Rugby > EL REGRESO

Vuelve el rugby uruguayo, en su hora de gloria: será el primero en América

Será el primer país de América en jugar a este deporte luego de decretada la pandemia, y lo hará con varios profesionales de Los Teros, que venían jugando en Peñarol o en Estados Unidos

Tiempo de lectura: -'

21 de agosto de 2020 a las 22:46

El 13 de marzo, cuando el coronavirus llegó a Uruguay y todo cambió de golpe, el rugby se preparaba para uno de los últimos fines de semana de amistosos antes de comenzar la actividad oficial.

De pronto, todo se detuvo. La Super Liga Americana se hizo añicos cuando recién nacía, la actividad de Los Teros quedó en un total impasse. Pero sobre todo, los clubes vieron detenida una temporada que ni siquiera había empezado oficialmente. Llegó la incertidumbre, los entrenamientos por zoom, y hasta el desánimo: muchos mencionaban al rugby en el fondo de la fila, al ser un deporte de mucho contacto, y se imaginaban la vuelta bien entrada la primvera, como muy pronto.

Pero el rugby trabajó duro para volver. Los clubes y la URU se plantearon protocolos de regreso, se los presentaron al gobierno y empezaron a cumplirlos. Primero con movimiento sin contacto, que aunque pareciera poco permitió a jugadores volver a estar en la cancha. Luego las siguientes fases, los partidos amistosos, y finalmente la vuelta, retrasada una semana por pedido de la Secretaría de Deportes.

Este sábado, finalmente, vuelve el rugby. Y lo hace con gloria. Porque el viejo rugby local de clubes, que en los últimos tiempos quedó en un segundo plano de la atención eclipsado por el crecimiento de Los Teros, ahora acapara todos los ojos. No solo los de Uruguay: será el primer país de las Américas en el que, en tiempos de covid-19, volverá a tener rugby organizado en una cancha.

La vuelta será también un momento para homanejear y recordar a Carlos Calvo, manager de Old Boys, una de las primeras víctimas de la pandemia en Uruguay.

Con Teros profesionales

Como cada actividad deportiva post pandemia tendrá la incertidumbre de muchos meses sin actividad. Pero también el brillo de volver a contar con los jugadores profesionales de Los Teros, que han jugado salteadamente con sus clubes en los últimos años,  y que en un principio no iban a poder jugar el torneo local por sus compromisos con selección y con sus clubes. El derrumbe de todo el calendario internacional le da ahora la chance de volver a jugadores consagrados en sus clubes, incluidos los que tienen contrato en la Major Legue Rugby de EEUU, que recién volverán a jugar en el norte en febrero de 2021.

Así, jugadores como Diego Magno (Houston Sabercats, en MVCC), Ignacio Dotti (New Orleans Gold, en Los Cuervos), Gastón Mieres y Manuel Diana (Toronto Arrows, en Lobos y Christians respectivamente) tendrán un regreso inesperado a sus clubes (Leandro Leivas no lo hará por el momento porque sigue residiendo en Canadá). Pero también el nuevo capitán de Los Teros Andrés Vilaseca, Alejandro Nieto, Nicolás Freitas, entre varios otros, que jugaron con Peñarol en 2020 y volverán a hacerlo en 2021. O Rodrigo Silva y Juan Echeverría, que volvieron desde Austin y jugarán profesionalmente en Peñarol en 2021.

Con eso el rugby uruguayo da un paso trascendente, que por ejemplo Buenos Aires nunca dio: mezclar profesionales con amateurs. El campeonato gana nivel, y los jugadores ganan competencia, a diferencia del resto de la región, mientras se espera que avance la puesta en marcha del Sudamericano de selecciones previsto para octubre.

En Primera, el Uruguayo lo jugarán 11 equipos, en dos ruedas todos contra todos, y los ocho mejores clasificarán a cuartos de final a ida y vuelta, y luego semifinales y final a partido único, para terminar el 12 de diciembre. 

Este fin de semana también comenzarán los campeonatos de Intermedia, Preintermedia A, la nueva Preimtermedia B, M19, M17, M15, Infantiles e Interior. En setiembre comenzará el torneo femenino.

El protocolo

Para poder volver, el rugby tendrá un protocolo exigente pero pensado con un criterio base: que sea fácil de cumplir, y que no requiera un poder de fiscalización difícil de aplicar sino que apele a la responsabilidad de todos los protagonistas. En definitiva, es un enorme privilegio poder estar jugando al rugby en la región más complicada del mundo por la pandemia, y hay que defenderlo.

Para eso, los médicos de los clubes se reunieron una vez por semana durante los últimos meses, preparando el documento que finalmente fue aprobado por el Ministerio de Salud Pública, la Secretaría de Deportes y el Grupo Asesor Científico Honorario del gobierno (GACH).

Los dos principales conceptos manejados son las medidas de prevención y la trazabilidad de contactos para el caso de que haya un positivo.

Los partidos serán a puertas cerradas. Para eso se exhorta a socios y simpatizantes a no acercarse hacia el club, y varios equipos preparan transmisiones online para que sus hinchas puedan ver los encuentros, ya que de momento no hay televisión confirmada para el torneo. Si por algún motivo hay espectadores -socios del club que están en otras actividades y se acercan a la cancha, padres que llevan a sus hijos al partido- deberán ser parte de la lista de la institución, y usar tapabocas en todo momento. Y le aplicarán las mismas reglas que los integrantes de los planteles.

Los clubes tendrán un "encargado covid", que será el coordinador de todas las medidas. El día anterior a cada partido, los coordinadores intercambiarán la lista de personas que serán parte de la delegación. Deberán respetar un área de estacionamiento, de calentamiento y de estadía fuera de la cancha cuando no estén jugando. Fuera de la cancha se exige el uso de tapabocas.

No podrán usar otras instalaciones del club, incluido los vestuarios, aunque los médicos reiteraron ante la SND el pedido de poder usarlos, sobre todo para quienes tienen viajes de varios kilómetros luego de los partidos, y teniendo en cuenta que en el rugby los jugadores suelen terminar embarrados. Hay un protocolo de uso responsable de los vestuarios, que incluye capacidad y tiempo limitado de uso, aunque de momento no ha sido aprobado: el gobierno solo los autorizó para el deporte profesional.

También se exhorta a que el consumo de agua sea en botellas individuales, y que una camiseta no sea usada por más de un jugador.

Los terceros tiempos están supendidos, y se le pide a los jugadores que limiten los eventos sociales, ya que han demostrado ser la instancia más común de contagios. Además, se solicita que todos los integrantes del plantel tengan instalada y activa en sus celulares la app coronavirusuy para el rastreo de contactos.

¿Qué pasa si hay un positivo?

En primer lugar, si hay un jugador o integrante de plantel con sintomas claros de covid-19, la idea es que se lo pueda hisopar de forma inmediata, y que no tenga que esperar a que su prestador de salud lo haga. Para eso está previsto un fondo común de todos los clubes que pague test privados ($ 4 mil aproximadamente). En caso de ser positivo, todos los que se consideren contactos cercanos deberán aislarse preventivamente y realizarse test. Para esos test también está previsto utilizar el fondo, a través del sistema pool: se hacen grupos de 10 hisopados y se los pasa por el mismo reactivo. Si el resultado es negativo quiere decir que nadie tiene el virus, pero en caso de ser positivos se hacen tests individuales. 

Si bien no está escrito en el protocolo, se entiende que un positivo obligará a suspender dos partidos del fin de semana siguiente: el del equipo del caso positivo y el del que el rival del equipo positivo jugaría ese fin de semana, ya que los tests deben hacerse en el período de mayor sensibilidad para que no arroje un falso negativo (entre el día 5 y el 12, aproximadamente). La suspensión de la fecha no está prevista, pero podrá ser una decisión de la URU eventualmente.

La fecha

Los Teros que regresan a los clubes

Old Christians: Juan Echeverría (Austin), Manuel Diana (Toronto), Federico Favaro, Tomás Inciarte, Ignacio Péculo (Peñarol). Leandro Segredo se recupera de una rotura de ligamentos cruzados.

Old BoysSantiago Civetta, Maxime Sonneveld, Andrés  Vilaseca, Juan Manuel Cat, Baltazar Amaya, José Iruleguy (Peñarol)

Carrasco PoloJuan Juan Garese, Nicolás Freitas, Felipe Etcheverry (Peñarol), Rodrigo Silva (Austin)

Trébol: Agustín Della Corte (Peñarol), Juan Pedro Rombys

PSG: Ignacio García (Peñarol)

Champagnat: Alejandro Nieto y Guillermo Pujadas (Peñarol)

MVCC: Diego Magno (Houston), Diego Arbelo (Peñarol)

Los Cuervos: Joaquín Jaunsolo (Peñarol), Ignacio Dotti (New Orleans)

Lobos: Gastón Mieres (Toronto), Facundo Gattas (Hindú)

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...