial del gobierno fue el dejado entre líneas el día previo a la visita de Vázquez por el equipo económico en su almuerzo con la directiva de la Asociación Rural. Allí el ministro de Economía, Danilo Astori, concedió una señal alineada con uno de los reclamos permanentes del sector, que cobró un renovado impulso con la devaluación en Argentina. 

El gobierno necesita al campo de pie porque en esa cancha se juega buena parte de los ingresos fiscales que financiarán el gasto público.

El ministro se mostró abierto a permitir una mayor valorización de la divisa si la fiebre argentina por el dólar se estabiliza en los niveles actuales de 38 pesos por unidad, luego de procesar una devaluación que supera el 50%. Un dólar más fuerte permitiría a los productores licuar buena parte de los inflados costos domésticos, aunque llevaría tensión a otras variables macroeconómicas 
–como la inflación– cuando está en proceso la última negociación salarial del período y previo a un año electoral.

El gobierno necesita al campo de pie porque en esa cancha se juega una parte relevante de la recaudación que financiará un gasto creciente y contribuirá a mitigar un déficit fiscal en la misma trayectoria.

Y en tiempos de polarización y capa caída para los productores, el gesto del presidente no deja de ser significativo. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...