27 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,85
23 de julio 2020 - 15:31hs

Los modelos de negocio colaborativo venían creciendo a pasos agigantados, ya que tienen ese doble beneficios de obtener una ganancia e incluir a los clientes en el proceso. Sin embargo, ante la llegada de la pandemia, el factor miedo -sumado a la incertidumbre- provocaron que no todas las personas se animaran a ser parte de la movida y usar los distintos servicios que ofrecen este tipo de empresas.

“Creo que los modelos de negocios están todos en crisis, y esto es importante para cualquier empresa”, sostuvo a El Observador el director de la Fundación da Vinci, Sergio Delgado. En este sentido, mencionó que uno de los factores que más impactan a todo aquello colaborativo es la incertidumbre. “El no saber qué va a pasar o cuándo va a ser, suele ser algo muy dramático, sobre todo si se piensa en materia de planificación”, agregó.

Para Delgado, uno de los puntos a pensar para poder tener una visión más integral, es en los distintos escenarios que pueden encarar todas aquellas compañías que se aboquen a un modelo colaborativo. “Manejar posibles situaciones que pueden pasar de aquí a seis meses, es vital, pero no es que esto vaya a dar demasiadas certezas”, especificó.

No obstante, si bien el directivo de da Vinci entiende que el modelo puede estar en crisis, también rescató que gracias a la pandemia han surgido “un montón” de empresas que se adaptaron a lo colaborativo para poder sumar fuerzas y aportar para salir de la emergencia sanitaria. “Creo que estos proyectos nacen a partir de una necesidad puntual, después de que pase todo tendremos que ver qué rumbo toman”, aclaró.

La directora Ejecutiva de la incubadora Rabbit, Cecilia Aguirrezabala, sostuvo que su entender el modelo no está en crisis, sino que está pasando que los ejemplos más populares de empresas que lo aplican “tienen que ver con compartir espacios o trasladarse, cosas que por el momento están restringidas”.

En sintonía con lo que dijo Delgado, para Aguirrezabala, lo colaborativo sigue siendo una alternativa válida para poder embarcarse en nuevos proyectos. En tanto recalcó que también es una buena opción en períodos de crisis económica, pero debe existir una adaptación sociocultural y un desarrollo económico acorde para que el proceso pueda ser acompañado.

Otro de los argumentos que maneja Delgado para explicar que no necesariamente este tipo de modelo está atravesando una crisis, es que hay decisiones empresariales que muchas veces no obtienen los resultados esperados y terminan haciendo que la empresa tenga que cambiar su estrategia. “Cuando algo va a la quiebra, se suelen dar argumentos coyunturales –que son válidos- pero hay que ver qué pasó antes también”, dijo en este sentido.

De igual modo, Delgado aclaró que en caso de tener un modelo de negocio colaborativo, lo ideal siempre es escuchar a los clientes incluso en los momentos no tan buenos. “Hay que aprender de lo que le pasó a los competidores y también lo que dicen, y sienten, las personas”, subrayó.

La oportunidad

Para Aguirrezabala este momento es ideal para tratar de innovar y poder emprender bajo un modelo alternativo que sea de ayuda para la sociedad en medio de la crisis.

“¿Cómo pueden entonces las empresas satisfacer las necesidades de las personas sin generarnos grandes inestabilidades económicas? Presentándoles modelos económicos alternativos a la compra-venta”, dijo.

Puso como ejemplo a los negocios que dependen de las fiestas y de los eventos, y acotó que ellos han encontrado la manera de obtener ganancias económicas a pesar de las adversidades. “Vender prendas a futuro. Pague hoy y lleve cuando tenga una fiesta. En fin, de esto se trata ser emprendedor”.

Con foco en lo colaborativo

Juan Borrelli desafió la complicaciones coyunturales y decidió emprender con la mira puesta en lo colaborativo. En este sentido, creó el proyecto SimpleTrueque, una plataforma que busca que las personas intercambien objetos de acuerdo a su necesidad.
Si bien para el emprendedor es cierto que la pandemia puso en jaque el modelo, reconoció que durante estos meses han tenido una gran aceptación del público. “Creamos un grupo de Facebook, para testear la idea y ya tenemos cerca de 6 mil miembros”, afirmó a El Observador. En tanto, Borrelli contó que el grupo tiene un promedio diario de 70 publicaciones diarias.
SimpleTrueque, según Borrelli, ha ayudado a sortear las necesidades que trajo la pandemia ya que permiten canjear comida o artículos de primera necesidad en busca de llegar a los más afectados por la crisis.
Temas:

Negocios colaborativos pandemia Coronavirus Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar