Economía y Empresas > Inclusión financiera

Acuerdo permitirá que arancel máximo de débito para pequeños comercios caiga a 0,85%

El MEF firmó este jueves un acuerdo con bancos, emisores de tarjetas y gremiales empresariales

Tiempo de lectura: -'

06 de septiembre de 2018 a las 19:48

En el marco del programa de inclusión financiera que lidera el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), prácticamente la totalidad de los pequeños comercios del país sellaron este jueves un acuerdo con los emisores de tarjetas de débito y crédito y la banca, para poner en marcha un cronograma de reducción adicionales en los aranceles por utilizar esos medios de pago electrónicos, además de reducir la dispersión en las tarifas por su uso.

Así, en un plazo de 60 días, el arancel máximo en débito bajará de 1,5% a 1,3%, mientras que el de crédito lo hará de 4% a 3,5%. Si el volumen de transacciones continúa creciendo, el arancel máximo para débito caerá a 0,85%, mientras en crédito bajará a 2,25%. Además, se reducirá a 24 horas el desembolso en las transacciones con débito con independencia si se trate de un día hábil o no.

Por otro lado, lado la dispersión (la brecha entre arancel mínimo y máximo) no podrá ser superior a 1 punto porcentual en las transacciones con débito desde noviembre y en 1,5 puntos en el caso de las operaciones con crédito. Esa reducción también irá cayendo aunque con plazos específicos. En enero de 2021, la dispersión máxima en débito será de 0,25 puntos porcentuales y 0,8 puntos en crédito.

Lea también: Sepa cuál es el plan del gobierno para que se pueda pagar con tarjetas de débito en las ferias

El coordinador del programa de inclusión financiera del MEF, Martín Vallcorba, dijo en la conferencia de prensa que en el caso de las transacciones con débito las reducciones prevén cuatro escalones del 1,5% actual al 0,85%. Cada disminución se irá verificando cuando se produzca una aumento del volumen de operaciones del 30% en términos reales respecto al año 2017 que se tomó como base.

“Teniendo en cuenta que el ritmo de crecimiento al día de hoy se ubica en torno al 60% y 70%, en el caso de débito prevemos que este cronograma de reducción se va a verificar en un tiempo relativamente corto”, estimó el jerarca.

En el caso del crédito hay más escalones para las rebajas adicionales, pero los porcentajes de crecimiento son inferiores. Por ejemplo, para el primer año se exige una tasa de expansión del 8% en términos reales. Las transacciones con estos plásticos se expanden a una tasa del orden del 10% anual.

De la firma de este acuerdo en la sede del MEF participaron: la Asociación de Bancos Privados, BROU, representantes de los principales sellos emisores de tarjetas, la Cámara de Transporte del Uruguay, la Asociación de Feriantes del Uruguay, Cámara Nacional de la Alimentación (que agrupa a panaderos, carniceros, fábrica de pastas, confiterías y afines) la Asociación de Kioscos, Salones y Subagentes de Quinielas y la Cámara de Ferreterías, Pinturerías y Bazares del Uruguay.

“Este es un acuerdo con una amplia base de representación de cámaras de comercio del Uruguay. A muchos comercios la baja de aranceles le vuelva viable la utilización de estos medios de pago, pero la baja dispersión la mejora la competitividad con respecto a los comercios grandes”, resaltó el subsecretario de Economía Pablo Ferreri.

El acuerdo también establece que se eliminan todos los costos fijos asociados a aceptar medios electrónicos para los pequeños comercios con excepción del arancel. Asimismo, hay un compromiso de los emisores para que en las campañas promocionales también se incluyan a los pequeños comercios.

Avance a pasos de gigante

El subsecretario de Economía destacó la transformación en el sistema de pagos que provocó la ley de Inclusión Financiera. Dijo que en seis años la cantidad de operaciones con tarjeta de débito pasó de menos de 1 millón a 70 millones el último año, mientras que las transferencias interbancarias pasaron de menos 100 mil a 4 millones en igual período. Mientras que a cantidad de instrumentos de dinero electrónico creció en un 1 millón en cuatro años, con 850 mil nuevos plástico de débito.

Los que quedaron afuera

El Centro de Almaceneros Minoristas, Baristas, Autoservicistas y Afines del Uruguay (Cambadu) y la Confederación Empresarial del Uruguay (CEDU) son hasta el momento las grandes gremiales de pequeños comercios del país que quedaron por fuera del acuerdo de rebaja de aranceles, aunque el gobierno confía en que pueda sumarse en virtud de que ya lo hizo el grueso de sus colegas. Consultado por El Observador por la ausencia de eas gremiales, Ferreri dijo que este “es un primer hito. Por supuesto que todos aquellos que quieran sumarse en futuros instancias podrán hacerlo. Claramente hay una reducción de costos que lo vuelve atractivo para todos”, comentó.

Cambadu ha sido particularmente crítico con la ley de inclusión financiera y ha cuestionado la política abusiva de aranceles de los emisores en detrimentos de los pequeños comercios.

 

Comentarios