18 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
1 de diciembre 2018 - 22:37hs

Verónica compró hace un año y medio un monoambiente en un edificio antiguo y refaccionado de la Ciudad Vieja. Lo compró con el objetivo de alquilarlo a través de la plataforma Airbnb, convirtiéndose desde ese momento en anfitriona de la plataforma. Los que alquilan su apartamento son, en su mayoría, europeos, americanos, brasileros y algunos australianos. En promedio se hospedan en el apartamento cuatro días, aunque algunos permanecen 20 días o un mes.

Fernanda también es anfitriona de Airbnb y además, dueña de una inmobiliaria. Actualmente tiene dos apartamentos publicados en la plataforma, ubicados en el Centro de Montevideo. Los alquilan extranjeros y la mayoría de ellos vienen a Uruguay a estudiar. Fernanda no alquila esos apartamentos en su inmobiliaria, sino de forma exclusiva en Airbnb.

Airbnb

Lo que tienen en común Verónica y Fernanda, al igual que otros anfitriones, es que tienen propiedades que alquilan exclusivamente a través de la plataforma creada por los estadounidenses Brian Chesky y Joe Gebbia hace diez años. 

En Europa y Estados Unidos, esta situación ha generado inconvenientes porque esta forma de alquiler se masificó más que en Montevideo, y los días de la estadía llegan a superar en ocasiones los tres meses. En el barrio Lower East Side de Manhattan, por ejemplo, un estudio publicado por BBC en agosto concluyó que las propiedades alquiladas a tiempo completo a través de Airbnb generaban, en promedio, entre dos y tres veces más la renta anual media de un alquiler normal. 

Aunque Airbnb representa un porcentaje reducido del total de viviendas disponibles en una ciudad, puede suponer un porcentaje muy importante en algunos barrios, como pasa en el casco antiguo de Barcelona. Un estudio de 2015 también publicado por BBC indicó que el 9,6% de las viviendas en el centro histórico de la ciudad estaban en Airbnb, y en la zona del barrio Gótico, dentro del barrio antiguo, el porcentaje alcanzaba el 16,8%.

Para realizar el estudio se entrevistó a 42 vecinos, 40 de los cuales destacaron el problema del desplazamiento y los problemas ocasionados en su vida diaria. Por esta razón, en la ciudad se dejaron de proporcionar nuevas licencias para el alquiler turístico, sin las cuales cualquier alquiler de corta duración es ilegal. Por otra parte, el Ayuntamiento de Madrid creó un plan centrado en los alquileres turísticos de más de 90 días al año y los prohibirá en el centro y el centro histórico de la ciudad.

Según datos proporcionados por Airbnb a El Observador, en Montevideo hay 3.000 espacios publicados en la plataforma, de los cuales un 46% son habitaciones privadas o compartidas en las casas de los anfitriones, hoteles boutique o bed & breakfast. El restante 54%, son apartamentos o casas que se alquilan en su totalidad.

Fernanda dijo que parte de los huéspedes que recibe en sus apartamentos son personas que necesitan alquileres temporarios, deben quedarse en la ciudad unos meses y no cumplen con los requisitos para alquilar de forma convencional por uno o dos años, ya que carecen de garantía, el dinero para un depósito, antigüedad de referencia, entre otros. "Te da miedo alquilar si la persona no tiene nada de eso, pero alquilando por la plataforma tenes el respaldo y las evaluaciones que te permiten saber cómo se comportó ese huésped en otros hospedajes", explicó.

Para Verónica, no siempre es rentable alquilar su apartamento por Airbnb ya que "aumentó mucho la oferta", y en su caso, no disminuyó el precio de alquiler. "A veces no lo alquilo porque me sale más caro que venga gente y tener que dar los servicios de limpieza". Consultada sobre si recibió alguna queja de los vecinos del edificio, la anfitriona dijo que por el momento no fue así. "Uno pone reglas de convivencia, y generalmente la gente las cumple", dijo.

Alquileres temporarios, ¿amenazados?

El consultor inmobiliario Julio Villamide dijo que el impacto de Airbnb en Uruguay es, fundamentalmente, en los alquileres temporarios de verano. Citó un ejemplo de un colega que en la temporada de verano 2017-2018 cerró cinco contratos de alquiler, mientras que años anteriores esa cifra era de 200. "No sé si el impacto en todos los casos tiene una magnitud como esa, pero es bastante", explicó.

Para Villamide, pueden convivir en el mercado las plataformas tecnológicas con las inmobiliarias, en tanto "jueguen bajo las mismas reglas". "Están apareciendo modos de convivencia que tienden a facilitarle la vida al propietario e inquilino. Si eso se cumple y todos podemos ganar algo, magnifico. Pero si alguno de esos sectores queda desprotegido es un problema", sostuvo.

En mayo del año pasado, desde Airbnb se contactaron con el gobierno uruguayo para negociar su situación tributaria y formas de regulación. Hasta el momento no se llegó a un acuerdo.

En la misma línea, el presidente de la Cámara Inmobiliaria Uruguaya, Wilder Ananikian, entiende que Airbnb está dirigido al público de la costa y en la temporada. "En Montevideo puntualmente,  al igual que en Buenos Aires, no tenemos la idiosincrasia de no tener trato con la gente antes de alquilar".

El portal Casas en el Este publica la oferta de alquileres temporales. La gerenta de Operaciones, Pía Steglich explicó que el impacto de Airbnb se vio en la disminución de los días en que se alquilan las propiedades. "Antes, en la temporada alta se alquilaba por quincena. Con la llegada de Airbnb empezó a bajar el promedio de días, por ejemplo por diez u ocho", sostuvo.

En cambio, quienes alquilan por Airbnb, "buscan alquileres de dos a tres noches. Es un promedio muy bajo para lo que el uruguayo está buscando concretar en un alquiler", sostuvo.

En Uruguay todavía hay un mercado que no se acostumbra al ritmo de alquiler que tienen las plataformas". Pía Steglich, gerenta de Operaciones de Casas en el Este

Steglich dijo que por el momento no prevé que en Uruguay suceda lo mismo que en países de Europa o en Estados Unidos en cuanto a los alquileres a largo plazo a través de esa plataforma. "Hay muchos propietarios que no se animan a poner sus propiedades en Airbnb porque todavía disfrutan el contacto con el potencial huésped. Antes de concretar la reserva quieren hablar con las personas, interactuar con ellas, ver que quieren, si arreglan un precio, hablar sobre la ubicación. Las plataformas online no permiten todo esto porque tienen la reserva automática", resumió.

Temas:

alquileres Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar