Opinión > REFLEXIONES LIBERALES

¿Nadie se hace cargo?

Luego del brutal asesinato de Marcelo Roldán, ninguna de las autoridades estatales se responsabilizó de lo sucedido. Es necesario entender que sin cárceles seguras habrá peores delincuentes

Tiempo de lectura: -'

25 de noviembre de 2018 a las 05:00

El pasado 8 de noviembre Víctor Pereyra mató a puñaladas a su compañero de celda, el muy conocido Marcelo “el Pelado” Roldán, luego lo colgó de los pies en el techo de su celda usando una sábana, abrió sus vísceras y se las comió tras cocinarlas. Luego se bañó, y llamó a la guardia para entregarse. Hasta entonces nadie se había percatado de lo que pasó. Al llegar la policía, Pereyra se limitó a mostrar la cabeza de Roldán en un balde. Dijo que no era nada personal. Simplemente argumentó que su compañero de reclusión pasaba insultando a su madre.

Marcos Pacheco, abogado de la familia de Roldán, dijo que venía solicitando sin éxito a las autoridades carcelarias un cambio de celda, y este jueves anunció que la familia iniciaría juicio al Estado, dado que por un estudio de perfiles ambos serían incompatibles y no deberían estar juntos y solos, como finalmente se demostró de manera trágica.

Pero aquí no hay solamente una eventual responsabilidad civil del Estado ante los familiares de Roldán. Hay una responsabilidad moral de las autoridades donde ocurrió el increíble hecho, desde la guardia carcelaria hasta las máximas autoridades del instituto carcelario de Libertad por no asegurar la vida y seguridad de los reclusos.
Y, más aun, hay una responsabilidad que asciende por los peldaños o escalafones del Instituto Nacional de Cárceles y del propio Ministerio del Interior, del cual depende jerárquicamente.

En las organizaciones, la responsabilidad suele ir hacia arriba y cuando es algo muy importante solo se detiene en el máximo nivel de gobierno, aunque esa persona no tenga un control directo de la situación. Es lo que explicaba muy bien Steve Jobs, el carismático fundador de Apple, cuando hablaba del “umbral de responsabilidad del que manda”. Para Jobs, si la basura de una oficina no se recoge regularmente, se le puede preguntar al conserje cuál es el problema y el conserje podría responder: “Cambiaron la cerradura y no pude conseguir la nueva llave”. Es decir, puede dar razones de por qué las cosas no se pudieron llevar a cabo.  Pero entre el conserje y presidente de la empresa, hay una línea a partir de la cual las razones o las excusas no sirven. Para Jobs, esa línea se cruza cuando una persona se convierte en gerente y traspasa el “umbral de la responsabilidad”. A partir de ese momento, uno no tiene excusas por el fracaso.

El gerente no puede decir: “No pude conseguir la nueva llave”. Es su tarea, es su responsabilidad y es su misión, conseguir esa llave y tiene, además, los recursos necesarios para conseguirla. Por eso, las excusas dejan de tener sentido. La responsabilidad del gerente (o del director de cárceles o de quien sea) es llevar a cabo la tarea y agenciarse todos los recursos y elementos que necesite. Si no lo logra, no tiene excusas válidas.
Lo más grave que ha ocurrido aquí es que desde el 8 de noviembre nadie se hace cargo de lo que ocurrió, nadie se ha hecho responsable. Parece como si no hubiera pasado nada cuando pasó algo gravísimo en una cárcel uruguaya. Y algo que no es nuevo. Y algo que muestra el nivel de deterioro del sistema carcelario. Y eso es responsabilidad política y moral del gobierno de turno.

En un editorial publicado el pasado 14 de noviembre nos preguntábamos y las preguntas siguen siendo válidas y no tienen respuesta. “¿Quién se hizo responsable? ¿Qué garantías hay para que no suceda de nuevo? ¿Qué reflexión se hizo desde dentro del sistema penitenciario sobre este macabro episodio? ¿Pasará al olvido sin que nadie se haga responsable? ¿No amerita reuniones al más alto nivel del gobierno? ¿No sería lógico ver una cadena de renuncias a disposición? ¿La oposición se encuentra tan anestesiada que no piensa llamar a nadie al Parlamento a explicar lo sucedido y garantizar que no vuelva a suceder? ¿Dónde están los defensores de los derechos humanos tan contestes a poner el grito en el cielo solo por las causas que ellos consideran importantes? ¿Y los defensores de los derechos de las minorías, siempre listos para escandalizarse hasta el hartazgo por cosas mucho menores? ¿Nadie va a decir ni hacer nada? ¿No le debe el ministro del Interior explicaciones a la sociedad? ¿No se siente el gobierno interpelado por el fracaso estrepitoso también en las cárceles?”
Nada. Nadie se hace cargo. Nadie es responsable de nada. Nadie amaga con renunciar. ¿Será porque el muerto y canibalizado es el Pelado Roldán, con un enorme prontuario? No quiero creerlo. ¿No somos todos iguales ante la ley? ¿Basta mirar para el costado y arreglar todo formalizando a Pereyra con “homicidio especialmente agravado y vilipendio del cadáver” y lo dejamos todo ahí?

Si esto quedara así. Si incluso hubiera una indemnización para la familia de Roldán (a costa de los contribuyentes), este hecho debe interpelarnos muy seriamente. Vamos por muy mal camino. Pero muy malo. Sin cárceles buenas y seguras, solo habrá más y peores delincuentes. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...