26 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,30 Venta 39,70
8 de octubre 2019 - 5:02hs

La campaña ingresó en la recta final y a falta de menos de tres semanas para que se realicen las elecciones, los partidos políticos y los candidatos van afinando los últimos mensajes que le quieren enviar a la ciudadanía con el objetivo de conseguir el voto.

El candidato del Partido Colorado, Ernesto Talvi, inició el miércoles 2 la última fase de su campaña, que consta de actos conjuntos organizados por el resto de los sectores y en los primeros discursos prometió empezar a mostrar las “pinceladas del mapa del futuro” asegurando que los colorados tienen un "rumbo", lo que los diferenciaba de los blancos.

En Colonia y Mercedes criticó a Luis Lacalle Pou, el candidato del Partido Nacional y su principal socio a la hora de la conformación de una coalición de gobierno. Primero se refirió a la ley de urgente consideración que enviará al Parlamento si llega al gobierno y luego expresó su discrepancia acerca del eslogan de un “gobierno para evolucionar”.

Ciudadanos

Respecto a la ley, dijo que era como una “lista de supermercado de 500 artículos” sobre economía, salud y seguridad, y consideró que los colorados eran transparentes con sus propuestas, al tiempo que se preguntó hacia dónde podía evolucionar Uruguay. “Vamos para abajo, hacia el fondo del abismo. Lo que necesitamos es al partido que sabe gobernar”, dijo.

Esta decisión de comenzar a diferenciarse supuso un nuevo cambio discursivo en su campaña y se produjo luego de quedar por fuera del debate televisivo entre el blanco y el frenteamplista, tras advertir que en el último mes la campaña tendía a polarizarse entre ambos.

Desde el comando de Talvi dijeron a El Observador que la estrategia es la misma pero que lo que han variado son las tácticas para llevarla adelante. En las próximas semanas el economista acentuará esas diferencias bajo el argumento de que hasta el 27 de octubre están en “competencia” y que tienen “liderazgos diferentes”.

Sin embargo, analistas entienden que en las últimas semanas hubo un giro en el discurso de campaña de Talvi, que se fue moviendo desde la centro izquierda hacia la derecha.

El director de Factum, Eduardo Bottinelli, dijo a El Observador que Talvi tuvo un giro “bastante notorio” en su campaña pero evaluó que “hasta el momento” no le “ha servido”.

Algo similar opinó el doctor en Ciencia Política, Antonio Cardarello, quien dijo a El Observador que no creía que los “cambios discursivos” le estén dando “muchos resultados”. “Me parece que fue un error prescindir del ala derecha del Partido Colorado, aunque fue consecuente con un discurso”, señaló.

Ciudadanos

Tras obtener una victoria con luz frente a Julio María Sanguinetti, el colorado designó a Robert Silva como su compañero de fórmula y las primeras encuestas mostraron un gran crecimiento del Partido Colorado, que alcanzó en agosto sus picos más altos de todo el ciclo electoral. Talvi se mostró decididamente tras los votos de centro buscando empatizar con los desencantados del Frente Amplio, ofreciendo un discurso batllista y presentándose como un "liberal-progresista".

En esa medición mensual, la consultora Radar registró una intención de voto de 20,4% y lo ubicó a menos de dos puntos de los blancos, mientras que Opción le dio 19% y consideró que por “primera vez” tenían “posibilidades competitivas de cara a un balotaje".

Tras el crecimiento, en el mes siguiente todas las encuestas registraron una baja que alejaron a los colorados de la posibilidad de llegar al balotaje. Talvi le quitó trascendencia a los resultados y prefirió recostarse en los datos internos de Ciudadanos, que ubican a su partido con un piso de 18% y a cuatro puntos del Partido Nacional.

Bottinelli dijo que “está peor ahora que lo que estaba en julio, no solo en términos numéricos sino también en cuanto a las valoraciones personales y la evaluación académica". El director de Factum dijo que los número de su consultora muestran que hubo "salidas públicas"  que "no lo han beneficiado”, como la molestia que mostró al quedar excluido del debate.

El sociólogo consideró que ha ido “rotando el discurso” y que “hasta después de las internas se posicionó hacia el centro, disputando un espacio con el Frente Líber Seregni” y que “luego hubo un giro en la confrontación con Luis Lacalle Pou”.

“Tiene que diferenciarse de Lacalle Pou, eso está dentro de lo que tiene que hacer para captar electores, aunque tampoco se puede diferenciar mucho porque están superpuestos electoralmente”, razonó Cardarello.

El especialista coincidió en que había salido con “mucha fuerza” después de las internas a buscar a los desencantados del Frente Amplio que le podían tener simpatía, pero señaló que luego que el oficialismo comenzó a atacarlo y que rechazó a Pedro Bordaberry, que solicitó sacar una lista propia al Senado pese a no haber competido en la interna, tuvo una fuga de votos por derecha. “Eso explica en parte el cambio de discurso y el pasar a criticar al FA”.

Inés Guimaraens

En ese período también se ausentó durante dos semanas de la campaña debido a un pinzamiento en su espalda y cuando retornó lo hizo prometiendo “develar los espejismos” y emulando a Jorge Batlle con “cantar la justa” a través de críticas al gobierno por el aumento de ingresos al Estado y los resultados educativos pese a haber aumentado la inversión.

Para Cardarello, el discurso de Talvi en la interna estuvo planificado, mientras que luego se ha ido modificando a influjo de la coyuntura y los datos de las encuestas. “Después de la interna hubo que empezar a adaptarse a lo que el escenario de la campaña va generando, aunque no es improvisar”, dijo.

Recientemente en una columna en El Observador, Adolfo Garcé dijo que tras las internas Talvi mantuvo con firmeza el rumbo “hacia la izquierda” y que para ser fiel a su estrategia tomó dos decisiones que sorprendieron: excluyó a Sanguinetti de la fórmula y rechazó a Bordaberry. “Las dos decisiones ratificaron que procura que el Partido Colorado crezca entre los votantes de centroizquierda”, escribió.

Pero según Garcé, mientras esto ocurría, Guido Manini Ríos comenzaba a “rastrillar votantes de derecha que podrían haber apoyado al Partido Colorado si Sanguinetti y Bordaberry hubieran tenido una presencia mayor”, lo que dejaba a Talvi en una “encrucijada”.

Bottinelli no tuvo dudas en calificarlo como un "giro hacia la derecha" y señaló que no sabía si obedecía a un "diagnóstico" o a que había identificado su "techo de crecimiento" aunque consideró que "por buscar esos votos puede estar perdiendo los otros más de izquierda".

El sociólogo dijo que no es “tan normal” que haya giros discursivos tan grandes y que lo “habitual” son ajustes o reposicionamientos para “terminar de darle un envión a la campaña”. "En este caso queda la duda porque lo hizo en un momento incómodo y ha quedado desacomodado. Si sigue oscilando significará que no tiene claro el rumbo de campaña”, sentenció.

El discurso para el final
Talvi considera que las diferencias con Lacalle Pou no comprometen al posible gobierno de coalición, para el cual está dispuesto a empezar a dialogar ni bien terminen las elecciones. En el cierre del acto en Mercedes, el colorado dijo que el domingo 27 de octubre los uruguayos iban a estar hasta altas horas de la noche para saber quién iba al balotaje contra Daniel Martínez.
Para Bottinelli, en estas tres semanas Talvi continuará buscando su “espacio” aunque “entre una cosa y otra” se ha ido “arrinconando”. “Había una cuestión bastante clara y es que era tercero, que iba a ser el pilar fundamental de un posible gobierno de coalición de la oposición, pero ahora se aleja un poco la armonía con Lacalle Pou y está en discusión ese lugar”.
Temas:

Ernesto Talvi Decisión 2019 Partido Colorado Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar