Carta Lectores > OPINIÓN

¿Democracia...?

Tiempo de lectura: -'

09 de octubre de 2020 a las 19:37

Por Fundación Homini Veritas - Sergio Hebert Canero Dávila

Tenemos un problema con la democracia. Creemos identificar inequívocamente aquello que define y distingue tal modelo de ordenamiento social y nos preciamos de reconocer y de valorar las ventajas comparativas que ofrece con respecto a cualquier otro sistema organizativo para establecer y para preservar una convivencia pacífica y constructiva entre quienes lo adoptan. Pero a fin de relacionarnos, de interactuar y de comprometer nuestros intereses recíprocamente creamos estructuras vinculantes políticas, jurídicas, económicas y administrativas no sólo incompatibles con este paradigma institucional sino que atentan directamente contra su eventual puesta en práctica.

El ideal democrático probablemente surgió a partir del concepto de isonomía...; los atenienses del Siglo VI antes de la Era Cristiana tal vez llegaron a él como desarrollo intuitivo de la convicción a la que arribaron al comprender que si pretendían erradicar los conflictos para coexistir armoniosamente incentivando y optimizando su esfuerzo mancomunado en procura de un bienestar individual y colectivo deseable para todos, ninguno tendría que imponer sus pretensiones al resto...; que por tanto era imperioso no violentar los fueros privativos de nadie aunque también sería imprescindible concederse unos a otros facultades para intervenir de manera oportuna, ponderada y eficaz en los asuntos que por ser de índole corporativa les deparaban equivalentes gratificaciones y contrariedades, los perjudicaban o favorecían por igual y generaban idénticas obligaciones y derechos para cualquiera de los involucrados en el devenir cívico de su comunidad.

Introdujeron así un estilo de relacionamiento interpersonal excelente, único, insuperable...: si cada sujeto quedaba facultado para resolver al margen de intromisiones ajenas lo que fuera de su exclusiva incumbencia y si además concomitantemente se le otorgaban potestades para gravitar con libertad y equidad en las decisiones que se tomaran sobre cuanto lo afectase, ¿qué tipo de asociación podría resultarle más atractiva y conveniente a cualquier ser humano...?¿qué grado superior de autonomía e independencia podría reclamar quien aspirase a vivir en el seno de una comunidad organizada...?; ¿qué trato más ecuánime podría exigir alguien criteriosamente...? Por añadidura, ningún requisito adicional sería forzoso cumplir a efectos de lograr ese acuerdo perfecto: bastaba en suma respetar las atribuciones ajenas y actuar según el sentir general en lo concerniente a todos...

Asombrosamente sin embargo pese a declarar en forma explícita y con entusiasmo que suscribimos estas dos elementales normas básicas, razonables e incontrovertibles, obramos en todas las regiones del planeta de manera radicalmente distinta: celebramos a menudo comicios con voto universal para zanjar asuntos que sólo atañen o importan a cierta parte de la ciudadanía y con frecuencia vulneramos el ámbito particular, privado e íntimo de incontables personas a través de mandatos emergentes de las urnas...; y para colmo, en lugar de guiarnos por la voluntad conjunta nos regimos por las preferencias de algunos..., por el deseo preponderante..., por lo que disponen las mayorías...; en consecuencia, las medidas que adoptamos violentan de modo inapelable las aspiraciones de sectores que circunstancialmente pudieran llegar a tener tantos integrantes como la mitad menos uno del total de los implicados en el tópico a dirimir, los cuales inexorablemente quedan frustrados, indignados, molestos, resentidos ...

Con ello en cada consulta popular en cada plebiscito, en cada referéndum, en cada elección de autoridades públicas originamos, agudizamos, expandimos y perpetuamos desavenencias y antagonismos...; provocamos animosidades..., acicateamos discordias..., intensificamos enojos..., ahondamos rencores..., propiciamos una hostilidad eviterna... Y todo esto creyendo insensatamente que al preceptuar como de obligado cumplimiento aquello que disponga la cantidad más alta de nosotros actuamos con sabiduría, con justicia y con lealtad en aras de la concordia y de la prosperidad ecuménica...

Un proceder absurdo, irracional, disparatado...

Los demócratas de la venerable Atenas garantizaban a cualquier ciudadano el derecho de manifestar en el ágora su opinión acerca de cualquier tema y de controvertir e impugnar las posturas coincidentes o discrepantes con las mociones ahí presentadas...; esto evidencia que su propósito no era limitarse a contabilizar cuántos estaban a favor y cuántos en contra de lo planteado, sino intercambiar ideas, propuestas y sugerencias apuntando a disipar con argumentos, concesiones y tolerancia la oposición o la renuencia de los desconformes para llegar a un consenso global en lo atinente a todos.

Esa debió ser obviamente su intención: hallar fórmulas adecuadas para satisfacer las reivindicaciones de cada uno por vía de compensar a los no agraciados cuando resultara imposible complacer a todos con una sola e idéntica medida. Por ello seguramente cultivaron el debate y se volvieron expertos en oratoria, lógica, dialéctica y retórica...; destrezas útiles y hasta indispensables para negociar con interlocutores habilidosos y díscolos pero que habrían sido innecesarias y aún contraproducentes de haber consistido su objetivo en que los más impusieran sus designios a los menos.

Adicionalmente, creer que su aporte a la civilización pudo haber sido legitimar un burdo mecanismo incruento de avasallamiento, abuso y opresión es disparatado y ofende la memoria de tan ilustres pensadores: doblegarse ante las pretensiones de un grupo adversario más numeroso es una conducta instintiva de aplacamiento y de sumisión practicada maquinalmente incluso por los animales más primitivos.

Pero ni siquiera hoy dos mil seiscientos años después de su prodigioso alumbramiento intelectual nadie a lo largo y a lo ancho del mundo parece haber comprendido en su verdadera esencia tan genial doctrina. Y esta incapacidad nos arrastra vertiginosamente hacia un trágico destino de confusión, caos y conflictividad autodestructiva ...

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...