12 de julio 2024
Dólar El Observador | Auspicio BROU Cotizaciones
Compra 38,90 Venta 41,30
17 de junio 2024 - 10:15hs

Tras encontrar inconsistencias en una investigación interna realizada por la Armada, el Ministerio de Defensa Nacional inició una nueva indagatoria sobre hechos de corrupción ocurridos en esa fuerza y revocó una dura sanción que había castigado al oficial que había denunciado los ilícitos.

Un año y tres meses antes, el capitán de corbeta Gabriel Vega le había enviado a García tres memorándums detallando diversos hechos de corrupción en el Comando de Infantería de Marina.

Más noticias

García ordenó en primera instancia que la Armada realizara una investigación administrativa interna sobre las denuncias, pero los resultados evidenciaron inconsistencias importantes, dijeron fuentes del Ministerio de Defensa.

Por eso se ordenó una nueva investigación, ahora dirigida por una abogada del propio Ministerio de Defensa Nacional.

Además, en enero, García anuló una sanción de siete días de arresto que había padecido Vega. En los fundamentos de la decisión se establece que los militares no están exentos de la obligación que tienen todos los funcionarios públicos de denunciar los hechos ilícitos de los cuales toman conocimiento.

Sin embargo, para Vega las correcciones del Ministerio de Defensa llegaron un poco tarde: tras las sanciones que recibió decidió pedir la baja y en setiembre de 2023 abandonó la Armada. Hoy se desempeña en el sector privado.

Lo ocurrido con Vega en la Armada recuerda lo vivido por el teniente Nelson Duarte en el Ejército: un oficial denuncia actos de corrupción internos, la fuerza monta una investigación administrativa más tendiente a tapar que a esclarecer los hechos, los responsables permanecen impunes mientras que el denunciante es sancionado.

Chanchos en la Armada

En diciembre de 2022 El Observador informó de las denuncias de Vega. Sus memorándums exponían una amplia gama de situaciones que no estarían dentro de la normativa vigente.

Vega acababa de salir de una sanción de 22 días de arresto, producto de sus denuncias.

En uno de los documentos que había enviado a García decía: “Desde el mes de marzo (de 2022), quien suscribe se encuentra comunicando irregularidades tanto en el manejo de combustible, pago de servicios especiales y pagos de cárcel”.

Por ejemplo: personal de la Infantería de Marina cobraba por guardias perimetrales en la Cárcel de Punta de Rieles que no se prestaban. Según uno de sus memorándums, en 2022 se gastaban por mes 261.466 pesos en pago de horas de guardia perimetral que no se cumplían.

La estafa llegaba al punto de que algunos cobraban por guardias durante sus licencias.

Del mismo modo, el capitán Vega también denunciaba irregularidades en el pago de una compensación establecida para retribuir a aquellos efectivos que participan de tareas de control de fronteras y lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado.

Según Vega, importantes mandos de la Armada, se beneficiaban de este esquema espurio de pago de compensaciones. “Hoy en día se ha convertido en un pago discrecional a personal cercano o de confianza”, denunciaba. Entre otros, señalaba al jefe del curso del Centro de Adiestramiento de Infantería de Marina. También al segundo de esa dependencia.

Vega también señalaba que oficiales violaban la normativa vigente respecto al uso de combustible, que obliga a que las cargas “deben ser posteriores” a las misiones y como compensación de un gasto de nafta previamente documentado. En cambio, Vega relata casos de efectivos que cargan su auto particular directo del surtidor de la unidad, sin documentarlo.

También dejaba constancia de que oficiales usan los talleres de la Armada para reparar su propio vehículo y el caso de un jerarca que uso un camión de la fuerza para mudarse.

Asimismo, se señalaba que se criaban chanchos en una unidad, que eran vendidos “en forma totalmente irregular y en negro”.

En la investigación interna que realizó la Armada se incorporó el tema de que también se criaba ganado vacuno, dijeron fuentes de la fuerza.

Los chanchos –según fuentes vinculadas a la investigación- eran vendidos en negro a las cooperativas de las fuerzas armadas, mientras que las vacas se llevaban a ferias ganaderas.

En los escritos que Vega remitió al entonces ministro García, los responsables de estas irregularidades aparecían señalados en todos los casos con su nombre, apellido, grado y cargo.

Los memorándums de Vega, además, pintaban un panorama poco profesional y peligroso. Relataba casos donde las guardias que deben hacerse con dos efectivos, pero se hacían con uno solo. También el caso de un efectivo que trasladó armamento de guerra en su vehículo particular.

De todos estos hechos “se ha informado en más de una oportunidad al mando, no habiendo cambios, ni análisis de los mismos con intención de regularizarlos”, señalaba.

Los responsables no fueron sancionados, pero Vega sí. En uno de los escritos entregados a García, el capitán de corbeta detallaba todas las sanciones que había recibido tras denunciar estos hechos. “Vos tenías posibilidades de ser segundo del Comando de Infantería de Marina, pero nadie quiere trabajar con problemáticos”, le dijo uno de sus jefes.

Según pudo saber El Observador a través de fuentes de la Armada, ante la inminencia de ser llamados a declarar en la investigación que ahora lleva adelante el Ministerio de Defensa, los oficiales involucrados fueron convocados a una reunión con un almirante de la fuerza y un abogado, en la cual se habló del caso.

Las fuentes dijeron que el Ministerio ya fue informado de esta reunión.

Temas:

Ministerio de Defensa Armada Armada Nacional

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos