Nacional > BARRIO LARRAÑAGA

Vecinos pidieron a Daniel Martínez una "zona de exclusión" para trabajadoras sexuales trans

Afirman que "hacen ruidos en la madrugada" y andan "semidesnudas"; solicitan alejarlas de escuelas y plazas

Tiempo de lectura: -'

25 de septiembre de 2018 a las 19:36

Un grupo de vecinos del barrio Larrañaga se quejó ante el intendente Daniel Martínez por los "problemas de convivencia" generados a partir de la presencia de trabajadoras sexuales trans en la zona.

Aprovechando la recorrida del intendente de Montevideo, que se trasladó hasta Larrañaga para inaugurar una plaza y unos tanques subterráneos que amortiguan el exceso de agua generado por las lluvias en las calles, los vecinos le hicieron entrega de un documento con sugerencias firmado por unas 60 personas, en el que solicitan la creación de una "zona de exclusión" que ponga límites a la actividad de las trabajadoras sexuales que frecuentan la plaza ubicada en Quijote y Yaguarí. 

Según Andrea Defeo, una de las vecinas que lidera el reclamo, la primera denuncia se remonta al año 2005. “Los inconvenientes van en aumento. Hacen ruidos en la madrugada, insultan y dejan muchos residuos. Tenemos materia fecal en las casas, preservativos usados, jeringas y botellas de alcohol”, explicó. “Entendemos que tienen que trabajar, que tienen todo derecho a estar aquí, pero tenemos que buscar una solución, necesitamos sentarnos y conversar. Les pedimos que nos traten con el mismo respeto que nosotros les tenemos”, dijo Defeo.

En diálogo con la prensa, los vecinos del barrio insistieron en que sus reclamos no se basan en ningún tipo de discriminación e hicieron hincapié en que simplemente se trata de un "problema de convivencia". 

“No puede ser que un niño tenga que salir de enfrente del televisor a determinada hora y que si va a la plaza a jugar tenga que ver a las trabajadoras trans semidesnudas o desnudas”, dijo Miguel Zubillaga, otro de los vecinos. 

El documento que le entregaron a Martínez pide regular los horarios en que las trabajadoras trans se acercan al barrio y delimitar las zonas que frecuentan. “Lo que planteamos, que no nos parece descabellado, es crear una zona de exclusión para que estas personas se alejen de las plazas, de las canchas de baby fútbol y de los centros educativos, recreativos y religiosos”, comentó Zubillaga. 

El intendente Martínez escuchó atentamente los pedidos de los vecinos y se comprometió a leer el documento y ocuparse del tema, aunque aclaró que algunas de estas situaciones no conciernen estrictamente a la intendencia. Además, les agradeció “la forma respetuosa, prolija y democrática” en la que le plantearon el reclamo. 

“Hay que trabajar en conjunto con algunos ministerios, los vecinos y la gente que trabaja en la zona para, sin demonizar a las trabajadoras trans, buscar la forma de terminar con lo que están viviendo los vecinos en este momento”, dijo Martínez, y afirmó que el municipio ya estaba trabajando en el tema. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.