Nacional > ENTREVISTA CON DARÍO PÉREZ

"En el segundo gobierno del FA se vendió mucho humo"

El diputado es crítico con el partido y dice que hay "muchos burócratas" que no sienten afán por lograr justicia social, pero no está dispuesto a irse

Tiempo de lectura: -'

21 de mayo de 2018 a las 05:00

Hoy vuelve a estar señalado por sus compañeros de partido. Por su negativa, el Frente Amplio no logró aprobar el impuesto a las jubilaciones militares. Dijo que es "inconstitucional", "discriminatorio" y que en política se hacen "muchas chanchadas". Lo tildaron de traidor. Él asegura que no votará nunca más algo con lo que no esté de acuerdo. Es una actitud que se repite, que al resto del FA le disgusta, pero que él no piensa cambiar. Y aunque sabe que molesta, por ahora no piensa irse ni cambiar de partido. Este es un extracto de la entrevista que el diputado Darío Pérez (Liga Federal) mantuvo con El Observador.

¿Cómo se siente con el mote de "rebelde"? Parece que hasta disfrutara de que lo enviaran al Tribunal de Conducta del FA.
El mote de rebelde no me preocupa porque desde que entré al liceo he practicado la rebeldía. Tampoco considero que sea un estigma porque en reaildad el mundo ha avanzado por los rebeldes. Nunca por los que bajan la cabeza, nunca por los obsecuentes. Y no es estrictamente que lo disfrute, pero en política se confronta. No existe otra manera de luchar por las ideas. Eso no significa agarrarse a piñas. Y se confronta en todos lados. Si es necesario hacerlo en un tribunal, lo haré, como lo he hecho con otras cosas.

¿Por qué quiere estar en este Frente Amplio con el que tiene tantas diferencias?
No es que sean tantas las diferencias. El Frente Amplio es como la Iglesia, allí coexisten una cantidad de líneas. Quizás todos tenemos en la cabeza un Frente Amplio ideal. Yo me enamoré del Frente Amplio y vine a trabajar pero yo me lo imagino como una herramienta que nos conduzca a la mayor justicia social, sabiendo que no tiene una definición socialista ni cosas por el estilo. No lo veo en otro partido, por lo tanto mi lugar para luchar por esas cosas que yo aspiro y deseo desde que era muy jovencito, es el Frente Amplio. Y además por su simbología, por rescatar el artiguismo, porque a esta altura somos también una comunidad de sangre, por sentimiento. Por eso yo sigo en el Frente Amplio, y no estoy dispuesto a cederle el Frente Amplio a otros que muchas veces lo que hacen es hacernos pasar vergüenza.

¿Por ejemplo?
Todos aquellos que no se comprometen, que prefieren abrazar hoy teorías económicas y ser buenos alumnos de los organismos internacionales, o tener conductas impropias en la función pública. Toda esa gente, para mi gusto, nos avergüenza y nos aleja de lo que fue el sueño del Frente Amplio en su creación. Y como soy rebelde me niego a aceptar que el Frente Amplio no pueda ser diferente al que tenemos hoy. Me niego a aceptar que no haya autocrítica, porque en la medida que existe autocrítica tú puedes corregir el rumbo. Yo no se qué es lo que ha pasado, si nos hemos burocratizado, si hay gente que no entiende o no se compromete con la lucha política, y una vez que llegó a determinado lugar se atornilla al asiento y como está cómodo no le importa lo demás.


¿Y eso lo ve mucho en el FA?
Veo mucho burócrata que no siente aquella aspiración y afán por la justicia social, sino que están meramente como funcionarios fríos, lejanos, distantes del sentir de la gente. En la medida que tu caminas por la calle y te relacionas con la gente, te expones a que la gente te critique y es más fácil sentir lo que sienten los demás.

Darío Pérez


¿Hoy se siente como una molestia para el FA?
Sí, capaz que soy para muchos una molestia. Es bueno que la gente sepa que nosotros no hemos tenido cargos en el Ejecutivo, que nos hemos mantenido en el Frente Amplio por lo poquito que hemos logrado electoralmente, y no porque tengamos, como de repente tienen otros grupos, poco menos que una agencia de trabajo.

¿A qué grupos se refiere?
Otros grupos del Frente Amplio, son a veces electoralmente con muy poca presencia y sin embargo –no quisiera nombrarlos– tienen muchos representantes en el Ejecutivo, tienen una facilidad para ponerse en determinados lugares que son maravillosos para escalar. Es bueno que la gente sepa que nosotros nos hemos mantenido en el Frente Amplio luchando por esas ideas, no por la cantidad de beneficios que nos puedan haber dado, al contrario, mas bien que nos han dado palo.

Le han dicho directamente que se "autoexcluya" del Frente. ¿En algún momento lo pensó?
Lo que pasa es que tú interiormente te comprometes y es muy difícil echarte atrás. Después que perdimos la última vez en Maldonado yo estuve realmente pensando en alejarme de la actividad política. Yo tengo otras cosas en mi vida que me llenan. Pero unos compañeros de Montevideo me trajeron a un asentamiento, y yo había recorrido asentamientos en Maldonado, pero no en Montevideo. Y hubo imágenes, situaciones, que me dijeron que la lucha por esas cosas que yo pienso siguen vigentes. En el medio de un charco –no me gusta ser grosero para hablar– de mierda y pichí, por adentro de una casa, había un cochecito con un bebé tapadito, y esa gente vivía arriba de parrillas de pallets, y el agua pasaba por abajo. Y yo iba a tirar la chancleta, pero dije "mirá todo lo que queda por hacer". Y la política bien intencionada es un instrumento para tratar de hacer justicia. Y esa es la razón por la que no me permito (irme), mientras las fuerzas me den. El año pasado estuve enfermo y eso me generó una cantidad de revoluciones internas porque tuve 6 meses en mi casa para pensar, y una de las cosas que me dije fue "hacete el gusto Darito". Y el gusto es hacer exactamente lo que pienso, porque yo me estuve reprimiendo durante mucho tiempo por no querer afectar al Frente Amplio. Y mi decisión es "di lo que piensas y actúa en consecuencia".

En casi 15 años de gobierno del Frente Amplio, ¿cree que se hizo todo lo que se pudo por esa gente que menciona, que está viviendo en la pobreza más absoluta?
Yo creo que se hizo mucho pero no lo suficiente, o no se si con las mismas ganas, o no nos atrevimos a hacer determinadas cosas porque no existieron condiciones o porque, desde el punto de vista ideológico, quienes han dirigido económicamente las políticas económicas del Frente no se han animado a hacer algunas cosas o están de acuerdo con que las cosas estén como estén.

¿Qué cosas?
Todos sabemos que el país es muy dependiente, que solo vendemos materia prima porque es poco el valor agregado que le damos. Yo tengo una visión desarrollista, yo quisiera agregar valor a la producción. No quiero vender ganado en pie, no quiero vender troncos a China, en todo caso tablas o aserrín, y los animales faenados porque eso significa trabajo. Si bien en algunas cosas hemos mejorado yo creo que podríamos haber ido un poco más a la izquierda, sin decir con esto que vamos a tomar el Palacio ni locuras de ese tipo. Gestos que nos hicieran ir pasito a pasito más hacia la izquierda y no pasitos que sean cada vez más complacientes con los organismos internacionales.

¿Hay algo que comparta con la conducción económica del ministro Danilo Astori?
Considero que es una conducción responsable dentro de los parámetros de un gobierno de centro ligeramente socialdemócrata. Da ciertas seguridades y si vas estrictamente a los números, ha sido, salvo por el déficit fiscal una conducción exitosa. Yo hubiera pedido que fuera de manera diferente, pero no podemos hacer como con el director técnico de la selección uruguaya, somos tres millones y todos creemos que podemos hacer una cosa o la otra.

Como parte del gobierno, ¿siente que en estos años se le falló en algo a la gente?
Sí.

¿En qué?
Los primeros cinco años anduvimos muy bien, en los segundos cinco años se vendió mucho humo. Vendimos humo del ferrocarril, humo del puerto de aguas profundas, humo de la regasificadora, de esto y lo otro. Y quien tuvo la gran posibilidad de hacer grandes cambios porque venía totalmente desprendido de todo se perdió la oportunidad.

Está hablando de Mujica.
Sí. Cosa que me causa mucho dolor porque yo jugué con alma y equipo. Pero con el diario del lunes tengo que decir eso. Algo así como que la montaña parió un ratón. Y para mejor, como solía decir mi padre, cuando el viejo te deja la olla llena de oro está precioso, pero cuando el viejo te deja la olla vacía y estás lleno de deudas hasta para pagar el entierro, la cosa es complicada. El déficit fiscal, lo que pasó en ANCAP y la regasificadora, eso tiene costo. Y un costo mucho más alto que el de la caja militar.

¿Va a influir mucho todo esto en las próximas elecciones?
No se si la gente vota por estas cosas. Pero yo creo en los humores de la gente. Y la gente en este momento no está bienhumorada. Como no están bienhumorados muchos integrantes de nuestro gobierno que se enojan por poquita cosa. Tienen el síndrome de Hybris. Es un trastorno de visión de la realidad que ocurre a aquellas personas que están en el poder, que ven cosas donde no existen y no ven lo que existe. Cuando sale la Iglesia Católica y con las estadísticas dice que ocurre tal cosa, sale el prosecretario de la Presidencia (Juan Andrés Roballo) y dice "nos dijo cosas igual que Lacalle y los autoconvocados". Ese sentido de la conspiración que existe no es bueno para un gobierno.

¿Hay miedo de perder?
Y, en algunos sí porque tienen que salir a las 8 horas después. Hay gente que tiene un susto bárbaro.

¿Lo han contactado desde otro partido para que se integre?
Con la misma franqueza con la que soy públicamente, digo que sí, que de repente alguno me ha venido a conversar. Pero yo soy de izquierda.

¿Y entonces cómo se siente al estar votando lo mismo que está votando solo la oposición?
Mal. Humanamente muy mal. Hay gente que capaz que no le pasa nada, yo sufro. Los que me dicen traidor no me van a creer.

¿Y ahí no se cuestiona un poco si algunas de sus ideas no están más alineadas hacia la oposición que hacia el FA?
No. No están alineadas con la oposición. Hay cosas circunstanciales que hoy la oposición dice tal o cual cosa. Pero que si son gobierno van a actuar de otra manera.

¿El Frente Amplio puede ganar las próximas elecciones?
Yo creo que las puede ganar pero sin mayoría parlamentaria, y dependiendo de los candidatos. No veo del lado de la oposición un proyecto coherente de país.

Ya ha dicho que apoya a Daniel Martínez. ¿Hay forma de que le garantice que no le va a trancar proyectos?
Yo no puedo garantizar nada. A los únicos que les puedo prometer amor es a mis hijos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...