Opinión > OPINIÓN

Alejandro Végh Villegas, el creador de su época

El país se encuentra en una encrucijada y se necesita de personas con experiencias

Tiempo de lectura: -'

11 de julio de 2019 a las 05:03

Por Juan Manuel Patiño*

Uruguay enfrenta de cara a los próximos años una serie de desafíos, que se  podrían dividir entre aquellos que son urgentes y los que son importantes, en primer término, por ejemplo, aparece el déficit fiscal, (que ya ronda el 5% del PIB) y presupone un riesgo de corto plazo ineludible de ser enfrentado, dadas las implicancias que el mismo tiene a nivel de la salud de las finanzas del Estado y la trayectoria de la deuda pública. Por otra parte, es necesario proyectar el país hacia adelante y abordar temas de gran relevancia como son la inserción internacional, la educación, las relaciones laborales, la reforma del Estado y de la seguridad social. 

Estos tópicos son decisivos para el futuro del país y no son de fácil solución: se necesitan grandes cambios, que tienen sus costos e implican tomar muchas decisiones difíciles, lo cual requiere, no solo de teorías e ideas, sino ante todo mucho coraje para hacer lo necesario, un buen diagnóstico y la capacidad de pensar el país a largo plazo.

No obstante, Uruguay ya ha atravesado circunstancias críticas antes y en este sentido, me es imposible omitir la figura gigante de Alejandro Végh Villegas (1928-2017). Hoy día, muchos actores políticos hablan de los problemas que impone el “contexto externo”, del “enfriamiento de la economía”, de la dificultad para generar los cambios que el país necesita; los escucho y me remonto al Uruguay de los setenta: el país llevaba ya casi veinte años de estancamiento económico, cerrado al comercio internacional, víctima de una inflación crónica. Desde el punto de vista político, aquella pequeña república democrática de América del Sur había degenerado en una dictadura, a nivel económico, además de lo comentado previamente, se sumó la crisis petrolera de 1973 y la caída de algunos precios de exportación (especialmente la carne), con su consecuente impacto en la balanza de pagos: peor contexto, imposible. 

Creo profundamente en el valor pedagógico de la historia y en este sentido, vista ya la coyuntura, es útil estudiar al individuo, a la persona y extraer conclusiones que  sean útiles para aquellos hombres y mujeres que en el futuro asumirán la conducción económica del país. ¿Cuáles son algunas de las “cualidades” que debe de tener un ministro de estado?

Lo primero es el coraje, Végh Villegas se integra a un gobierno autoritario, lo cual ya de inicio implicaba gran costo personal (como le sucedió también a Varela, casi un siglo antes), y se enfrenta a la ingrata tarea de ser ministro de economía, lo que Simonsen, (en ese entonces ministro de hacienda de Brasil) definió como “un ejercicio en las amargas ecuaciones de la escasez”, no por nada Carlyle hablaba de la economía como “La ciencia lúgubre”, es decir muy abstracta en su teoría e impopular en su práctica. 

La segunda cualidad es una visión clara de los problemas de Uruguay, este es un país pequeño y depende de estar abierto al mundo para crecer,  así lo entendió Végh Villegas y lo primero que hizo apenas asumió, fue liberalizar el mercado cambiario con la eliminación del control de cambios que llevaba ya cuatro décadas vigente. A partir de ahí se suceden un sinfín de reformas, en materia impositiva, con la eliminación de impuestos y simplificación de la estructura tributaria, en relación a la apertura de la economía, eliminando la mayor parte de las restricciones tanto a las exportaciones como a las importaciones y  dando la bienvenida a la inversión extranjera, entre otros cambios estructurales.

Los resultados no se hicieron esperar y entre 1973-1978, tras décadas de estancamiento, el PIB de Uruguay creció a una tasa del 2,8% anual, el déficit fiscal pasó de un 5,1% en 1974 a un 0,5% del PIB en 1978. La inversión bruta fija como proporción del PIB aumentó de 10,9% en 1973-1974 a 16,5% en 1976-1977, un dinamismo sin igual mostró también el sector exportador: la economía uruguaya había despertado de un largo sueño.

La tercera cualidad es la capacidad de proyectar el país a futuro, ¿qué vio Vegh Villegas hace casi medio siglo? Muchas cosas, algunas de ellas de importancia decisiva en el futuro del Uruguay. La primera, fue la idea de promover las exportaciones no tradicionales, el país de la lana y la carne era inviable en el largo plazo (de la mano de los cambios que trajo la revolución verde y la innovación en el área petroquímica). Esta promoción llevó a que las exportaciones no tradicionales pasaran de representar un 25% del total de exportado en 1972-1973 a un 72% en 1979). Uruguay reperfiló su inserción en la economía mundial: lo que hoy representan en nuestro país las exportaciones de soja, celulosa, servicios,  turismo y  software, entre otras, le deben mucho a la labor de Végh Villegas.

Por otro lado, en 1974 con el Decreto-ley 14.235, se crea la Administración Nacional de Telecomunicaciones (Antel) que antaño funcionaba en la órbita de UTE, con lo cual Uruguay ingresa en el mundo de las telecomunicaciones, una industria que desde entonces experimentó un desarrollo vertiginoso y actualmente tiene gran peso en la economía nacional.

Creo que hoy el país se enfrenta a una encrucijada, se precisan historias, experiencias que sirvan de ejemplo e inspiración, personajes como Varela, Batlle y Ordoñez o Végh Villegas, entre otros, enfrentaron circunstancias difíciles y con aciertos y errores cambiaron el Uruguay de su tiempo, valoremos (y hagamos nuestra), su voluntad de hacer de este, un pequeño gran país. 

 

*Juan Manuel Patiño fue Premio Academia Nacional de Economía 2015

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...