Economía y Empresas > Visión

“En Uruguay llegó el momento de invertir sin miedo en start-ups”

El asesor y mentor catalán Xavier Casares, quien estuvo en Montevideo, anima a los emprendedores a presentar sus proyectos “sin miedo” y avizora que comenzará a dejarse de lado la actitud conservadora en cuanto a inversiones

Tiempo de lectura: -'

04 de septiembre de 2018 a las 13:28

 

Por Fabiana Culshaw
Especial para El Observador


 

Casares, es abogado y economista, pero se define a sí mismo como “empresario, asesor e inversor”. El español Xavier Casares es fundador de Tibidabo Ventures, una consultora acreditada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

 

Ha asesorado a los gobiernos de España, Colombia y Haití, así como a numerosas startups, redes de inversión ángel, fondos de inversiones, incubadoras y aceleradoras de negocios. Es fundador de la Asociación Española de Business Angels (AEBAN, 2008) y, más recientemente, de la Asociación Española de Mentores de Emprendimiento (AMCES).Hace unos días, Casares desarrolló el taller “Encuentra tu inversor”, que organizado por Uruguay XXI, estuvo dirigido a emprendedores con potencial exportador.

 

35
redes 
de inversores ángeles están agrupadas en AEBAN, de la que Casares es fundador; unos 2.000 inversores que movilizan unos 40 millones de euros al año

 

¿Cómo ve el emprendimiento en el mundo?


Veo florecimiento. Estados Unidos tiene muchas nuevas compañías interesantes, sobre todo en California, Massachusetts, Boston y San Francisco. En Europa, el fenómeno también está bastante consolidado. Y en América Latina, hay un despertar, en especial en México, Colombia, Argentina y Chile, países están liderando el movimiento en la región. 

 

¿Qué opina del ecosistema emprendedor uruguayo?


Pienso que en Uruguay se están dando las condiciones como para invertir en start-ups. Hasta ahora ese ha sido el punto débil: el hecho de que hay pocos inversores.  Habría que reforzar la cultura inversora con la creación de redes de ángeles y desarrollando más formación en estos temas. Ese es el paso a seguir, porque sí hay proyectos donde invertir. Una prueba son los talleres que dimos, en los que participaron más de 200 emprendedores en solo dos días. 


Veo proyectos sólidos, escalables y en prácticamente todos los sectores, como ser internet, tecnología, energías renovables, medio ambiente, agro. Los temas que abordan los emprendedores uruguayos siguen las tendencias mundiales.

 

¿A qué se debe el escaso flujo de inversiones en Uruguay?


La verdad es que no ocurre solo aquí, sino en toda América Latina. Muchas veces se desembolsan montos bajos por una actitud conservadora, pero de a poco los inversores verán que muchos emprendimientos en los que se coloca, digamos, US$ 50.000, luego se venden en US$ 4 millones. Eso está sucediendo en Estados Unidos y en Europa. En Uruguay todavía no se cierra el círculo de obtener plusvalías importantes, pero no tengo la menor duda de que comenzará a ocurrir.

 

¿Hay entidades que le llamen la atención?


Pienso que Piso 40 (club de ejecutivos) está muy bien armado. Están empezando, pero ya pueden servir de referencia para la creación de otras redes.  

 

¿Por qué se habla tanto de la importancia de los inversores ángeles?


Es el mayor sector inversor en el mundo en este momento, en cuanto a número de operaciones. En volumen de inversiones, los que destacan son los fondos de inversión. 
Los business angels –o inversores ángeles- son empresarios, abogados, médicos que desembolsan, por ejemplo, entre unos US$ 50.000 y US$ 150.000 en startups y se unen en redes de negocios. Ese es el modelo típico de inversor que nació en California, Estados Unidos, hace unos 20 años y funciona muy bien en el mundo.

 

No siempre se es consciente de que los inversores no solo colocan dinero, sino que pasan a ser socios de las empresas, ¿verdad?


Es muy cierto. El inversor es un socio, un propietario más de la compañía. 
Como asesores, tenemos que explicar ese punto cada día, porque muchos emprendedores piensan que se trata de una financiación, y no lo es.

 

¿Cuáles son los errores más frecuentes que cometen los emprendedores?


Creer que sus modelos de negocio son únicos y descuidan la competencia. 
Otro error común es enamorarse excesivamente de sus proyectos y no dejar que los asesores los corrijan. A veces tampoco saben formar un equipo competente.

 

¿Qué mensaje transmitió durante las charlas que brindó en Montevideo?


Les dije a los emprendedores que trabajan duramente en sus proyectos, que los validen y que los presenten con arrojo ante los inversores, sin miedo. 
A los inversores les recomendé que observen bien los proyectos que existen, porque muchos tienen gran escalabilidad y probabilidad de éxito. Si los evalúan, invertirán y podrán entrar en este mundo del emprendimiento. Ese momento llegará.
 

Comentarios