Espectáculos y Cultura > POLIAMOR

¿Qué viene después del felices para siempre?

"Monogamish", la serie en la que un matrimonio con más 10 años y una actividad sexual en deterioro decide abrir su relación y explorar qué sucede con el poliamor

Tiempo de lectura: -'

21 de septiembre de 2019 a las 05:05

Se conocen. Se enamoran. Están locos el uno por el otro. Sexo desenfrenado. Más sexo desenfrenado. Comparten momentos entre ellos y con amigos. La casa, el trabajo estable, el proyecto de vida. Pero, ¿qué viene después del felices para siempre? Desde esa pregunta parte Monogamish, la serie suiza que expone los límites de la monogamia y cuestiona qué pasaría si el poliamor resultara ser la solución para una pareja desgastada.

“Hay razones por las que las historias de amor comienzan con el conocimiento mutuo y terminan con el encuentro”, dice –apenas arranca el primer capítulo– la voz en off de Nele, mientras ella se balancea a un lado del sube y baja que comparte con Gianni, su marido desde hace más de 10 años. Ambos rondan los 40, no escatiman en belleza y parecen tener la vida resuelta ¿Es posible tener la vida resuelta?

Ella es una apasionada de la carpintería que hace muebles y esculturas en madera. Pero su trabajo fijo es como promotora.  Es una mujer independiente, impulsiva y su forma de expresar emociones puede llegar a ser irritable. Él se pasa buena parte del día en el laboratorio donde trabaja. Es un hombre sensible, algo naif y desea ser padre.

Heinz y Gianni trabajan juntos en el laboratorio

Se aman, no se quieren separar y se necesitan el uno al otro. Pero la relación llega inevitablemente a una meseta donde no hay sexo, no hay pasión y no hay manifestación de cariño. Y la visualización de ese problema, porque es un problema, se da por azar. Nele comienza a coquetear con un hombre en el chat de una aplicación de citas y cuando ambos acceden a mandarse una foto: sorpresa. Del otro lado de la pantalla estaba Gianni. A partir de ahí comienza la terapia de pareja y la exploración hacia nuevas alternativas para reflotar la vida sexual. Todo esto, se extiende a lo largo de 8 capítulos que duran poco más de 20 minutos y se resuelven entre el humor, las ironías y los conflictos desdramatizados que parten de un guion inteligente y ágil. 

Monila y Nele trabajan como promotoras

Pero Monogamish no habla solo de Nele y Gianni. La serie también interpreta la monogamia a través de las parejas de Monika y Heinz –casados, con hijos y con una vida sexual hundida en el aburrimiento y la falta de orgasmos– y Clara y Anton, dos veteranos que sorprenden con giros irrisorios en la historia.

Clara explicándole a Monika cómo conocer su cuerpo

¿Monogamia en crisis?

Hace unos meses, la periodista y escritora Tamara Tenenbaum afirmaba en diálogo con El Observador que pensar que la monogamia “estricta” viene funcionando, es un error. Además, en su libro El fin del amor, la argentina sostiene en un fragmento bien contundente: “Antes, cuando ni separarse ni ser soltera eran opciones socioeconómicamente válidas, a nadie se le ocurría hablar de los problemas de la monogamia, cómo sobrellevar el peso de la rutina o transitar una infidelidad ajena o propia: eran temas vergonzosos e inmorales que, además, no tenían solución”.

Las parejas que expone Monogamish están insertas en una Suiza que, en palabras de Gianni, “es el  país más rico y con todas las libertades”. Él mismo pregunta y responde: “¿Y qué hacemos con eso? Seguimos buscando algo más porque no sabemos qué hacer con todas esas libertades”. En un contexto donde las limitaciones económicas no pesan  tanto–aunque las estructuras que rodean el concepto de familia patriarcal sí lo hacen de a ratos–, los protagonistas buscan llenar de sentido sus vidas, resigificar su amor y darle un por qué a sus acciones. 

Y quizá, lo que dice Tenenbaum no va tanto por el lado de que las parejas ahora respeten menos la monogamia, sino que eligen problematizarla e intentan buscar alternativas para cuando ese esquema se les torne insostenible.

Cada uno adentro de un barril. Ahí tienen grandes charlas

Pero el poliamor también tiene sus límites y conflictos. Trae celos, genera enojos y necesita de reglas. Ni traer gente a casa ni involucrarse emocionalmente en una relación son las primeras reglas que establecen Nele y Gianni. ¿Las respetan? ¿El sexo con otras personas reaviva su relación? ¿Les funciona abrir su pareja? Como el spoileo no forma parte de esta nota (o intenta no hacerlo), mire Monogamish libre de prejuicios y descúbralo usted.

La serie es dirigida por Güzin Kar y Markus Welter y protagonizada por Vera Bommer y Nicola Mastroberardino. Se estrenó el año pasado en la televisión suiza y hace unos meses en Latinoamérica en Sundance TV. En Uruguay, se puede ver en NSNow.  

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...