Remates > Entrevista

"La pandemia nos dio un elemento esencial: tiempo para pensar"

El rematador habló con El Observador sobre su estudio de subastas, especializado en remates judiciales de bienes inmuebles

Tiempo de lectura: -'

06 de febrero de 2021 a las 05:02

En 1997 Sergio Fain obtuvo su matrícula de rematador público y nació lo que actualmente es Estudio Fain, una empresa ubicada en Ciudad Vieja y especializada en remates judiciales de bienes inmuebles, un tipo de subasta que la ley no permite realizar si no es de manera presencial.

El rematador habló con El Observador sobre cómo supieron adaptarse a la nueva normalidad en el estudio, si les afectó el parate que hubo tras la declaración de la emergencia sanitaria y las expectativas que tienen para este nuevo año.

¿Qué evaluación hace del rubro en 2020?
Decir que el 2020 fue el año más raro de los 25 años del Estudio seria caer en un lugar común. Pero realmente fue inimaginable y nadie de ningún rubro estaba preparado para semejantes acontecimientos. Ni la pandemia, ni el uso de tapaboca, ni el distanciamiento social, ni el concepto de libertad responsable, ni las cuarentenas podía estar planificadas por empresa alguna. Si alguien nos hubiera contado esta historia nos hubiéramos reído pensando que el narrador había leído muchos libros de ciencia ficción. Pero sucedió. Y allí todos, y cuando digo todos me refiero al planeta entero, debimos reacomodar nuestros cuerpos, costumbres, economías y trabajo a la nueva realidad. Evaluar el 2020 para nuestro estudio resulta de las tareas mas difíciles. Pero no ha sido malo. Por el contrario. El 2020 ha tenido cosas positivas, entre tantas, mucho tiempo para pensar no solo nuestra empresa, sino también nuestras vidas.

¿De qué manera califica la temporada 2020 para estudio Fain?
No fue mala. Pero atención, había quedado mucho trabajo pendiente del 2019. En función de ello es que el 2020 comenzó muy ágil, pero claro, en marzo llego la pandemia y estuvimos dos meses encerrados en nuestras casas. El resto del año ya fue distinto porque hubo que hacer trabajos que antes se hacían en 10 meses y medio y ahora había que hacerlas en dos meses menos. Eso obligó a más movilidad, pero a su vez con más cuidados.

¿Cómo supieron adaptarse a la nueva normalidad? ¿Utilizaron los remates online o alguna otra alternativa?
Nuestro estudio se dedica casi exclusivamente a remates judiciales, y en ese sentido la legislación no esta adaptada a los tiempos modernos en el entendido que la Ley no permite realizar remates si no son presenciales. Por lo tanto, se protocolizó el acto de remate. Otra vez distanciamiento, tapabocas, temperatura, alcohol, alfombra sanitaria, entre otros. Pero como decía antes, la pandemia nos dio un elemento esencial: el tiempo. Se tuvo tiempo para pensar y ordenar, cosas que normalmente las empresas uruguayas no hacemos asiduamente. Siempre estamos corriendo las ventas y las cobranzas, pero casi nunca nos sentábamos a pensar nuestra empresa. Para darle ese giro que la hiciera mejor y mas eficiente. El tiempo que ha todos nos falta, esta vez sobro. Hicimos mil ejercicios mentales y logramos reacomodarnos e intentar ser mejores.

¿Le afectó a su estudio el parate que hubo al declararse la emergencia sanitaria?
Con el diario del lunes puedo afirmar que no nos afecto en nada, aun cuando al principio avizoramos un panorama sobrio. Las nubes pasan, el azul queda.

¿Cómo observó el comportamiento de los remates judiciales? ¿Considera que hubo cambios en comparación con años anteriores?
Los asistentes ahora, realmente estaban dispuestos a comprar los bienes que se subastaban, y aquí la diferencia: con la pandemia encontramos salas con poca gente pero esa poca gente realmente quería comprar y realizaba ofertas. A modo de ejemplo, en diciembre llevamos adelante una subasta judicial de un importante bien para la cual se esperaba, y nos aprontamos, para recibir entre 60 y 70 personas. Pero vinieron siete, el 10%. Pero los siete realizaron fuertes ofertas. Conclusión: la pandemia trajo a las salas de remates a la gente realmente interesada en la compra del o de los bienes que se subastaban.

En cantidad y nivel de transacciones (remates, compras, ventas), en Montevideo e interior, ¿cómo vio el comportamiento de la plaza local?
En el segundo semestre del 2020 y para Montevideo, las compraventas ya sea entre particulares o remates era casi normal, con excepción de Punta del Este que mostraba una caída importante. Más que caída, yo diría falta de interesados.

¿Considera que los objetivos planteados en su empresa para 2020 se cumplieron?
Si se refiere a los objetivos prepandémicos, le diría que no. Pero si se refiere a los objetivos pospandémicos se cumplieron totalmente.

En comparación con el 2019 anterior, ¿qué cambios notó?
Todos. Un nuevo mundo, una nueva realidad, una nueva forma de pensar y realizar negocios donde el triunfador fue la tecnología y los negocios electrónicos. Y esto recién empieza.

¿Qué expectativas tiene con su empresa para este 2021?
Las mismas de siempre, generar, concretar y dar el mejor servicio. Pero como no sabemos demasiado de como seguiremos transitando, el objetivo para este 2021 es estar en los mismos niveles de 2020. Si se mejoran podremos decir a fin de año que ha sido excelente.

REPORTAR ERROR

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...