22 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,05 Venta 39,45
2 de julio 2019 - 14:00hs

Empezó una de las grandes zafras de las salas de cine. El frío obliga a buscar el confort de la calefacción, los espacios cerrados y la diversión entre cuatro paredes para atravesar las vacaciones de invierno sin que el aburrimiento gane. Y la pantalla grande, acompañada de un tarro abundante de pop, se presenta como una de las opciones clásicas para este período.

Además, las vacaciones coinciden con el verano del hemisferio norte, fecha que Hollywood aprovecha para lanzar sus películas más taquilleras – no, las películas de animación no salen porque aquí haya vacaciones-. Pero los meses de junio y julio siguen siendo plazas fuertes para el cine que busca entretener a la familia y sobre todo, a los niños.

La oferta es diversa, pero no todas las películas son adecuadas para todos los niños. Cada una tiene sus particularidades y un estilo propio, que hace que sean más eficaces para una determinada edad y perfil, e incluso pueden determinar que un adulto se divierta más o menos.

Más noticias

Esta es una pequeña ayuda para elegir entre las principales opciones de la cartelera para estas próximas dos semanas.

Spider-Man: Lejos de casa

El Hombre Araña es de esos personajes que los niños adoran, y que tiene ganada una enorme popularidad que atraviesa décadas y generaciones. Es un superhéroe adolescente, que hace chistes mientras trompea a los malos, y tiene una vida “civil” bastante enredada, que provoca unas cuantas risas más.

 Y encima esta versión tiene el respaldo y el toque maestro de Marvel, que desde hace una década viene cómoda como la franquicia más taquillera y exitosa del cine. Pero ese también puede ser un dilema al momento de entrar a la sala. Porque esta película de Spider-Man hace referencia a Avengers: Endgame, y además de que tu hijo o hija se pueda llevar un spoiler sobre el destino de otros superhéroes, puede ser también que no entienda la evolución que el arácnido ha tenido al comienzo de esta película.

No es imprescindible haber visto las anteriores películas, pero si no querés que tu niño se lleve un disgusto porque no entendió algo, quizás no sea lo ideal. De todos modos, es una buena opción para los más grandes y preadolescentes, y lógicamente, para los que adoran a los superhéroes.

La vida secreta de tus mascotas 2

Para tener una idea más clara sobre el perfil de esta secuela, hay que saber que sus creadores son los mismos de los omnipresentes Minions. Es por lo tanto una película más adecuada para los niños más pequeños, con un humor simple y directo que funciona con eficacia, y con la misión de entretener lo más posible a todo aquel que haya pagado la entrada.

Eso es algo que mantiene desde su primera parte (aunque tenía unos momentos que si bien no eran oscuros, hacían quedar a sus personajes como unos animales bastante desagradables), y que prácticamente es parte de la identidad de Illumination Studios; esta segunda parte aporta un toque de madurez con una trama que implica a las mascotas protagonistas defendiendo y protegiendo al nuevo miembro de su familia: un bebé humano.

Por eso, y sin demasiada necesidad de haber visto la primera entrega, esta película es una opción válida y segura para pasar una hora y media de risas y desconexión para los adultos, viendo las tropelías de un grupo de perros y gatos.

Toy Story 4 

Si sos de los que prefieren disfrutar del cine, y no solo acompañar a tu hijo, sobrina, nieto o prima, Pixar no decepciona y despide por todo lo alto a la saga de Toy Story, poniéndole el punto final a una serie que atraviesa generaciones y que mantiene el sello del estudio pionero en la animación digital, con mensajes, chistes y emociones que le pegan tanto a los chicos como a los grandes.

Y más en este caso, en el que la primera película data de 1995. Varios de los niños de esa época ya son padres, y pueden cerrar el viaje de Woody y Buzz acompañando a una nueva generación de espectadores. Pero los chicos también pueden enfrentarse a una película que mantiene un buen ritmo a lo largo de toda su duración, siendo enérgica pero no hiperactiva, con personajes muy graciosos, y secuencias espectaculares que llenan los ojos.

Con un golpe emotivo de esos que tan bien le salen a Pixar, y una historia que trata temas adultos como la maduración, dejar atrás etapas terminadas de la vida y  aceptar el envejecimiento, así como otros como la amistad y el cuidar a los que queremos, Toy Story es una opción fuerte para un público amplio. Aunque quizás los niños más grandes que quieren despegarse de la infancia prefieran ver algo con más oscuridad.

Aladdin 

La versión remodelada de uno de los clásicos animados de la casa Disney de la década de 1990 puede ser eficaz para atraer a distintos perfiles. Hay una princesa pero con un giro feminista, un héroe simpático que protagoniza una aventura efervescente (aunque un poco larga de más), canciones de esas que uno se va tarareando del cine y trajes coloridos. A lo anterior se suma Will Smith haciendo de genio y pasándola muy bien, y, para los padres, tíos, hermanos o primos mayores, la oportunidad de revisitar una de las historias que formó parte de su infancia.

El toque nostálgico puede ser otra motivación para optar por las aventuras del vagabundo de la ciudad de Agrabah, en un relato más clásico y tradicional, pero con algunas alteraciones, tanto algunas que funcionan como otras que no aportan demasiado.

Temas:

cine Spiderman La vida secreta de tus mascotas Disney

Seguí leyendo

Te Puede Interesar